Como padre seguro que alguna vez te has cuestionado si trabajas adecuadamente la comunicación con tus hijos dentro del núcleo familiar. Actualmente es necesario construir ambientes y contextos sociales en los que los adolescentes puedan expresar sus inquietudes sobre las relaciones, orientación y su identidad de género de manera segura.

En esta etapa la mayoría de los jóvenes han demostrado sentir miedo a las relaciones y esto es porque cada que cuestionan sobre este tema el rechazo o a la discriminación se hacen presentes. Tú como padre o tutor de un adolescente haces la diferencia si se trabaja adecuadamente la comunicación desde el seno familiar.

Para proteger su integridad y su adecuado desarrollo dentro de la sociedad, es fundamental tomar acciones como la visibilidad, normalización y seguridad frente a estigma, discriminación y acoso. Lo contrario puede tener daños colaterales en la salud mental de los y las adolescentes,

Cuando los padres se niegan a mantener una comunicación con sus hijas e hijos y más sobre el tema de las relaciones u orientaciones, estos, además de dejar de comunicarse con sus progenitores, pueden desarrollar cuadros de ansiedad y síntomas de depresión porque no se sienten aceptados del todo en la familia.

¿Cómo hablar con los adolescentes sobre sus relaciones u orientaciones?

Como padre deberás aceptar con normalidad cualquier tipo de inquietud que tu hijo te externe, porque eso les libera, les quita tensión y dejan de sentirse culpables.

Los padres y madres deben saber que si el adolescente se esta atreviendo a preguntar sobre las relaciones es porque se encuentra en confianza y que no obtuvo una respuesta convincente cuando cuestiono a sus amigos o profesores.

Con respecto a la orientación sexual hay un amplio abanico de posibilidades, sus hijas e hijos pueden sentir atracción hacia personas de todos los géneros:

  • Heterosexuales. Las personas heterosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del sexo opuesto: los hombres se sienten atraídos por las mujeres, y las mujeres sienten atraídas por los hombres. A veces, se conoce a los heterosexuales como "hetero".
  • Homosexuales. Los homosexuales son hombres, gay, y mujeres, lesbianas, que se sienten atraídos por miembros del mismo género.
  • Bisexuales. Personas que sienten atracción por más de un género, por todos los géneros o sin importar el género.
  • Pansexuales. En griego, pan se traduce como todos. Entonces, el termino pansexual se usa para describir el sentirse atraída o atraído sexual y/o románticamente por las personas sin importar su sexo o género.

Debemos precisar que la adolescencia es la etapa en la que casi siempre los chicos y chicas empiezan a reconocer que se pueden sentir atraídas o atraídos por otras personas, alrededor de los doce años de edad se manifiesta dicha atracción.

No tiene que ver solamente con lo físico y lo sexual, sino que les puede atraer en muchos planos:

  • Romántico. No tiene que ver tanto con la sexualidad propiamente dicha. No se trata de la atracción sexual hacia alguien, sino más bien el deseo de establecer una relación romántica con otra persona.
  • Afectivo. El modelo de atracción centrado en el afecto propone que debido al vínculo que tenemos con una persona, existe una inclinación a sentir preferencia hacia ella, afirma que las evaluaciones interpersonales están basadas en emociones positivas o negativas, incluyendo las emociones asociadas a procesos cognitivos.
  • Intelectual. Se conoce como sapiosexualidad y es la atracción sexual hacia una persona por su inteligencia, sus planteamientos éticos o morales o por la capacidad que tiene para analizar las cosas y por su manera de ver la vida.

Es decir, les pueden atraer otras personas de distintas maneras, el punto clave aquí es identificar porque puede que como padre te asuste la duda que tu hijo presente. Aunque esta pueda ser pasajera.

Foto: Freepik

¿Cómo plantearlo en la familia?

Hablar acerca de las relaciones como de la orientación sexual es un tema de conflicto en la familia, pero dependiendo de cómo se gestione el adolescente puede salir empoderado o puede crearse una situación de riesgo.

Cuando se gestionan mal los conflictos en la familia, los menores tienden a ser más influenciables fuera de casa y toman más decisiones inadecuadas e irresponsables. En la resolución positiva de esos conflictos, los padres tienen que cumplir dos grandes funciones:

  • Mostrarse siempre muy amables con las emociones de los hijos.
  • Ser coherentes para que puedan fomentar su responsabilidad.

Hay que tener en cuenta que antes de hablar abiertamente de las relaciones o su orientación sexual con los padres y madres, los adolescentes suelen pasar por una fase de exploración.

Siempre tantean a sus padres para conocer cuál es su predisposición, por ejemplo, cuando sale una noticia en la televisión sobre el tema o cuando sus progenitores lo hablan con otros, ven y escuchan cómo se posicionan, cuál es su predisposición, si están a favor o no hacia este tipo de situaciones.

Cuando en esta fase de tanteo los indicadores son de rechazo, el proceso se hace más largo y angustioso.

Claves para abordar el tema de las relaciones u orientaciones de tus hijos

Una vez que la o el adolescente detecta que puede tener apoyo familiar y decide hablar abiertamente, los padres tienen que seguir tres pasos: 

  1. Ser empáticos y atender a las emociones de los hijos con frases como: Te noto angustiado y preocupado’ o ‘Entiendo que no es fácil para ti expresarlo.
  2. Escuchar, más que dar consejos. Dejar que sus hijas o hijos se expresen porque tienen muchas cosas que contar y llevan mucho tiempo pensando cómo decirlo.
  3. Mostrar siempre confianza y respeto, al final, los hijos van a hacer lo que quieran con respecto a su sexualidad o su orientación.

Foto: Freepik

En caso de que tu hija o hijo te externe a ti como padre que su orientación sexual es distinta a lo que las personas de tu generación estén acostumbradas, no debes de decir que es una moda y que ya se les pasará.

Las personas no se identifican de una determinada manera por una moda, aunque desde fuera lo pueda parecer.

Tampoco es recomendado para ti como padre formular preguntas íntimas, aunque sí hay que dejarles claro que cuando necesiten hablar sobre algo más que quieran saber sobre las relaciones como métodos anticonceptivos u otros detalles, así como sus dudas sobre su orientación sexual, este y cualquier otro tema lo van a poder hacer con ellos.

Cuidado, las madres y los padres deben evitar los comentarios homófobos y sexistas, como, por ejemplo, las chicas tienen que tener novio e hijos, y han de utilizar un lenguaje neutro, como hablar de pareja o persona en lugar de chico y chica.

(Con información del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid)