Hasta ahora, se sabe que la actividad física es útil para prevenir enfermedades, pero un nuevo estudio ha demostrado que realizar al menos el doble de lo recomendado de actividad física semanal, podría reducir las probabilidades de muerte.

El estudio, que ha sido publicado por la Asociación Americana del Corazón, encontró no solo que el riesgo de muerte se reduce en adultos mayores, sino que no se encontraron efectos perjudiciales por realizar más de la actividad física recomendada.

(foto: unsplash)

Las recomendaciones para la actividad física

La Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que la actividad física es cualquier movimiento que el cuerpo realiza, y que tiene un consumo de energía.

Esta actividad física puede ser cualquier cosa y, según la OMS, hace referencia a cualquier tipo de movimiento, incluso el que se realiza en el tiempo de ocio, el moverse de un lado a otro, los movimientos en el trabajo, etc.

El movimiento, y la actividad física en general, puede tener muchos beneficios a la salud, como:

  • Control de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares
  • Prevención de diabetes
  • Disminución en el riesgo de padecer cáncer
  • Contribución a tener un peso corporal saludable
  • Mejoras en la salud mental
  • Impacto positivo en la calidad de vida y el bienestar general

La Organización Mundial para la Salud, recomienda que todos los adultos (de 18 años en adelante), realicen actividad física aeróbica moderada de 150 a 300 minutos a la semana, o de 75 a 150 minutos de actividad aeróbica intensa a la semana.

(foto: unsplash)

La clave para reducir el riesgo de morir: 150 a 600 minutos de actividad física a la semana

La propia OMS aclara que realizar más de 300 minutos de actividad física semanal puede ser beneficioso, y una nueva publicación en la revista Circulation, de la Asociación Americana del Corazón, lo confirma.

La investigación publicada, que consistió en un seguimiento de 30 años de 116,221 adultos (adultez media y tardía) que estaban previamente en otros estudios (Nurses’ Health Study and Health Professionals Follow-up Study), demostró que realizar aproximadamente el doble de los tiempos recomendados de actividad física, estaban relacionados con menor riesgo de muerte.

Se analizaron los datos de los reportes que los propios participantes otorgaban sobre la actividad física que realizaban durante los tiempos libres, por medio de cuestionarios, analizando también la asociación que existía entre la actividad física (y la intensidad), con la mortalidad por cualquier causa o causas cardíacas.

Según reportan los autores de la investigación, existió una reducción de 21-23% de mortalidad en personas que realizaban de dos a cuatro veces (150 a 300 minutos) la cantidad de actividad física de alta intensidad recomendada.

Por otro lado, respecto a las personas que realizaban de 300 a 600 minutos de actividad física moderada (de cuatro a dos veces más de lo recomendado), existió una reducción de entre 26-31% en la mortalidad.

(foto: freepik)

La actividad física podría disminuir muerte por enfermedades cardiovasculares

Tras analizar los datos de mortalidad y registros médicos de los adultos participantes, cuya edad media era de 66 años, encontró que existía una reducción significativa de la mortalidad por enfermedades cardíacas.

De hecho, se descubrió que aquellos individuos que realizaban y cumplían con las indicaciones de actividad física de alta intensidad, tenían 31% de menor riesgo de morir por problemas cardiovasculares, 19% menos riesgo de morir por cualquier causa, y 15% menos de probabilidad de morir por cualquier cosa que no fueran complicaciones cardíacas o vasculares.

Por su parte, las personas que seguían las instrucciones respecto a actividad física de intensidad moderada, tenían de 22 a 25% menos riesgo de morir por enfermedades cardíacas o vasculares, 20-21% menor probabilidad de morir, y 19-20% menos riesgo de fallecer por causas no cardíacas o vasculares.

En cuanto a aquellos que realizaban al menos el doble de la actividad física recomendada, se encontró que:

  • Los individuos que realizaban de 150-300 minutos de actividad física intensa, tenían al menos 27-33% menor riesgo de morir por enfermedades cardíacas, y 21-23% menos riesgo de morir por cualquier otra causa.
  • Quienes realizaban de 300-600 minutos de actividad física de intensidad moderada, tenían 28-28% menos riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares, y 26-31% menor riesgo de morir por cualquier otra enfermedad.

Para llegar a esta conclusión, no solo se evaluaron los reportes de actividad física que los participantes daban, también se incluyó información respecto al estado de salud general, enfermedades diagnosticadas, antecedentes familiares de enfermedades, hábitos personales (consumo de alcohol, cigarrillos o frecuencia de la actividad física).

Para actividad física de intensidad moderada, los investigadores incluyeron actividades como:

  • Caminar
  • Ejercicio de baja intensidad
  • Levantamiento de pesas
  • Calistenia

Mientras que para la actividad de intensidad alta (o vigorosa), se consideró:

  • Trotar
  • Correr
  • Nadar
  • Andar en bicicleta

(Con información de: Organización Mundial de la Salud, AHA/ASA Journals.)