Un equipo de investigación europeo, ha encontrado que para poder resolver la pérdida de capacidad regenerativa muscular en adultos mayores, la clave estaría en tomar acciones que regulen las funciones de la mitocondria en las células, para así poder evitar daños y pérdidas musculares.

(foto: freepik)

¿Qué es la regeneración muscular?

El organismo tiene tres tipos diferentes de músculo, que pueden o no tener la capacidad de regenerarse o repararse una vez que ha ocurrido un daño.

Uno de esos tipos de músculos, llamado esquelético (o músculo esquelético) es el responsable de nuestra capacidad de movimiento, nuestra estética y nuestra fuerza, ya que se encuentra unido a nuestros huesos, dándole soporte, protección, y le sirve como ayuda extra.

El músculo esquelético es que mayor capacidad de regeneración tiene, y esto lo logra por medio de unas células llamadas células satélite que, aunque en poca cantidad, son muy importantes para nuestro organismo, ya que tienen la capacidad de poder regenerar el tejido muscular.

La regeneración del músculo esquelético ocurre cuando, tras un daño o estímulo (como el estrés), las células satélite son activadas, comenzando así un proceso de proliferación y fusión, que posteriormente permitirá la formación de nuevas fibras musculares.

Esta formación de fibras musculares nuevas, contribuyen al buen estado de nuestros músculos y nuestros movimientos, e incluso a la protección del hueso, así como a la fuerza corporal.

Sin embargo, algunos estudios han demostrado que la recuperación del tejido muscular puede ir fallando durante el envejecimiento, lo que supone un riesgo para las personas mayores, ya que además de quedar expuestas a daños musculares irreparables, también podrían ver reducida su capacidad de movimiento.

(foto: freepik)

La capacidad de regeneración muscular puede restaurarse

Sin embargo, parece ser que existen esperanzas, y que en cuanto a regeneración muscular, no todo está perdido.

Un grupo de investigación español ha realizado una estudio con el que ha logrado demostrar que existe un mecanismo fisiológico que es responsable de la capacidad regenerativa celular sobre el cual se puede actuar para restaurar las funciones de regeneración en adultos mayores.

El proyecto contó con integrantes de centros de investigación como el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), la Universidad Pompeu Fabra, el Centro de Investigación Biomédica de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) y el Centro de Investigación Biomédica en Red Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES), y fue publicada en la revista Cell Stem Cell.

El estudio encontró que el mecanismo responsable de la capacidad regenerativa, y que suele fallar durante el envejecimiento, está en las mitocondrias, pero puede atenderse para ser resuelto (con medicamentos la genética), lo que permitiría reactivar y restaurar las funciones de las células satélite musculares, facilitando y mejorando la estructura muscular en personas mayores.

(foto: freepik)

La mitocondria es la clave de la regeneración

Los investigadores encontraron, según los experimentos realizados, que la función y dinámica de las mitocondrias (un órganelo encontrado en las células y por el cual estas obtienen energía), es parte clave para que las células satélite funcionen y los tejidos se regeneren.

Cuando existe una pérdida de la regulación de la fisión mitocondrial, que puede darse durante el envejecimiento o por daños genéticos, se desencadena un entorpecimiento en la capacidad de proliferación y regeneración de las células satélite musculares, ya que hay un metabolismo y mitofagia ineficientes, mientras aumenta el estrés oxidativo.

De esta manera, ofrecer una herramienta para normalizar la dinámica mitocondrial en las células satélite del músculo, podría ayudar a que el tejido restaure su capacidad de regeneración, principalmente en células ya envejecidas.

Si bien el experimento fue realizado solo en ratones, este estudio y sus resultados abren la puerta a la posible existencia de tratamientos y opciones médicas que puedan ayudar a las personas mayores para mejorar su condición de vida y que su movilidad se vea menos afectada.

(Con información de: Cell Stem Cell, Escuela de Medicina Pontificia Universidad Católica de Chile, Archivos de Bronconeumología. )