Aunque todas las vitaminas son necesarias para tener una vejez plena y sana, diferentes estudios han encontrado que la vitamina D podría ser  fundamental durante la tercera edad, ya que ayudaría a prevenir enfermedades como el cáncer o la osteoporosis.

(foto: unsplash)

La vitamina D en adultos mayores

La vitamina D tiene múltiples funciones en nuestro organismo, tanto que, según informa WebMD, esta vitamina sería capaz de mejorar la salud de los adultos mayores o prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades, como las cardíacas o el cáncer.

Si bien su principal función es la de ayudarnos a tener huesos sanos y fuertes, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos explica que en el caso de los adultos mayores, la vitamina D también podría tener impacto positivo en áreas como:

  • El aparato cardiovascular.
  • Las neuronas y el cerebro.
  • Las hormonas y el sistema inmune.
  • El estado de ánimo.

(foto: freepik)

Los beneficios de la vitamina D en la vejez

Diferentes estudios a lo largo de los años, indica una publicación en Archives of Public Health, han demostrado la relevancia y la gran influencia que tienen los niveles adecuados de vitamina D en un adulto mayor.

Previene la osteoporosis.

La principal y más reconocida función de la vitamina D (incluso durante la tercera edad) es la de mantener los huesos fuertes y sanos, ya que contribuye a la absorción del calcio, que es el elemento fundamental para la formación y el cuidado de los huesos. 

Tener huesos sanos y una correcta absorción del calcio contribuye a evitar la aparición de problemas como la osteoporosis, que es un padecimiento donde los huesos se vuelven frágiles y débiles.

Contribuye a prevenir el cáncer e infecciones.

Según una investigación de 2020, la vitamina D podría ser útil para reducir los riesgos de padecer cáncer de colón o de sangre, e incluso disminuye los niveles de mortalidad en pacientes con cáncer, asegura otra investigación.

Esto puede deberse a que esta vitamina tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, explica Mayo Clinic, y puede manejar e influir en células del sistema inmune.

(foto: freepik)

Influye en el estado de ánimo.

Un estudio de 2017 encontró que cuando existían bajos niveles de vitamina D en el cuerpo, los adultos mayores tenían síntomas depresivos, como sentimientos de soledad, falta de emoción y poco descanso al dormir; por lo que el aumento de esta vitamina tenía como efecto positivo una mejora del estado de ánimo y la actitud.

Reduce el riesgo de deterioro cerebral.

La vitamina D puede ser útil para proteger a los adultos mayores de tener problemas como el Parkinson, explica un estudio chino de 2019, donde se encontró que las personas con Parkinson tenían niveles más bajos de vitamina D.

(foto: freepik)

¿Qué pasa si no hay suficiente vitamina D?

La Biblioteca Nacional de Medicina explica que los niveles bajos de vitamina D en los adultos mayores pueden estar relacionados a diferentes problemas o complicaciones en la salud.

Según informa, existe evidencia que demuestra que cuando las concentraciones de vitamina D en el cuerpo son bajas (lo que es frecuente en los adultos mayores), se pueden elevar los riesgos de desarrollar o de que se compliquen condiciones de salud como:

  • Depresión.
  • Diabetes tipo 2.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Cáncer.
  • Daño cognitivo.
  • Cáncer.
  • Hipertensión. 

(Con información de: Archive of Public Health, WebMD, Mayo Clinic, National Library of Medicine, Es de Ciencia, A place for Mom.)