Muchas personas sienten un profundo amor por su familia y guardan una excelente relación unos con los otros. Sin embargo, también hay individuos que crecieron en un hogar manchado por el abuso, las críticas, la manipulación y la desatención. 

La toxicidad en la familia se nutre de la negatividad en los comportamientos e interacciones que se dan y eso puede afectar la forma en que una persona se desenvuelve en cada aspecto de su vida. Interactuar con la familia puede ser frustrante, molesto e incluso causar un estrés importante. 

Sin embargo, las dinámicas familiares tóxicas o disfuncionales pueden ser difíciles de reconocer, sobre todo porque es una experiencia cotidiana que se puede interiorizar y normalizar. Por eso, te explicamos cuáles son las señales de una familia tóxica

(Foto: Unsplash)

¿Problemas en la familia? Señales de que estás en una familia tóxica

1. Tienes que cumplir roles que no te corresponden:

Pedir que cumplas con roles como el cuidado de los hermanos menores o proporcionarles la mayor parte de sus cuidados, pedir que asumas responsabilidades como cocinar o hacer ciertas tareas pesadas antes de poder hacerlo con seguridad o capacidad y proporcionar apoyo emocional como si fuera una pareja u otro adulto son roles que no corresponden a un hijo. 

2. Hablan de ti a tus espaldas

Una familia tóxica habla mal de ti y tus hermanos y otros miembros de la familia a sus espaldas.  Lo que se discute no es constructivo sino que es desagradable y tiene como objetivo hundirte.

3. Se aprovechan de tus debilidades

Es fácil que los miembros de la familia se conozcan a profundidad. En una familia tóxica, esto supone que utilizarán tus vulnerabilidades más profundas contra ti con el fin de hacerte sentir mal y avergonzarte delante de otras personas. 

(Foto: Pexels)

4. No te aceptan por quien eres

Las familias tóxicas son familias restrictivas y no representan espacios de amabilidad y aceptación. Si eres diferente a lo que se espera te van a ridiculizar y menospreciar. 

5. Te controlan

En una familia tóxica, los miembros de la familia, regularmente los padres intentan controlar aspectos importantes de tu vida, como tus relaciones y tus decisiones profesionales. Pueden insinuar (o decir abiertamente) que alinearse con sus expectativas es una condición para que te sigan queriendo y apoyando.

6. Provocan peleas entre los hijos

Cuando los padres no reparten amor y atención por igual, es fácil crear enemistad, envidia y celos entre los hijos. Cuando los niños tienen que competir por la atención de los padres y se hace sentir a uno de ellos mejor o peor que a los demás, se producen luchas internas y competencia.

7. Hay abuso físico, verbal o sexual o emocional

Cualquier tipo de abuso es tóxico y muchas veces se puede enmascarar para hacer sentir a las personas que se lo merecen.  En una familia tóxica, los abusos a menudo se enmascaran y no se habla sobre eso, todo lo contrario, se llega a proteger al maltratador. 

¿Qué hacer cuando un familiar es tóxico?

Tienes que aprender a poner límites en las interacciones y eso te puede ayudar a sentirte mejor sobre con quién pasas tiempo y cuánto. También ayuda practicar el desapego en el que se limita la participación y el grado de importancia que se le da a la interacción familiar.

SIGUE LEYENDO: 

Con información de: Psychology Today