No es raro ver que las abuelas consienten mucho a sus nietos pero, ¿sabías que hay razones científicas detrás de ello? Un estudio encontró lo que ocurre en el cerebro de las abuelas cuando están cerca de sus nietos.

(Foto: Pexels) 

En esta nueva investigación, científicos han escaneado por primera vez los cerebros de las abuelas mientras ven fotos de sus nietos pequeños.

Esto proporciona una instantánea neuronal de este vínculo intergeneracional tan especial, según publican los autores en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'.

¿Por qué las abuelas consienten mucho a sus nietos?

De acuerdo con James Rilling, profesor de antropología de la Universidad de Emory y autor principal del estudio, “lo que realmente salta a la vista en los datos es la activación en áreas del cerebro asociadas a la empatía emocional”. 

¿Qué significa? Sugiere que las abuelas consienten a sus nietos porque están orientadas a sentir lo que ellos sienten cuando interactúan juntos. Es decir que, si su nieto sonríe, sienten la alegría del niño. Y si su nieto está llorando, están sintiendo el dolor y la angustia del niño.

(Foto: Pexels) 

Por su parte, el estudio también descubrió que cuando las abuelas ven imágenes de su hijo adulto, muestran una mayor activación en un área del cerebro asociada a la empatía cognitiva.

Esto indica que pueden estar tratando de entender cognitivamente lo que su hijo adulto está pensando o sintiendo y por qué, pero no tanto desde el punto de vista emocional como con sus nietos

Al respecto, Rillin, destaca que "es probable que los niños pequeños hayan desarrollado rasgos para poder manipular no sólo el cerebro materno, sino el gran cerebro materno. Un hijo adulto no tiene el mismo 'factor' lindo, por lo que puede no provocar la misma respuesta emocional".

Abuelas disfrutan más la experiencia que cuando fueron madres

Para Rilling, también fue muy gratificante entrevistar personalmente a todos los participantes. "Fue divertido, quería hacerme una idea de las recompensas y los retos de ser abuela", señala.

(Foto: Pexels) 

El principal reto que muchas de relataron fue intentar no interferir cuando no estaban de acuerdo con los padres sobre cómo debían criar a sus nietos y qué valores debían inculcarles.

"Muchas de ellas también dijeron lo agradable que es no estar sometidas a tanta presión de tiempo y económica como cuando criaban a sus hijos. Consiguen disfrutar de la experiencia de ser abuela mucho más de lo que lo hicieron siendo madres", destaca. 

Hipótesis de la abuela

Existe la llamada "hipótesis de la abuela" que postula que la razón por la que las hembras humanas tienden a vivir mucho más allá de su edad reproductiva es porque proporcionan beneficios evolutivos a su descendencia y a sus nietos.

Las pruebas que apoyan esta hipótesis incluyen un estudio sobre el pueblo tradicional Hadza de Tanzania, donde la búsqueda de alimentos por parte de las abuelas mejora el estado nutricional de sus nietos.

(Foto: Pexels) 

Otro estudio sobre comunidades tradicionales demostró que la presencia de las abuelas disminuye los intervalos entre nacimientos de sus hijas y aumenta el número de nietos.

En sociedades más modernas, se están acumulando pruebas de que la participación positiva de las abuelas está asociada a que los niños tengan mejores resultados en una serie de medidas, como la salud académica, social, de comportamiento y física.

Conocer las funciones cerebrales de las abuelas es importante

Los investigadores destacan que estos resultados que explican por qué las abuelas consienten a sus nietos, también señalan que las funciones cerebrales de las abuelas pueden desempeñar un papel importante en nuestra vida social y en nuestro desarrollo.

(Foto: Pexels) 

A pesar de ello, es un aspecto importante de la experiencia humana que se ha dejado en gran medida fuera del campo de la neurociencia.

Desde el punto de vista de los investigadores, las abuelas que interactúan con los nietos ofrecen un nuevo territorio neuronal.

"La neurociencia está demostrando que existe un sistema global de cuidados parentales en el cerebro. Queríamos ver cómo las abuelas podrían encajar en ese patrón", afirma Rilling.

(Con información de: Infosalus) 

Para aprender más de...¿Cuáles son los tipos de envejecimiento?

Vejez y envejecimiento:
El envejecimiento es el proceso que inicia desde el nacimiento y que concluye en la muerte, se caracteriza por una disminución gradual del funcionamiento adecuado del organismo. La vejez es la última etapa de la vida que comienza a partir de los 60 años y que forma parte del envejecimiento. ¿En qué tipo de envejecimiento estás?
Las etapas de la vida:
Las personas viven cuatro etapas del ciclo de vida referidas como “edades”. La primera edad comprende desde la infancia y hasta la juventud; la segunda se relaciona con la vida activa y reproductiva; la tercera se refiere a la época de retiro y por último, la cuarta edad se relaciona a la fase de una mayor dependencia y un deterioro acelerado.
Envejecimiento ideal:
En esta segunda etapa las personas tienen una completa capacidad funcional, es decir, no se les dificulta realizar las actividades de la vida diaria como caminar, comer, desplazarse, usar el sanitario, preparar comida, ir de compras o administrar dinero. Tampoco tienen enfermedades y presentan un buen estado físico.
Envejecimiento activo:
Las personas en este grupo ya presentan alguna enfermedad crónica y tienen algunos problemas para realizar alguna actividad cotidiana. Normalmente aquí se encuentran personas en la etapa de prevejez, que es de los 50 a los 64 años de edad.
Vejez:
Son personas que ya presentan más de una enfermedad crónica, su estado de salud es regular, tienen una leve incapacidad funcional aunque continúan independientes y tienen un ligero deterioro mental. Esta es la tercera edad que comprende de los 65 a 74 años.
Envejecimiento patológico:
Es la última etapa de la vida en la que las personas tienen enfermedades crónicas, un mal estado de salud, un deterioro mental considerable, tienen dificultad para realizar actividades de la vida diaria y dependen completamente de otros. A esta etapa se le denomina la cuarta edad e incluye a personas en edades de 75 en adelante.