El uso de múltiples medicamentos de prescripción se asocia con un riesgo elevado de padecer reacciones e interacciones medicamentosas. Pero ahora, un nuevo estudio, también lo ha asociado con el desarrollo de demencia.

Se trata de un estudio publicado en la revista académica Envejecimiento y enfermedad, en el que por medio de algoritmos de aprendizaje se caracterizaron cambios en los patrones del uso de medicamentos y la coexistencia de enfermedades crónicas durante un periodo de 20 años antes del diagnóstico de demencia.

A medida que las personas envejecen, algunas pueden experimentar un mayor número de problemas de salud crónicos concurrentes. Esto se asocia con un aumento del uso de varios medicamentos para distintas afecciones al mismo tiempo.

Usar varios medicamentos para distintas enfermedades aumentaría el riesgo de demencia

Con el aumento del número de medicinas preventivas que se utilizan simultáneamente, el beneficio derivado del uso de cada medicamento a menudo disminuye. La ingesta de varios medicamentos se conoce como polifarmacia o polimedicación y se asocia con un mayor riesgo de hospitalización y muerte entre los adultos mayores.

(Foto: Pexels)

Un meta-análisis mostró que el uso simultáneo de múltiples medicamentos se asociaba a un mayor peligro de demencia. El uso de uno o más fármacos anticolinérgicos que se utilizan para tratar padecimientos como enfermedades cardiovasculares, trastornos respiratorios y vejiga hiperactiva se asocia con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia.

Por lo tanto, es esencial caracterizar los patrones de uso de la medicación antes del diagnóstico de demencia para percibir mejor el papel de estos patrones en el progreso de la demencia y reducir el riesgo de interacciones entre medicamentos.

Medicamentos para artritis, corazón y vías urinarias, los más frecuentes

En el presente artículo, los científicos examinaron los patrones de polifarmacia, definidos como la ingesta de tres o más medicamentos, durante un periodo de 20 años antes del diagnóstico de demencia en 33,451 personas.

Los investigadores revelaron que la prevalencia de los sujetos que usaban tres o más medicinas aumentaba a medida que aumentaba su edad y se acercaban a la fecha del diagnóstico de demencia.

La porción de individuos que viven con demencia y que utilizan tres o más medicinas aumentó del 5,5% entre los 16 y 20 años antes del diagnóstico de demencia al 82% durante el período de cinco años que precede al diagnóstico.

Posteriormente, los investigadores identificaron grupos de medicamentos que se utilizaban de forma conjunta en cada uno de los cuatro periodos de tiempo. En el periodo de 5 años anterior al diagnóstico de demencia, se encontraron tres patrones:

  • El primer grupo representaba el 66% de los sujetos e incluía medicamentos para infecciones respiratorias y del tracto urinario, osteoartritis y otras afecciones relacionadas, y enfermedades cardiovasculares.
  • El segundo grupo incluía el 22% de los sujetos y comprendía medicamentos para la diabetes, la depresión y la ansiedad, además de los presentes en el primer grupo.
  • El tercer grupo representaba el 2% de los sujetos e incluía medicamentos para la artrosis y afecciones relacionadas.

Estos resultados hacen notoria la importancia de un enfoque integrado u holístico de la atención a las personas con demencia. Por lo tanto, se necesitan más investigaciones para establecer la causalidad entre los patrones de polifarmacia caracterizados en el estudio y la demencia.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Medical News Today)