Tener amigos durante la tercera edad puede contribuir a que las personas se encuentren felices y sanas, ya que la amistad llega a aportar grandes beneficios a la salud, ¿sabes cuáles son? Nosotros te los contamos.

(foto: freepik)

La amistad contribuye a estar bien

Las relaciones de amistad y el apoyo que estas ofrecen, son consideradas un pilar importante para el bienestar integral de las personas, principalmente de los adultos mayores.

El INAPAM explica que las relaciones de amistad no solo ayudan en el área emocional o a evitar la soledad, se ha visto que también ayudan a satisfacer otro tipo de necesidades que ayudan a tener un bienestar completo, como:

  • Personales.
  • Psicológicas o mentales.
  • Afectivas.
  • Materiales.
  • Sociales.
  • De salud (física y mental).

(foto: freepik)

Beneficios de tener amigos en la tercera edad

La vejez representa una etapa de la vida, que puede resultar confusa y causar problemas como ansiedad, temor o inseguridades en quienes la atraviesan, debido a que se presentan nuevos cambios y situaciones antes desconocidas.

Las amistades, entonces, funcionan como una red de protección y de apoyo, que pueden contribuir a una mejor adecuación, sin tantos conflictos e impactos negativos en el proceso. 

Sin embargo, los amigos durante la etapa de la vejez no solo son buenos para la correcta adaptación y el buen entendimiento de los cambios, también pueden brindar otro tipo de beneficios, que a continuación te explicamos.

1.Ayuda a tener una buena autoestima.

Esto está principalmente impulsado por la independencia y autonomía que se gana por medio de la sensación completa de bienestar que logra alcanzarse.

Por otra parte, tener amigos beneficia la capacidad de afrontar cambios y transformaciones que pueden ocurrir, por lo que puede ayudar a la resiliencia y seguridad emocional.

2. Contribuye en el bienestar personal.

Las personas que tienen amigos durante la vejez parecen tener más bienestar personal que aquellos que están aislados, y suelen sentirse más felices, reporta una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

(foto: freepik)

3. Favorece la salud general.

El Dr. John Moor, especialista en salud de Aetna, explica que los pacientes que son sociales, suelen tener una mejor salud mental, lo que impacta de forma significativa la salud física. 

 Una persona que socializa, suele ser más activa físicamente, lo que ayuda a reducir el riesgo de tener o agravar enfermedades como diabetes u obesidad, al mismo tiempo que se fortalece el sistema inmunológico

Así mismo, estudios han demostrado que tener amigos ayuda a:

  • Recuperarse más rápido de una enfermedad.
  • Disminuir los niveles de presión sanguínea.
  • Tener una vida más larga.

4. Mantiene el cerebro activo.

El INAPAM informa que mantenerse sociable favorece el correcto funcionamiento de las habilidades cognitivas, pues se estimula el lenguaje, la memoria, la atención y la concentración, lo que reduce el riesgo de padecer alguna demencia o tener deterioro cognitivo.

5. Hay menos estrés.

Una persona que socializa, puede estar menos estresado y ansioso, ya que las relaciones significativas ayudan a establecer vínculos emocionales que contribuyen a proteger la mente e impulsar la salud mental general, ya que se comparten pensamientos, ideas, y se recibe un apoyo emocional.

(foto: freepik)

Los amigos no deben ser solo adultos mayores

Uno de los mayores errores que se cometen es limitarse a pensar que durante la tercera edad los únicos amigos que se pueden tener son solo adultos mayores.

Si bien es cierto que tener amigos en edades similares puede ser más sencillo, o contribuir a un mejor entendimiento y adaptación a los cambios de la vejez, la realidad es que interactuar y socializar con personas de diferentes edades puede ser muy beneficioso, pues puede conllevar más estímulo mental.

(Con información de: Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, Mejor con Salud, Aetna, Residencia de la tercera edad Sevilla, Gericare, Seniors Residencias.)