Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Padres también sufren depresión postparto

Debido posiblemente a la desatención que recibe después del parto, el padre de familia puede deprimirse tanto como la madre.

RedacciónJun 01, 2011 
Tiempo de lectura: 2 mins.

Lo + leído

De acuerdo con una investigación hecha por la organización Fatherhood Institute (Instituto de la Paternidad), los padres varones también sufren depresión posparto, algo que se reía solamente podía afectar a las mujeres, presentando el mayor riesgo del problema entre los 3 y los 6 meses de nacido su hijo.

Adrienne Burgess, del Faterhood Institute, indica que las razones se encuentran en “Las hormonas, la falta de sueño, la mayor responsabilidad y el estrés general en la vida son factores que pueden aplicarse tanto a los hombres como a las mujeres”.

Inclusive comenta que es posible que la depresión de la mujer contagie al hombre.

Esto puede derivar, según la experta, en muchas ocasiones porque existen problemas de salud mental antes del embarazo. 

El problema también puede ser que los padres de familia se sientan relegados por la llegada del bebé o porque toda la atención se la lleva la madre, y la relación comience a fracturarse. 

Para Liz Wise, asesora de la Asociación para la Enfermedad Posnatal, en ocasiones “las mujeres son muy críticas cuando su pareja intenta llevar a cabo actividades” como cambiar al bebé o darle de comer.

Otro aspecto es que los padres no sean citados para los controles prenatales. “Cuando se va a confirmar un embarazo los médicos deben invitar tanto a la mamá como al papá a la cita. Necesitamos una regulación que indique que la pareja de la madre también debe estar presente”, indica Burgess.

Por ello, como refiere Wise, los hombres deben recibir el mismo tratamiento para la depresión postparto que las mujeres. 

“Es necesario que estén conscientes de que el trastorno es común, que no tienen que avergonzarse. En ocasiones basta con reconocerlo para sentirse mejor. Y también hablar de ello puede ayudar”, finalizó la doctora. (Con información de BBC)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda