Si tienes 65 años o más y de pronto te sientes más cansado de lo normal o un poco bajo de ánimo podría deberse a una deficiencia de dos vitaminas sumamente importantes para los adultos mayores

Un estudio publicado en la revista académica Nutrients encontró al analizar mil pruebas de sangre tomadas de participantes entre edades de 65 a 93 años que más de la mitad de los adultos mayores tenían deficiencias de vitamina D. Además de que uno de cada 4 tenía deficiencia de vitamina B12

Lo cual no fue una sorpresa total porque los cambios fisiológicos que vienen con la edad pueden impactar las necesidades nutricionales de los adultos mayores. Te explicamos de qué manera puedes aumentar tu ingesta de vitamina D y vitamina B12

La mitad de los mayores de 65 años tienen deficiencia de estas dos vitaminas 

El cuerpo produce vitamina D de manera natural cuando se expone a la luz solar, sin embargo cada vez pasamos más tiempo en interiores y el uso de bloqueador solar inhibe la absorción de esta vitamina. 

(Foto: Especial)

Además, para los adultos mayores es un poco más difícil obtener la vitamina D y por eso tienden a tener deficiencia de este nutriente debido a que ocurren cambios en la habilidad que tiene su piel para convertir esta vitamina en la forma activa que usa el cuerpo. 

En cuanto a la vitamina B12 que se puede obtener mediante la dieta, los adultos mayores también presentan una mayor dificultad en su obtención porque a su edad el estómago produce menos ácido y la acidez es lo que ayuda al cuerpo a absorber esta vitamina. 

¿Por qué estas vitaminas son importantes?

La deficiencia de vitamina D puede llevar a problemas de salud relacionados con dolor en los huesos y músculos, presión arterial alta y depresión. La deficiencia de vitamina B12 puede causar cansancio, debilidad, constipación, pérdida de apetito, pérdida de peso y anemia.

La buena noticia es que la vitamina D y B12 se encuentran de forma natural en muchos alimentos y es importante incluirlos en la dieta diaria para contrarrestar la deficiencia de nutrientes. 

Sin embargo, si crees que puedes tener una deficiencia de estas vitaminas o no te es posible agregar los alimentos a tu dieta, lo mejor es acudir con tu doctor para ver si te conviene llevar suplementos vitamínicos. 

(Foto: Especial)

Alimentos ricos en vitamina D

  • Trucha
  • Salmón
  • Atún
  • Caballa
  • Aceites de hígado de pescado
  • Hongos
  • Leche y productos lácteos

Alimentos ricos en vitamina B12

  • Pescado
  • Carne
  • Carne de aves
  • Huevos
  • Leche y productos lácteos
  • Almejas
  • Hígado de res

SIGUE LEYENDO:

(Con información de The Healthy)