Hay diferentes opiniones sobre cuál es el mejor momento para que los adolescentes empiecen a tener pareja y salir con ella. 

La organización Healthy Children es de la idea que es muy probable que cuando los jovencitos salen lo hacen en grupo más que en una situación de pareja, y eso les permite relacionarse tanto con personas de su propio sexo como el sexo opuesto.

Considera que la costumbre de salir ha cambiado mucho y lo impactante es la corta edad a la que los muchachos comienzan a hacerlo ahora: en promedio 12.5 años para las niñas y 13.5 para los niños.

Pero lo más probable es que no se trate de una salida en pareja como se le conocía antes.

Healthy Children cita al doctor Ron Eagar, quien es pediatra del Denver Health Medical Center, quien ve a las citas grupales como una forma sana para entrar al campo de esos encuentros más personales, en lugar de zambullirse en ellas de un jalón.

Y un padre de familia considera que el beneficio número uno de ese tipo de actividades es la seguridad pues da a los chavos la oportunidad de disfrutar de la compañía del otro, sin la incomodidad ni presión sexual que puede prevalecer en las citas a solas o salidas en pareja.

El doctor Eagar es de la idea que como regla general no se permita una cita a solas antes de los 16 años de edad.

 

"Hay una diferencia enorme entre los niños de 14 o 15 y entre los de 16 o 17 en términos de experiencia de vida", indica. Puede agregar o restar un año según lo maduro y responsable que sea el joven.

"Las normas de la comunidad pueden ser un factor. ¿Ya otros padres les permiten a sus adolescentes tener citas?”

No permitir las citas a los adolescentes

Un artículo de Los Angeles Times reporta la opinión de Laura Berman, quien es educadora en salud, quien considera que no se debe permitir que los hijos tengan citas en la adolescencia.

Reporta un estudio realizado por la Universidad de Georgia, el cual encontró que los adolescentes que no tuvieron pareja durante la secundaria y preparatoria tenían tasas más bajas de depresión y mejores calificaciones que los adolescentes que sí la tuvieron

La terapeuta Berman señala que el estudio muestra que con preocupaciones importantes como el sexo seguro y un posible embarazo adolescente, los padres también deben considerar qué posible impacto pueden tener las citas en el estado de ánimo y el bienestar mental de sus adolescentes.

 

Y menciona que las citas de pareja ya no solo se tratan de comprar una Coca en el restaurante del vecindario.

“Los adolescentes que salen hoy se enfrentan a grandes desafíos que las generaciones anteriores nunca pasaron,

  • desde la presión de enviar fotos de desnudos
  • hasta la ubicuidad de pornografía en las redes sociales
  • y las cambiantes expectativas culturales sobre la identidad y la expresión de género.

Berman advierte que los padres no deben incurrir en actitudes arrogantes en el caso de que ya sucedan las citas de adolescentes ni bromear sobre sus enamoramientos.

“Como muestra este estudio, las citas pueden causar estragos en la salud mental de un adolescente. Esto tiene mucho sentido ya que incluso los adultos pueden tener dificultades para hacer frente y concentrarse en el trabajo cuando se trata de un corazón roto”.