Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Fumar acelera el envejecimiento

El consumo de tabaco produce alteraciones en la piel como arrugas prematuras, deshidratación y manchas amarillentas en los dedos.

RedacciónEne 15, 2015 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

El tabaco provoca enfermedades pulmonares y el riesgo de contraer cáncer, además de perjudicar la piel, ya que destruye el colágeno acelerando el envejecimiento. 

 
Al hacernos mayores, el colágeno se degrada de manera natural y se forman arrugas; pero fumar hace que esto suceda antes, ya que reduce la elasticidad natural de la piel porque  disminuye la producción de colágeno, según señalan los especialistas del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido (NHS). 
 
Parecer joven a medida que pasan los años se relaciona con evitar ciertas causas externas, como el sol, el estrés, el alcohol, las drogas, la contaminación y el tabaco, principalmente.
 
El tabaquismo y el consumo de alcohol están dentro de los factores externos que contribuyen a que una persona aparente una edad superior a la que tiene, confirmó Roberto Glorio, especialista en dermatología.
 
Señaló que el consumo de tabaco produce alteraciones en la piel como arrugas prematuras, deshidratación, manchas amarillentas en los dedos, olor corporal a tabaco, dificultad de cicatrización, alteraciones en la estética bucal y cáncer. 
 
En cuanto  a las arrugas, el especialista explicó que el tabaco hace que disminuyan los niveles de vitamina A, lo que produce cambios en la cantidad y calidad de colágeno y elastina, además provoca deshidratación de la piel,  por lo que aparece áspera, quebradiza e inflexible; así como la poca oxigenación de las células, que hace que la piel adquiera una palidez cercana al amarillo grisáceo, por lo que las arrugas suelen ser más estrechas, profundas y con contornos bien marcados.
 
Añadió que la nicotina provoca una disminución de la circulación periférica, ya que el monóxido de carbono del humo compite con el oxígeno por la hemoglobina, lo que disminuye la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos periféricos. 
 
Varios estudios descubrieron que quienes fuman un paquete de cigarrillos al día, tienen tres veces más probabilidades de sufrir necrosis en una herida que los no fumadores. 
 
El tabaco también produce alteraciones bucales, pues la nicotina afecta directamente a la región periodontal. El especialista explica, además, que el alquitrán es altamente irritante para las mucosas y las encías, lo que aumenta el riesgo de gingivitis (Con información de 20 minutos).

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda