Los adultos mayores de 60 años que mantienen un alto consumo de antibióticos han presentado aumentos en la probabilidad de desarrollar enfermedades de carácter inflamatorio intestinal. Te explicamos los motivos.

Mientras mayor sea el consumo de antibióticos a partir de los 60 años, se ha observado un alza en el desarrollo de enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa de acuerdo con un estudio publicado en Digestive Disease Week (DDW) 2022.

“Al observarse la aparición de enfermedades intestinales inflamatorias entre la población joven es común revisar y encontrar antecedentes familiares de este tipo de afecciones, pero por su parte entre los adultos mayores la aparición de éstas está mayormente relacionado con agentes en el ambiente que las están provocando”. mencionó Adam S. Faye, quien es profesor asistente de medicina y salud de la población en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (NYU).  

Foto:Pexels

Los investigadores que realizaron este estudio, se basaron en los registros de las prescripciones médicas para los adultos mayores de 60 años que se encontraban en la base de datos nacional de Dinamarca, concentrándose principalmente entre los diagnósticos de enfermedades inflamatorias intestinales emitidos desde el año 2000 y hasta el 2018. De este mismo modo se contabilizó el número de casos en los que se recetaron antibióticos recientemente en relación al diagnóstico de las afecciones inflamatorias y cuáles eran los antibióticos recomendados.

Enfermedades gastrointestinales y los antibióticos

Los resultados del estudio demostraron que el uso de cualquier tipo de antibiótico estaba relacionado con el alza en la tasa de enfermedades inflamatorias intestinales, este riesgo de sufrirlas aumentaba cada que se recetaba nuevamente. En relación con la primera prescripción médica de antibióticos se aumentaba en un 27% la probabilidad de desarrollar enfermedades de este tipo entre los pacientes en comparación a los que no utilizaban antibióticos.

La probabilidad para desarrollar enfermedades como la colitis ulcerosa aumentaba en relación con el consumo recetado de los antibióticos, con un 55% de probabilidad de desarrollarla teniendo en cuenta 2 prescripciones de este medicamento y de un 67% con la tercera. Esta correspondencia aumenta gradualmente de acuerdo con el número de recetas.

Esta relación se encontró en todos los tipos de antibióticos, presentando una única excepción siendo la nitrofurantoína el medicamento que no aumentaba este riesgo. La nitrofurantoína es un antibiótico recetado para tratar problemas de infecciones en el tracto urinario.

Sorprendentemente los antibióticos empleados para tratar las infecciones gastrointestinales fueron los que mayor índice de casos relacionados con las enfermedades inflamatorias intestinales presentaron.

Este estudio permite buscar alternativas para el tratamiento de las enfermedades gastrointestinales en los adultos mayores, así como para la regulación del uso prescrito de los antibióticos, pues es un hecho la existencia de microorganismos que han obtenido resistencia a este tipo de medicamentos.

Foto:Pexels

Resistencia a los antibióticos

La resistencia bacteriana ante el uso de antibióticos para el tratamiento de algunas infecciones puede provocar que el tratamiento de las enfermedades se complique y en algunos casos sean imposibles de tratar, de acuerdo con MedlinePlus.

Por esto es importante hacer un uso responsable de éstos y tomarlos únicamente cuando los médicos lo indiquen.

“Evitar el uso de antibióticos no es la respuesta definitiva, si no se sabe a ciencia cierta cuál es el mal que se está tratando no deberían recetarse, pero si los pacientes, aún perteneciendo al grupo de los adultos mayores sufren alguna infección que requiera el uso de estos medicamentos, deben ser administrados sin importar los recientes hallazgos del estudio”. Mencionó Faye.

(Con información de Infosalus y MedlinePlus).