¿Eres capaz de mantenerte en equilibrio parado en un pie durante al menos 10 segundos? Esta habilidad que no parece tan importante, en realidad dice mucho de la salud, especialmente en la mediana y avanzada edad.

En ninguna circunstancia sustituye el control médico y el chequeo general, pero esta técnica puede ser una guía valiosa para saber nuestro riesgo de mortalidad y el estado de salud general.

El tiempo que se logra aguantar parado en un pie es una estimación rápida para conocer si tenemos factores de riesgo importantes. Esto es lo que tienes que saber al respecto.

¿Cuánto aguantas parado en un pie? Lo que dice de tu salud 

De acuerdo con un reciente estudio publicado en la revista científica British Journal of Sports Medicine, la incapacidad de aguantar 10 segundos parado en una pie, especialmente en personas de edad mediana o avanzada, se relaciona con un mayor riesgo de fallecer por cualquier causa en los 10 años posteriores. 

(Foto: Pixabay) 

El estudio observacional realizado por un equipo internacional de investigadores demostró que este riesgo es de mas del doble que en las personas que sí pueden mantener esta postura. 

Debido a ello, los autores sugieren que esta técnica sencilla se incorpore a la práctica clínica, es decir, que sea parte de los chequeos médicos rutinarios de los adultos en las etapas de vida mencionadas.

1 de cada 5 participantes no mantenían el equilibrio

Para realizar este análisis, reclutaron a 1,702 adultos de entre 51 y 75 años de edad, participantes en el estudio Clinimex, y les realizaron un primer chequeo de salud en el año 2009, en el que se incluyó la prueba para medir el equilibrio

(Foto: Pixabay) 

Posteriormente, se les practicó un seguimiento de más de diez años, hasta el 2020 y se tomaron en cuenta factores como el grosor del pliegue cutáneo, el peso corporal y la historia médica de cada paciente.

Los resultados mostraron que aproximadamente 1 de cada 5 participantes fueron incapaces de mantenerse en equilibrio sobre una pierna durante diez segundos.

No obstante, había importantes diferencias en cada edad: en los adultos mayores de 71 años, la proporción de los que no lo lograban superaba el 50%.

Observaron que quienes no lograban mantener el equilibrio en una pie, por lo general tenían peor estado de salud que quienes sí lograban mantenerse en equilibrio, con condiciones tan variadas como obesidad, enfermedades cardíacas, hipertensión o niveles poco sanos de lípidos en sangre.

Además, la proporción de los que fallecieron era mucho mayor en este grupo: un 17.5%, frente a un 4.5% en los que sí mantenían el equilibrio. Las causas de mortalidad, con todo, se distribuían en la misma proporción en los dos sectores.

¿Por qué dice mucho de la salud no aguantar parado en una pierna?

Los investigadores destacan que contrario a otros parámetros físicos, el equilibrio tiende a conservarse relativamente intacto hasta la sexta década de vida, momento donde comienza a desvanecerse rápidamente. 

(Foto: Pexels) 

Sin embargo, hasta ahora no existe un test estandarizado sobre este aspecto debido a que no hay suficiente evidencia científica que relacione la pérdida del equilibrio en la adultez con otro fenómeno que no sean las caídas.

Los investigadores señalan que el estudio, al ser observacional, no establece una relación causal entre los dos fenómenos.

Hay información sobre algunos factores, como la dieta o el uso de tabaco, alcohol u otras drogas que no estaba disponible y que podría influir en el resultado.

Pero los expertos insisten en que el test aporta información importante sobre el equilibrio de los adultos en esta franja de edad y sobre su riesgo de mortalidad.

Importancia de mantener el equilibrio 

Un mejor equilibrio significa una mejor postura y menos lesiones por caídas, que según la Organización Mundial de la Salud, es la principal causa de muertes accidentales en todo el mundo, después de los accidentes automovilísticos.

(Foto: Pexels) 

Según un artículo de la BBC, el estilo de vida más sedentario en la actualidad afecta nuestras habilidades de equilibrio.

"Desafortunadamente, comenzamos a perder nuestra capacidad de mantenernos erguidos desde aproximadamente la edad de 35-40, y de hecho, a veces, antes de eso", le dice a la BBC Dawn Skelton, fisióloga del ejercicio en la Universidad Caledoniana de Glasgow, Escocia.

A medida que envejecemos, nuestros músculos tienden a debilitarse y nuestros cerebros no son tan buenos como solían ser integrando señales sensoriales para hacer sin esfuerzo los pequeños ajustes que hacen posible el equilibrio.

Las estructuras de equilibrio, la cantidad de células ciliadas disminuyen e incluso la cantidad de flujo sanguíneo que ingresa al oído interno comienza a cambiar. Perder la habilidad del equilibrio no sólo puede resultar en caídas, con consecuencias graves, sino que también nos puede hacer sentir inseguros.

La buena noticia es que hay cosas que puedes hacer para mejorarlo, como pararte en un solo pie todos los días durante 30 segundos, luego intentarlo pero con los ojos cerrados o practicando disciplinas como el Tai Chi.

(Con información de 20 minutos y BBC Mundo)

Para aprender más de...Cómo envejecer y estar saludable

Envejecer sin problemas.
Envejecer de manera saludable no significa solo no tener enfermedades o dolores (físicos o mentales). La OPS asegura que un envejecimiento saludable se trata de un continuo proceso “de optimización de oportunidades para mantener y mejorar la salud física y mental, la independencia y la calidad de vida a lo largo de la vida”.
Consejos para el envejecimiento óptimo.
Para tener un envejecimiento óptimo, existen cuatro recomendaciones básicas que pueden seguirse, y seguro tendrán un buen resultado, generando la sensación de que se envejece siendo aún joven.
Cuidar la dieta.
Una de las maneras más eficientes para tener un buen envejecimiento, es agregar alimentos frescos en la dieta, como frutas y verduras, ya que tienen los nutrientes necesarios para que exista una regeneración celular. Disminuir el consumo de carnes rojas, pero aumentar la ingesta de pollo y pescado también resulta beneficioso.
Actividad física.
Sin duda es de las cosas más importantes que se tienen que hacer para tener un envejecimiento óptimo, incluso desde etapas jóvenes. La Organización Mundial de la Salud recomienda mínimo 150 minutos de actividad física a la semana para mayores de 65 años, adaptándolos a las condiciones de cada persona.
Mantener la mente activa.
Así como debe estimularse el cuerpo, también debe estimularse y cuidarse la mente. Una de las cosas más efectivas es tener pasatiempos que mantengan activa a la persona y alejen el estrés. Además, tener actividades familiares o sociales, como jugar juegos de mesa o reunirse, ayuda a estimular la capacidad cognitiva y mejorar la memoria.
Tener un buen descanso.
Es importante dormir bien, en cantidad y en calidad, pues la mala calidad del sueño afecta a la salud. De hecho, estudios indican que tener mala calidad del sueño puede hacer que un mayor se vuelva más propenso a sufrir enfermedades o perder independencia, o que disminuya su fuerza muscular.