Cuidar lo que comes esta Navidad y Año Nuevo no sólo implica contar las calorías sino hacer caso a los requerimientos especiales que tiene tu cuerpo. Hay personas que no toleran el picante, por ejemplo, y que en este caso deben alejarse de todos los platillos con ese irritante. 

Hay otro grupo más particular de personas que deben tener especial cuidado con lo que consumen. La Navidad incrementa en un 60% los casos de disfagia en mayores de 85 años.

La disfagia es la dificultad para tragar alimentos o bebidas en la que el cuerpo necesita más tiempo y esfuerzo para mover alimentos o líquidos de la boca al estómago. Puede ser una situación dolorosa y en algunos casos es imposible deglutir. 

El 12 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Disfagia. La doctora María Rubio Yuste, médico de Ballesol y Danone Specialized Nutrition, explicó que los casos de disfagia aumentan en temporada de invierno y Navidad. 

Disfagia: padecimiento que incrementa en Navidad y que puede ser mortal

Entre los motivos del aumento de casos se encuentra que el 42% de los pacientes no saben que padecen disfagia hasta que un día desarrollan un problema de deglución que en muchos casos puede llegar a neumonía por aspiración

(Foto: Especial)

Además los casos aumentan en Navidad debido a la acumulación de comidas y cenas en cortos espacios de tiempo durante las fiestas decembrinas. La disfagia puede presentarse a cualquier edad pero es más común en adultos mayores

Los síntomas de la disfagia son:

  • Dolor al tragar
  • Imposibilidad de tragar
  • La sensación de que la comida se atasca en la garganta o el pecho, o detrás del esternón
  • Babeo
  • Ronquera
  • Regreso de la comida (regurgitación)
  • Acidez estomacal frecuente
  • Alimentos o ácido estomacal que vuelve a la garganta
  • Pérdida de peso
  • Tos o arcadas al tragar

Disfagia prevalece en personas con Parkinson o demencia 

La disfagia ocurre por una debilidad o daño a los músculos que intervienen en el proceso de deglución  y que causan un estrechamiento de la parte posterior de la garganta o del esófago. 

La disfagia es más común en las personas mayores porque debido al envejecimiento normal, al desgaste natural del esófago y a un riesgo mayor de padecer ciertas afecciones, como un accidente cerebrovascular o la enfermedad de Parkinson. 

De hecho, un estudio de Ballesol encontró que hay una prevalencia de hasta del 84% en demencias y del 52% en enfermos de Parkinson.Entre las complicaciones de la disfagia se encuentran: 

  • Desnutrición
  • Deshidratación
  • Neumonía por aspiración 
  • Muerte por asfixia 

(Foto: Especial)

¿Cómo cuidarse de la disfagia en Navidad?

Los especialistas de Danone y Ballesol advierten de una serie de alimentos que deben evitar las personas con disfagia o que reconozcan un problema para deglutir:

  • las dobles texturas con mezclas de líquido y sólido (evitar sopas de fideos, arroz caldoso, leche con galletas) 
  • alimentos resbaladizos, que se peguen al paladar 
  • bebidas espumosas que por sus burbujas provocan mayor irritabilidad orofaríngea

Además agregan otras recomendaciones generales para una deglución segura y eficaz:

  • Atender a los primeros síntomas visibles de la disfagia, como pueden ser: tos o atragantamiento, babeo,  ronquera, afonía o pérdida de peso, entre otros.
  • Conseguir un ambiente tranquilo, dedicar tiempo, no forzar.
  •  En lo relativo a la textura, que el alimento sea homogéneo, evitar grumos, espinas y que sea jugoso y de fácil masticación.
  • Iniciar las comidas con cantidades pequeñas. Permitir oler y probar.
  • Las personas que padecen disfagia deben de tener en cuenta recomendaciones como fraccionar las comidas en al menos 6 tomas
  • En el momento de tragar es recomendable flexionar ligeramente la cabeza hacia delante, con el fin de contribuir a estimular el reflejo de la deglución

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Mayo Clinic, Móvet Comunicación)