Llevar un paso lento y caminar despacio siempre han sido señales de alarma de una mayor fragilidad y deterioro que puede provocar caídas y accidentes que lleven a fracturas. Sin embargo, nuevas investigaciones recalcan su influencia en padecer enfermedades neurodegenerativas

Las investigaciones han demostrado que ralentizar el ritmo de la caminata de un año a otro podría ser un signo temprano de deterioro cognitivo, lo que podría llevar a sufrir demencia.

Sin embargo, sólo de 10 a 20 personas por cada 100 con deterioro cognitivo en la tercera edad desarrollan algún tipo de demencia en el año siguiente, según el Instituto Nacional del Envejecimiento.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos define a la demencia como una pérdida de las funciones mentales lo suficientemente graves como para afectar sus actividades y su vida diaria.

(Foto: Pexels)

¿Caminas rápido o lento? El ritmo podría ser señal de demencia

Un nuevo estudio a gran escala de casi 17,000 adultos mayores de 65 años concluyó que quienes caminan un 5% más despacio cada año y que también muestran signos de lentitud en el procesamiento mental son más propensos a desarrollar demencia. El estudio se publicó el martes en la revista JAMA Network Open.

La investigación hizo un seguimiento de un grupo de estadounidenses mayores de 65 años y australianos mayores de 70 durante 7 años. Cada dos años, los participantes en el estudio debían realizar pruebas cognitivas que medían el deterioro cognitivo general, la memoria, la velocidad de procesamiento y la fluidez verbal. Dos veces cada dos años, los sujetos también debían caminar 3 metros. Los dos resultados se promediaron para determinar la marcha típica de la persona.

Además un meta-análisis realizado en 2020 en 9,000 estadounidenses encontró una doble asociación entre la velocidad de la caminata y el deterioro de la memoria es predictiva de la demencia posterior. 

(Foto: Pexels)

Ejercicio aeróbico, el mejor para prevenir el deterioro cognitivo

A pesar de lo concluido en los estudios, hay cosas que las personas pueden hacer a medida que envejecen para prevenir el encogimiento del cerebro que conlleva el ser mayor. Los estudios han descubierto que el ejercicio aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo, incrementando algunos aspectos de la memoria.

El ejercicio aeróbico significa " con aire", y se refiere a  un tipo de entrenamiento en el que el ritmo cardíaco y la respiración aumentan, pero no de forma tan intensa. Algunos tipos de ejercicios aeróbicos son caminar a paso ligero, nadar, correr, montar en bicicleta, bailar y hacer kickboxing, así como todas las máquinas de cardio del gimnasio.  

SIGUE LEYENDO:

Con información de: CNN, Medline Plus