La persona afectada es un italiano de 36 años que pasó cinco días en España en junio de 2022. Tuvo relaciones sexuales sin protección con hombres durante la estancia.

Nueve días después de su regreso, desarrolló fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, fatiga y agrandamiento de los ganglios linfáticos. Dio positivo por infección por SARS-CoV-2.

Recomendaciones generales en casos de coinfección

Santi Nolasco, autor del estudio y estudiantes del Departamento de Medicina Clínica y Experimental de la Universidad de Catania, arguyen que los sistemas de salud deben estar atentos a esta eventualidad.

Exhortaron a los sistemas de salud mundiales a realizar pruebas diagnósticas adecuadas en sujetos de alto riesgo, que son esenciales para la contención ya que no existe un tratamiento disponible.

                                                                                          Foto: Freepik

Cronología del contagio

  1. El paciente estuvo cinco días en España en junio de 2022. Nueve días después de su regreso, presentó un cuadro de fiebre alta acompañada de dolor de garganta, fatiga, cefalea e inflamación de los ganglios inguinales. A inicios de julio dio positivo por SARS-CoV-2 y comenzó a manifestar una erupción en el brazo izquierdo.
  2. En los siguientes días aparecieron pequeñas vesículas dolorosas en torso, miembros inferiores, cara y glúteos, que continuaron progresando lentamente a pústulas. Por esta causa acudió a urgencias y posteriormente fue trasladado inmediatamente a una unidad de enfermedades infecciosas.
  3. El paciente refirió estar vacunado contra el SARS-CoV-2 con dos dosis de la vacuna Pfizer (la última en diciembre de 2021) y que ya había contraído la covid-19 en enero de 2022. También indicó haber tenido relaciones sexuales sin preservativo con hombres durante su estancia en España y que en una prueba realizada en septiembre del año pasado dio negativo a la infección con VIH.
  4. Ante la alta sospecha de viruela del simio apoyada por lesiones cutáneas sugerentes y su reciente viaje a España, se enviaron hisopados de exudado de pústulas y secreciones de nasofaringe a los laboratorios de diagnóstico italianos para la detección de la viruela del mono y la secuenciación del SARS-CoV-2. Ambos virus fueron confirmados en los análisis de estas muestras.
  5. Las pruebas serológicas para las infecciones de transmisión sexual hepatitis viral, herpes simple, gonorrea, clamidia y linfogranuloma venéreo fueron negativas. Sin embargo, la del VIH-1 resultó positiva. Dado que su carga viral no era muy alta, los médicos suponen que la infección con el VIH fue relativamente reciente.

¿Cómo contener los contagios?

En su publicación también destacan cómo la enfermedad de la viruela del simio y los síntomas del covid-19 pueden superponerse.

Los investigadores señalaron que la exploración clínica que se ejecuta mediante el interrogatorio y la documentación de hábitos sexuales son cruciales para ofrecer un diagnóstico correcto. Particularmente en pacientes de alto riesgo y con antecedentes de viajes a áreas donde haya habido brotes de viruela del mono.

                                                                                          Foto: freepik