El VIH y el sida no son sinónimos. Una persona con VIH puede vivir sin sida toda su vida. ¿Qué son y cuál es la diferencia? Te explicamos.

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) es una infección de transmisión sexual causada por un virus que ataca el sistema inmune de los seres humanos. El VIH ataca y destruye las células CD4 (linfocitos CD4) que forman parte del sistema inmune y que ayudan a combatir las infecciones y ciertas clases de cáncer.

VIH y sida no son lo mismo

El VIH se transmite mediante el contacto con la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones vaginales y rectales o la leche materna de una persona seropositiva, es decir, que porta el virus. 

Los síntomas del VIH pueden aparecer en algunas personas y otras no. La mayoría presenta síntomas similares a los de la gripa dentro de las 2 a 4 semanas de haberse infectado y el malestar puede durar varios días o semanas.

(Foto: Especial)

Algunos de los síntomas son:

  • Dolor de garganta
  • Inflamación de los ganglios
  • Sarpullido
  • Dolores musculares
  • Sudores nocturnos
  • Úlceras bucales
  • Escalofríos
  • Fatiga

La infección de VIH tiene tres fases:

Fase 1: Infección aguda por el VIH

  • Es la fase más temprana de la infección. Las personas con el VIH tienen una gran cantidad de virus en la sangre y son muy contagiosas. Se presentan síntomas similares a los de la influenza.

Fase 2: Infección crónica por el VIH

Ocurre cuando la persona ya lleva un tiempo con la enfermedad. También se le conoce como fase de infección asintomática o de latencia. El VIH aun está activo y continúa reproduciéndose.

Las personas pueden no presentar ningún síntoma y de adherirse correctamente a su tratamiento pueden permanecer en esta fase por el resto de su vida. Sin tratamiento le toma aproximadamente 10 años al VIH en aumentar su carga viral en la sangre y provocar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

Fase 3: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)

Es la fase más grave de la infección por VIH y ocurre por una falta de adherencia al tratamiento. Las personas en esta etapa tienen una carga viral muy elevada y pueden transmitir el VIH.

El sistema inmunitario ya está muy debilitado y es muy fácil que se contraigan infecciones oportunistas o enfermedades graves. Sin tratamiento, las personas con sida por lo general sobreviven tres años.

Los síntomas como fiebre, debilidad y adelgazamiento pueden ser una señal de que el VIH avanzó al sida. Para que una persona sea diagnosticada con sida debe haber una disminución del recuento de células CD4 por debajo de 200/mm.

(Foto: Especial)

¿Las personas con VIH pueden dejar de contagiar?

El tratamiento del VIH consiste en antirretrovirales, que son una combinación de medicamentos contra el VIH y se debe tomar todos los días. Por lo general, el régimen de tratamiento inicial de dicha infección incluye tres o más medicamentos contra el VIH de por lo menos dos clases diferentes.

El tratamiento antirretroviral (TAR) evita la multiplicación del VIH lo cual reduce la carga viral en el cuerpo. Una menor concentración del VIH en el cuerpo protege el sistema inmunitario y evita que la infección por el VIH evolucione a sida.

Si bien el TAR no cura la infección, si provoca que se vuelva una enfermedad crónica fácil de sobrellevar. El principal objetivo del tratamiento es reducir la carga viral a una concentración indetectable, lo cual significa que la concentración de VIH es tan baja que no puede ser detectada en las pruebas serológicas.

Ser indetectable también significa que una persona con VIH no puede trasmitir el virus a otra persona a través del sexo.

De acuerdo con ONUSIDA, en América Latina a finales del 2020, de los 2.1 millones de personas viviendo con VIH, había 1.4 millones de personas con VIH en tratamiento antirretroviral. Además, 60% de las personas que vivían con VIH tenían carga viral indetectable

SIGUE LEYENDO:

(Con información de CDC, NIH)