Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Un tercio de pacientes recuperados de covid sufren estrés y ansiedad

Primeros datos muestran que muchas personas que sufren estrés por la pandemia lo sobrellevan con alcohol y drogas, creando un peligroso círculo vicioso.

INGRID SILVAAgo 21, 2020 
Tiempo de lectura: 3 mins.
Fotografía: duna.cl

Lo + leído

Las Naciones Unidad (UN) advierten que hasta un tercio de los pacientes recuperados de la covid-19, enfermedad causada por el nuevo coronavirus pueden sufrir ansiedad o depresión, pues la enfermedad no solamente afecta la salud física sino también la salud mental.

Al respecto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha pedido considerar prioritaria la atención y el apoyo a la salud mental pues representa un componente crítico de la respuesta a la pandemia.

Te recomendamos: Nueva debilidad del coronavirus es descubierta por científica mexicana

 

Hasta un tercio de pacientes recuperados de covid sufren estrés y ansiedad

Carissa Etienne, directora de la OPS señala que la pandemia de coronavirus ha generado altos niveles de estrés en población de todo el mundo y, aunque todos podemos llegar a sentirnos estresados, la diferencia está en la manera cómo enfrentamos ese estrés:

“La pandemia de covid-19 ha causado una crisis de salud mental en nuestra región de una magnitud nunca vista… urge que el apoyo a la salud mental se considere un factor esencial de la respuesta a la pandemia”.

 

La epidemia “silenciosa”

Etienne calificó a las enfermedades mentales como una “epidemia silenciosa” que, si bien ya afectaba a América antes de la aparición de covid, con la depresión y la ansiedad como dos de las principales causas de discapacidad en la región, junto con los altos niveles de consumo de alcohol.

Los países más afectados

Los estudios de salud mental elaborados hasta el momento por la OPS indican que más de la mitad de los adultos sufren niveles de estrés asociados a la pandemia principalmente en los siguientes tres países:

1.Brasil

2.Estados Unidos

3.México.

Además, los primeros datos muestran que muchas de las personas que sufren estrés por la pandemia lo sobrellevan consumiendo alcohol y drogas, creando un círculo vicioso que hace que las personas sean más dependientes del uso de esas sustancias y aumenta los problemas de salud mental:

 

“Los pacientes que han dado positivo a covid-19 no solamente sufren síntomas físicos, sino que muchos también experimentan insomnio, dificultad para dormir, desvarío o incluso depresión”.

Respecto a lo anterior, Etienne detalla que muchas personas sienten miedo y preocupación por desarrollar la enfermedad en forma grave o perder la vida:

 

“Hasta un tercio de los pacientes que se recuperan pueden sufrir cambios duraderos en su estado de ánimo y padecer ansiedad o depresión”.

Escuchar el estrés y no desaparecerlo

Al respecto, la doctora Ana Paola Sáenz, académica de tiempo completo del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana dice que más que intentar desaparecer el estrés, se trata de escucharlo, identificar el momento en que aparece y “escuchar lo que viene a decir”.

Para ello, la psicóloga recomienda lo siguiente:

1. Identificar la fuente de estrés

2. Organizarse sin saturarse

3. Cuidar la rutina y horarios para compartir tiempo

4. Cuidar el consumo de alimentos

5. Establecer redes de apoyo y de vinculación.

También te sugerimos: Científicos identifican la forma más común de transmitir coronavirus

Adultos jóvenes de 20 a 40 años propagan la pandemia

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que son los adultos jóvenes de entre 20 y 40 años los mayores propagadores de la pandemia de covid-19 y muchos de ellos, no son conscientes de su enfermedad, pues son asintomáticos y lo anterior pone en peligro a los grupos de población vulnerable con los cuales conviven:

“La epidemia está cambiando. Personas de 20, 30 y 40 años están impulsando cada vez más la propagación. Muchos no saben que están infectados (…), aumenta el riesgo de que se extienda a los más vulnerables”.

 

Con información de: IBERO y UN

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda