¿Fuiste a que te pusieran la tercera vacuna? Entonces ya estarías protegido por mucho tiempo, indican expertos. De acuerdo con una serie de estudios, la aplicación de dosis de refuerzo es suficiente para proteger a la mayoría de las personas de hospitalización y muerte durante un largo periodo de tiempo.

El sistema inmune de cada persona es diferente y los mayores de 65 años o la gente con alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave podrían beneficiarse de una cuarta inyección, pero para la mayoría de las personas, con haber recibido dos o tres vacunas es suficiente. Esto es lo que se sabe al respecto.

Aplicación de dosis de refuerzo: si ya tienes el esquema completo, no bajes la guardia

En palabras del director del Instituto de Inmunología de la Universidad de Pensilvania, John Wherry, se está comenzando a ver un rendimiento decreciente en el número de dosis adicionales porque salvo los grupos ya mencionados (de 65 para adelante y aquellos con mayor riesgo de complicaciones), la mayoría de las personas ya no requerirá una cuarta dosis en mucho tiempo.

New York Times (NYT) señala que los funcionarios federales de salud, entre los que se encuentra el doctor y asesor principal para covid de la administración Biden, Anthony Fauci, también han mencionado que es poco probable una recomendación de otra dosis antes de otoño.

Este medio señala que aunque ómicron es capaz de esquivar los anticuerpos producidos por la vacuna, la aplicación de dosis de refuerzo con vacunas de Moderna o Pfizer hace que el cuerpo genere una variedad más amplia de anticuerpos, que será más difícil de esquivar para cualquier variante.

¿Qué significa esto? Que si la gente está expuesta a ómicron y recibió cualquiera de las vacunas antes mencionadas, entonces tendrá “municiones” de sobra para combatirla, detalla la doctora y médica de enfermedades infecciosas e inmunóloga del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, Julie McElrath.

Para aprender más de...6 posibles señales de que padeces una enfermedad inflamatoria

¿Qué son?
Las enfermedades inflamatorias son un grupo de afecciones que comparten una inflamación crónica sistémica causada por una alteración del sistema inmune: artritis, colitis ulcerosa, síndrome del intestino irritable, etcétera.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Irritable bowel syndrome, CC BY-SA 4.0)
1- Mareos
Las enfermedades inflamatorias causan una sobrerreacción del cuerpo y que éste se ataque a si mismo. En la esclerosis múltiple el sistema inmune ataca a los nervios y esto produce mareos o desequilibrio.
2- Debilidad muscular
La miositis es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmune ataca e inflama los músculos, lo que hace que se rompa la fibra muscular. Ocurre lentamente con frecuencia en el torso, los hombros y las caderas.
3- Diarrea
La enfermedad inflamatoria intestinal tiene dos tipos: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. En ambas el sistema inmune ataca al colon y el intestino delgado. La diarrea es un síntoma, también las náuseas.
4- Dolor de espalda
La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmune ataca a la columna vertebral, lo que causa dolor y rigidez en la espalda baja, especialmente en la mañana.
5- Sarpullido rojo o morado
Es un signo del lupus o del síndrome antifosfolipídico. Usualmente afecta a las piernas y brazos, sobre todo durante el frío.
(Foto: Scientific Animations Inc., Signs and symptoms of Antiphospholipid syndrome, CC BY-SA 4.0)
6- Cansancio
Es uno de los síntomas más comunes de la inflamación crónica y ocurre en enfermedades como la artritis, la fibromialgia, esclerosis múltiple y el lupus.

De acuerdo con el NYT, existen por lo menos cuatro estudios publicados durante el último mes en revistas científicas especializadas que resaltan el hecho de que nuestro sistema inmune es capaz de recordar y destruir el virus durante muchos meses, si no es que años.

Las células, llamadas células T, que son generadas luego de la vacunación con cuatro marcas de la vacuna (Moderna, Pfizer, Novavax y Johnson & Johnson) son aproximadamente un 80% más poderosas contra la variante ómicron que contra otras cepas, encontró el estudio.

Estos datos son similares a lo que se pudo encontrar con el SARS, una epidemia que terminó con la vida de casi 800 personas en el continente asiático durante 2003: en la gente expuesta a ese virus, las células T ya duraron más de 17 años.

“Potencialmente, la respuesta de las células T es extremadamente larga y dura mucho tiempo. Las respuestas de la memoria pueden durar años”, dijo la inmunóloga de la Universidad de Ciudad del Cabo, Wendy Burgers.

Eso sí, el hecho de que ya se tengan dos o tres dosis no significa que las personas puedan andar por la calle sin cubrebocas ni sana distancia, pues se pueden seguir dando infecciones a pesar del estado de vacunación.

(Con información de New York Times)