Investigadores japoneses llevaron a cabo una serie de experimentos con la finalidad de conocer más sobre la subvariante de ómicron BA.2 y descubrieron que tiene ciertas características que le darían la capacidad de causar una enfermedad grave como la que se pudo ver con las variantes pasadas.

¿Qué significa esto para la medicina usada actualmente para enfrentar la emergencia sanitaria? Esto es lo que indican los expertos.

Ómicron BA.2: ¿Un nuevo peligro dentro de la pandemia?

La subvariante ómicron BA.2 fue descubierta el pasado 21 de enero 2022 en Inglaterra y en esa ocasión se mencionó que se estaba investigando más a fondo, pues presentaba cambios en el genoma viral y se desconocía la importancia de estos.

Casi un mes después, los especialistas japoneses parecen haber encontrado la respuesta a las dudas que se tenían. Sus resultados sobre ómicron BA.2 fueron publicados el 15 de febrero en el servidor BioRxiv y en ellos se menciona que, al igual que la versión normal de ómicron, la BA.2 parece tener la capacidad de evadir en gran parte la inmunidad generada por las vacunas.

“Nuestro análisis estadístico muestra que el número de reproducción efectivo de ómicron BA.2 es 1.4 veces más grande que el de la versión BA.1. Los experimentos de neutralización revelan que el efecto de inmunidad humoral inducido por la vacuna no sirve contra BA.2 como BA.1, y en particular, la antigenicidad de BA.2 es distinto a la de BA.1”, se puede leer en el artículo original.

El journal Allergy Bioinformatics señala que la antigenicidad es definida como la capacidad que tienen los antígenos (sustancia, molécula o fragmento molecular que se une a un anticuerpo específico) para combinarse específicamente con los productos finales de la respuesta inmune (o sea, los anticuerpos secretados y/o receptores de superficie en las células T).

Para aprender más de...¿Hay personas inmunes al covid-19?

¿Qué es?
Es una enfermedad de las vías respiratorias que puede causar desde un resfriado común hasta neumonía. Cualquiera que esté en contacto con una persona infectada por el virus puede contagiarse y desarrollar la enfermedad. Los síntomas principales son: dificultad para respirar, tos, fiebre, dolor de cabeza, dolor de cuerpo y de garganta.
Asintomáticos
Hay personas que al contagiarse no presentan síntomas pero sí salen positivos en las pruebas de detección del virus. Es decir, al haber estado expuestas al virus sí contrajeron la enfermedad pero ésta se presentó de manera silenciosa, sin síntomas o muy pocos.
Inmunidad:
Pero también existe un grupo reducido de personas que nunca se infectaron a pesar de haber convivido con enfermos de covid-19. Son individuos con resultados negativos en las pruebas de detección pero que tampoco desarrollan anticuerpos. Es decir, son personas que generaron tal resistencia al virus que éste no logró entrar a las células ni replicarse.
Resistencia:
Las personas que nunca se infectaron de covid-19 a pesar de estar expuestas al virus, son pocas y se cree que el fenómeno se debe a una resistencia genética al coronavirus. Lo cual representa un hecho de interés científico porque los genes de dichas personas contienen información valiosa sobre cómo prevenir la enfermedad.
¿Quiénes son?
Por ejemplo, miembros de una familia contagiada que aunque cuidaron de los enfermos, nunca se contagiaron. O personal médico que asistió a muchas personas con la enfermedad y que nunca tuvieron la infección.
(Foto: Mehr News Agency, Milad Hospital during COVID-19 pandemic 3556142, CC BY 4.0)
Investigación científica:
El Consorcio Internacional para el Estudio Genético Humano de Covid, es una iniciativa de la comunidad científica de 10 países que actualmente se encuentra en la búsqueda de personas inmunes o resistentes al covid y que presenten las características ya mencionadas. Hasta ahora tienen 500 candidatos.
Relevancia:
El objetivo de la iniciativa es comparar el ADN de las personas resistentes con el de las enfermas para encontrar las diferencias fundamentales y el mecanismo que provoca la inmunidad al virus. Lo anterior con el motivo de desarrollar terapias o medicamentos que ayuden a prevenir la enfermedad.

¿Qué implica esto para los medicamentos usados para tratar ómicron?

Los especialistas mencionan que ómicron BA.2 también parece tener la capacidad de resistir el anticuerpo monoclonal usado actualmente contra ómicron llamado sotrovimab, aunque la investigación todavía no es revisada por pares.

“De acuerdo con los descubrimientos recientes, BA.1 es altamente resistente a los antisueros provocados por las vacunas mRNA-1273 (Moderna) y ChAdOx1 (AstraZeneca). BA.2 también fue altamente resistente a los antisueros inducidos por la vacuna. Además, BA.2 fue casi completamente resistente a dos anticuerpos monoclonales terapéuticos, Casirivimab e Imdevimab, y 35 veces más resistente a otro anticuerpo terapéutico, Sotrovimab”, detallan los expertos.

En su artículo, los investigadores japoneses añaden que aunque BA.1 se extendió por todo el mundo antes que ómicron BA.2, la frecuencia de linaje de esta última subvariante se incrementó de manera importante y superó la de BA.1 desde enero de 2022 en varios países, como India, Dinamarca,  Austria, Sudáfrica, Filipinas y Singapur.