Las personas que han tenido un infarto al miocardio pueden ser menos propensas que la población general a desarrollar la enfermedad de Parkinson más adelante en la vida, según una nueva investigación publicada esta semana en el Journal of the American Heart Association.

Así lo encontró un amplio estudio nacional realizado en Dinamarca que descubrió que el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson era moderadamente menor entre las personas que habían sufrido un ataque al corazón que entre la población general.

El Parkinson es un trastorno cerebral que provoca la pérdida progresiva del movimiento físico, temblores, habla lenta o arrastrada, y/o rigidez o limitación del rango de movimiento para caminar y otras actividades físicas. También se asocia a cambios de comportamiento, depresión, pérdida de memoria y fatiga. No hay cura para el Parkinson

(Foto: Unsplash)

Sobrevivientes de infarto con menos probabilidades de Parkinson: estudio

Jens Sundbøll, autor principal del estudio y doctor de los departamentos de epidemiología clínica y cardiología en el Hospital Universitario de Aarhus, explicó sobre la investigación que las personas que han sufrido un infarto al miocardio, quedan expuestos a un mayor riesgo de desarrollar un accidente cerebrovascular o la demencia vascular. 

Por ello, el hallazgo del estudio de que existe un menor riesgo de desarrollar Parkinson “fue algo sorprendente”, afirmó Sundbøll, quien también añadió que "estos hallazgos indican que el riesgo de la enfermedad de Parkinson no aumenta, al menos, después de un ataque al corazón y no debería ser una preocupación para los pacientes o un enfoque preventivo para los médicos en el seguimiento".

En el estudio se examinó el riesgo a largo plazo de la enfermedad de Parkinson y el parkinsonismo secundario entre los supervivientes de un ataque al corazón. El parkinsonismo secundario presenta síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson y puede estar causado por un accidente cerebrovascular, medicamentos psiquiátricos o cardiovasculares, u otras enfermedades.

Para aprender más de...Enfermedades del corazón: estas son las más comunes

¿Qué son las ECV?
Las enfermedades cardiovasculares (ECV) ocurren en el sistema circulatorio, afectan las estructuras del corazón y le provocan daños. Son la principal causa de muerte en el mundo: 17 millones de personas al año. Son causadas por sedentarismo, abuso de sustancias nocivas, la diabetes y la obesidad.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, CC BY-SA 4.0)
Infarto al corazón (miocardio)
Se produce cuando ocurre un bloqueo de la sangre que va al corazón, órganos y tejidos debido a la acumulación excesiva de grasa y colesterol que tapan las arterias. Un infarto crea presión y dolor en el pecho y los brazos, náuseas o indigestión, fatiga y mareos.
(Foto: https://www.scientificanimations.com/, Types of Stroke, CC BY-SA 4.0)
Derrames cerebrales
Ocurre cuando el suministro de sangre que llega al cerebro se detiene, se detiene el oxígeno y las células mueren. Sus síntomas son: dificultad para hablar, parálisis y problemas de movilidad; se deben atender rápido para evitar daños cerebrales y discapacidades permanentes.
Hipertensión
Cuanta más sangre bombea el corazón y mientras más estrechas son las arterias, mayor será la presión arterial. No hay síntomas específicos, pero un chequeo de rutina la puede detectar. Puede causar: infartos, derrames cerebrales, insuficiencias cardíacas y demencia.
Angina de pecho
Es un dolor y presión fuerte en el pecho que ocurre cuando se reduce el flujo sanguíneo al corazón por el exceso de grasa en las arterias. Esto es normal cuando se presenta al realizar un esfuerzo físico pero se vuelve preocupante cuando ocurre en reposo y dura varios minutos; de ser el caso, puede indicar el inicio de un ataque cardiaco.
Arritmia
Es un problema del ritmo cardíaco en el que el corazón puede latir muy rápido (taquicardia) o bradicardia (muy lento). Sus síntomas son: falta de aire, mareos, desmayos y dolor en el pecho. De no ser atendida con rapidez puede provocar un paro respiratorio o cardíaco y la muerte.
Insuficiencia cardíaca
El corazón es incapaz de bombear la cantidad necesaria de sangre para el correcto funcionamiento del cuerpo. Sus síntomas son: cansancio repentino, sensación de ahogo durante el reposo, tos seca y persistente y desmayos. La IC es la primera causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

Recuperados de un infarto con 20% menos riesgo de Parkinson

Para el estudio, los investigadores examinaron los registros sanitarios del Servicio Nacional de Salud danés y compararon el riesgo de enfermedad de Parkinson y de parkinsonismo secundario entre unos 182 mil pacientes que sufrieron un primer ataque al corazón entre 1995 y 2016 con una edad media de 71 años y una muestra de 62% hombres. 

También se llevaron a cabo más de 909 mil controles emparejados por edad, sexo y año de diagnóstico del ataque al corazón. Los resultados se ajustaron a una variedad de factores que se sabe que influyen en el riesgo de ataque cardíaco o de enfermedad de Parkinson.

A lo largo de un seguimiento continuo de 21 años y tras ajustar una amplia gama de posibles factores de confusión, el análisis descubrió que, en comparación con el grupo de control había un 20% menos de riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson entre las personas que habían sufrido un ataque al corazón; y un 28% menos de riesgo de parkinsonismo secundario entre los que tuvieron un ataque al corazón.

Sundbøll comentó sobre las indagaciones que los nuevos datos son importantes porque muestran a los doctores que tratan a los pacientes con infarto al corazón que la rehabilitación cardíaca debe centrarse en la prevención del accidente cerebrovascular isquémico, la demencia vascular. la insuficiencia cardíaca y otras enfermedades cardiovasculares, ya que el riesgo de Parkinson parece disminuir en estos pacientes, en comparación con la población general. 

(Foto: Unsplash)

¿Fumar disminuye el riesgo de Parkinson?

El infarto al miocardio y la enfermedad de Parkinson comparten ciertos factores de riesgo, encontrando un mayor riesgo entre los hombres mayores y un menor riesgo entre las personas que beben más café y son más activas físicamente. 

Sin embargo, comentan en el estudio, algunos factores de riesgo para un ataque al corazón, como el tabaquismo, el colesterol alto, la hipertensión y la diabetes de tipo 2 están asociados con un menor riesgo de la enfermedad de Parkinson.

En general, un mayor número de pacientes que han sufrido un infarto al corazón fuman y tienen el colesterol elevado, lo que podría explicar el riesgo ligeramente reducido de padecer la enfermedad de Parkinson entre los supervivientes de un ataque al corazón.

"Hay muy pocas enfermedades en este mundo en las que fumar disminuye el riesgo: la enfermedad de Parkinson es una, y la colitis ulcerosa es otra. Fumar aumenta el riesgo de las enfermedades más comunes, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las pulmonares, y definitivamente no es bueno para la salud", señaló Sundbøll.

Sobre las limitaciones del estudio, existen dos principales. La primera es que no había suficiente información sobre el tabaquismo y los niveles altos de colesterol entre los participantes y la segunda es que la población del estudio era mayoritariamente de raza/etnia blanca, según Sundbøll, por lo que los resultados pueden no ser generalizables a personas de diversos grupos raciales o étnicos.

(Foto: Unsplash)

¿Cuáles son  los síntomas del infarto al corazón?

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social, el ataque al corazón, ataque cardiaco, paro cardiaco o infarto, se manifiesta cuando se obstruye el flujo de sangre al corazón y si no se restablece rápidamente, el músculo cardíaco comienza a morir.

Síntomas como dolor intenso en el pecho, sudoración y náuseas, pueden aparecer antes de un ataque cardíaco y requieren atención médica urgente. En México, las enfermedades isquémicas del corazón representan la primera causa de mortalidad.

Sigue leyendo: 

Con información de: American Heart Association, IMSS