¿Se puede crear un virus? De acuerdo con medios británicos, los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes (NEIDL) de la Universidad de Boston crearon “una nueva cepa letal de coronavirus” que tiene un 80% de mortalidad.

En palabras del portal británico Daily Mail, los especialistas de la Universidad de Boston desarrollaron “un virus híbrido, combinando la variante ómicron con la cepa original de Wuhan que mató a un 80% de los ratones en un estudio”.

Sin embargo, fue la universidad estadounidense la que desmintió todo y dijo que su intención era otra totalmente diferente y que se tergiversaron las cosas sobre la creación de virus.

¿Coronavirus fue creado en un laboratorio? Lo que se sabe sobre la creación de virus

La Universidad de Boston explica en su comunicado sobre la creación de virus que la investigación hizo que el microorganismo fuera menos peligroso y fue aprobada por el Comité Institucional de Bioseguridad y la Comisión de Salud Pública de Boston, por lo que el mensaje planteado por los medios británicos era “falsa e inexacta”.

El director del NEIDL, Ronald Corley, explicó que la investigación sobre creación de virus se propuso analizar las proteínas de punta en la variante SARS-CoV-2 ómicron (BA.1), pues ellos, como especialistas, se encontraban interesados en comparar la variante con la cepa del virus original y querían averiguar si el virus era realmente menos virulento.

“El estudio no es de ganancia de función, por lo que no amplificó la cepa del virus SARS-CoV-2 del estado de Washington ni la hizo más letal. De hecho, se hizo que la replicación del virus fuera menos peligrosa”, apunta la institución educativa.

¿Los virus pueden ser creados?

De acuerdo con el journal Science, una de las finalidades de los desarrolladores de las vacunas es generar cepas de patógenos que sean más atenuadas o menos virulentas. Por ello, los expertos manipulan el material genético del virus.

Comprendiendo cómo funcionan los virus, los científicos están preparados para la aparición de otras variantes.

“Si surge una nueva cepa de influenza virulenta, podemos aislar los genes, cambiarlos o sustituirlos en las cepas de vacunas que se tienen, y casi inmediatamente podemos producir una nueva vacuna", destaca el virólogo de la Universidad Northwestern en Evanston, Andrew Pekosz.

En el caso de la variante “creada” por la Universidad de Boston, Corley explica que no generaron nada malo, pues el modelo animal utilizado para la creación de virus fue un tipo particular de roedor que es altamente susceptible, y se pudo ver que del 80% al 100% de los ratones infectados perecieron.

“Ese 80% es a lo que se aferraron los informes de los medios, tergiversando el estudio y sus objetivos”, lamenta Corley.