En Reino Unido se reportaron tres casos de Fiebre de Lassa, de los cuales uno de ellos culminó en la muerte del paciente, de acuerdo con la Agencia Ejecutiva para la Salud y Seguridad de dicho país.

El informe de la organización señala que están buscando a personas que hayan tenido contacto con estos tres enfermos, previo a la confirmación de su contagio por fiebre de Lassa, esto con la finalidad de brindarles apoyo y prevención acordes a la amenaza. También aclara que el riesgo al resto del público es mínimo.

(Foto: Pexels)

Se confirma la primera muerte por fiebre de Lassa en Reino Unido

El vocero de Bedfordshire Hospitals NHS Foundation Trust dijo que confirmaba la lamentable muerte de un paciente en su nosocomio que resultó positivo a la fiebre de Lassa. También envió condolencias a su familia en este difícil momento y reiteró su apoyo tanto para ellos como para su personal de trabajo. Finalmente aseguró que están trabajando en colaboración con la Agencia Ejecutiva para la Salud y Seguridad de su país para realizar un sólido ejercicio de rastreo de contactos.

Por otra parte, la doctora Susan Hopkins, quien trabaja en la Agencia Ejecutiva para la Salud y Seguridad, dijo: “Los casos de fiebre de Lassa son raros en Reino Unido y no se propaga fácilmente entre personas, por lo que el riesgo para el público es muy bajo.

También reiteró que estaban contactando a las personas que hayan estado cerca de los pacientes antes de la confirmación de su infección, esto con el propósito de otorgar evaluación, asesoramiento y apoyo adecuados.

Las autoridades aseguraron que a pesar de que ocurrió la primera muerte por fiebre de Lassa en Reino Unido, no hay riesgo para el público en general, sin embargo, recomendaron acudir al médico en caso de experimentar síntomas.

(Foto: Pexels)

La fiebre de Lassa se descubrió en 1969 en Nigeria cuando dos enfermeras misioneras fallecieron por su causa. Lassa es el nombre de la ciudad de Nigeria donde ocurrieron los primeros casos. El virus también se ha detectado en Sierra León, Liberia y Guinea con alrededor de 300 mil casos al año y aproximadamente 5 mil muertes.

El huésped primario del virus es un roedor llamado Mastomys natalensis o rata común africana. Una vez infectado el animal, excreta la fiebre de Lassa por la orina durante un periodo indefinido de tiempo, incluso por el resto de su vida. El humano se contagia mediante la inhalación o ingestión de este fluido. Los síntomas comienzan entre 1 y 3 semanas posteriores al contagio. La mayoría de las infecciones por fiebre de Lassa presenta síntomas leves como dolor de cabeza, malestar, cansancio y fiebre ligera. En contraste, 20% de los enfermos pueden experimentar hemorragia, vómito, dolor de pecho, espalda y abdomen y shock.

También se han presentado problemas neurológicos como encefalitis o sordera. Se puede suscitar la muerte debido a la falla múltiple de órganos.

Sigue leyendo: 

Con información de: CDC y Euro weekly news