De acuerdo con especialistas de la Universidad de Cambridge, los dos metros que se implementaron como sana distancia covid no funcionan en realidad por sí solos, pues más que una medida concreta de seguridad, fue un número seleccionado de un ‘continuo de riesgo’.

¿Cómo nos podemos proteger, entonces, del coronavirus? Esto es lo que dicen los expertos.

Si la sana distancia covid no es efectiva por sí sola, ¿Qué pueden hacer las personas?

Los investigadores de Cambridge señalan que cuando no se usan cubrebocas, no importa si la distancia entre personas es de 1 o 2 metros, pues el infectado puede contagiar al sano incluso si ambos se encuentran al aire libre.

Sus hallazgos fueron publicados en el journal ‘Physics of Fluids’ y los científicos apuntan que se deben recordar las medidas de contagio de covid: toser, estornudar y hablar, pues, aunque la turbulencia se reduce lejos del emisor, da como resultado grandes variaciones en la distribución en el espacio de las gotas.

En sus palabras, las toses de cada persona varían mucho y la sana distancia covid que se considera segura podría haber sido establecida entre uno y tres o más metros, dependiendo de la tolerancia al riesgo que presenten las diferentes autoridades sanitarias.

“Cada vez que tenemos tos y tosemos, somos capaces de emitir una cantidad distinta de líquido, por lo que una persona que está infectada podría estar emitiendo una gran cantidad de partículas virales o muy pocas, y debido a la turbulencia, estas se propagan de forma distinta con cada tos”, indicó el doctor y primer autor del estudio, Shrey Trivedi.

Los especialistas se preguntaron “¿si una persona tosiera y ‘sacara’ mil gotas, ¿cuántas llegarían a la otra persona que se encuentra en el mismo lugar y qué tamaño tendrían dichas gotículas en función del tiempo y el espacio?”.

Para contestar esta interrogante, usaron simulaciones con modelos computacionales que resolvieron las ecuaciones de flujo y dieron descripciones detalladas de la evaporación y el movimiento de las gotas.

“No existe un corte brusco una vez que las gotas se van más allá de los dos metros. Cuando una persona tose y no usa cubreboca, la mayoría de las partículas más grandes se depositarán sobre las superficies que se encuentren cercanas. Sin embargo, las más pequeñas, que son las que se quedan suspendidas en el aire, pueden extenderse con gran velocidad y mayor facilidad más allá de un metro o dos”, dice la Universidad de Cambridge.

De hecho, explican que la sana distancia covid es una regla fácil de recordar y tiene una gran eficacia, pero no es una medida de seguridad debido a la gran cantidad de variables que se asocian con un virus transmitido de manera aérea.

¿Significa esto que la sana distancia covid no sirve para nada? No, sí sirve, pero no basta con ponerse a dos metros de la otra persona. La gente, dicen los especialistas, debería guardar esa separación, vacunarse y seguir con las medidas preventivas (lavado de manos, uso de gel antibacterial…).

“Nuestra recomendación es que todos sigan con cubrebocas en espacios como oficinas, tiendas, aulas y otros espacios cerrados. Ya queremos ver la “espalda” de la emergencia sanitaria”, concluyó el profesor del Departamento de Ingeniería de Cambridge, Epaminondas Mastorakos.