Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Sabes en qué consiste la diabetes?

El diagnóstico oportuno permite controlar de manera eficaz los niveles de glucosa así como evitar complicaciones en el organismo.

RedacciónNov 11, 2012 
Tiempo de lectura: 6 mins.

Lo + leído

A la condición humana que no permite la producción suficiente de insulina para regular los niveles de azúcar en el organismo se le denomina diabetes. Y se trata de una enfermedad cuyo avance perjudica la manera como el cuerpo humano aprovecha los alimentos que consume. 
 
La insulina, producida por el páncreas, cumple con la función de ayudar a la glucosa a ingresar en las células encargadas de producir la energía. Sin embargo, cuando el flujo de insulina no es suficiente, ya sea de forma parcial o total, el organismo desarrolla esta enfermedad crónica que no distingue edades, sexos o grupos étnicos. 
 
Diseccionando la diabetes
Son tres las formas como se manifiesta la diabetes, denominadas:
 
Se inicia generalmente antes de los 20 años de edad, por causas genéticas, y debido a la destrucción de las células beta por parte del sistema inmunitario, el cual las desconoce y ataca, afectando la producción de insulina. 
 
Tratamiento: Las personas que padecen diabetes tipo 1 deben cumplir con una cuota regular de insulina, la cual es administrada por el mismo paciente, con la finalidad de regular los picos de glucosa, especialmente los que se presentan después de la ingesta de alimentos. 
 
El tratamiento para este tipo de diabetes debe ser integral, buscando principalmente mantener la glucosa en un nivel adecuado, previniendo complicaciones como hiperglucemia (cuando el azúcar en la sangre se eleva considerablemente) e hipoglucemia (cuando se produce un descenso peligroso de azúcar); además de evitar dificultades médicas como la afectación del organismo porretinopatía diabética, nefropatía diabética, infarto agudo del miocardio, o pie diabético. 
 
Este tipo de diabetes es el más común en México, y se desarrolla principalmente por la adopción de hábitos poco saludables como el sedentarismo, una dieta desequilibrada y el posterior desarrollo de obesidad y sobrepeso.
 
En este caso, además de los medicamentos prescritos por el médico especialista, los pacientes pueden tener un mejor control de la enfermedad revirtiendo los malos hábitos y complementando el tratamiento médico con ejercicio, una dieta saludable y la pérdida de kilos hasta llegar a su peso ideal. En algunos casos, a causa del avance de la enfermedad, los pacientes se ven en la necesidad de aplicar insulina como parte del tratamiento.
 
Como lo señala su nombre, este tipo de diabetes se presenta durante la etapa de gestación, esto es durante el embarazo, una etapa que requiere una mejor y mayor producción de insulina, además de que se presentan cambios metabólicos de acuerdo a las necesidades del feto en desarrollo. 
 
De acuerdo con las cifras manejadas por la Organización Mundial de la Salud, la diabetes gestacional afecta del 2 al 4% de los embarazos, y aún cuando en la mayoría de los casos ésta desaparece después del parto, el riesgo de que la madre vuelva a desarrollar la enfermedad posteriormente, es muy alto, además de elevar las posibilidades de que el niño, en un momento de su vida, pueda padecerla. 
 
Síntomas principales de la diabetes
De acuerdo con los especialistas, es importante que el paciente acuda con el médico para una revisión general, y un diagnóstico oportuno, si es el caso, para poder aplicar un tratamiento pertinente y eficaz, cuando se presenten los siguientes síntomas:
  • Sed desmedida
  • Aumento en las ganas de orinar
  • Mucha hambre
  • Cansancio y debilidad
  • Somnolencia
  • Baja de peso en un tiempo corto
  • Visión borrosa
  • Dolor de estómago
  • Náuseas y vómito
 
Factores de riesgo
Son muchos los componentes que pueden determinar el nivel de riesgo de una persona para el desarrollo de la diabetes, en algunos casos por cuestiones genéticas, y en otros a causa de los hábitos de vida así como elementos del medio ambiente en el que se desenvuelve la persona. 
  • Ser mayor de 45 años
  • Tener un índice de masa corporal (IMC) mayor a 25
  • Antecedentes familiares
  • Pertenecer a razas con factor genético propicio para la diabetes como la hispana, asiática y afroamericana
  • Sedentarismo
  • Presión alta
  • Colesterol y triglicéridos altos
Según cifras provistas por especialistas, el 50% de los pacientes que llegan por un diagnóstico ya tiene un nivel avanzado de la enfermedad, de ahí que las complicaciones posteriores puedan estar cerca. 
 
No obstante, uno de los aspectos más importantes para el paciente con diabetes es la propia responsabilidad de su salud, apegándose a su tratamiento y cumpliendo con los requerimientos dietéticos y de actividad física diseñados por el especialista que atiende su caso. 
 
De ahí que sea tan importante el diagnóstico oportuno, ya que de esa manera será posible reducir el riesgo de los daños colaterales y poder vivir una vida con toda normalidad, sin violar los requerimientos de su organismo. (Redacción SUMEDICO y con información de OMS y la Federación Internacional de Diabetes) 
 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda