¿Qué es y para qué sirve la acupuntura? La acupuntura es una práctica de la medicina tradicional china en la que se utiliza la punción de una o mas agujas en determinados puntos del cuerpo con el fin de aliviar dolencias y curar algunas enfermedades.

Según la Mayo Clinic, la acupuntura se usa con frecuencia para tratar el dolor y mejorar el bienestar físico y mental. Ésta practica de la medicina tradicional está fundamentada como una técnica para equilibrar el flujo de energía llamado chi que, según la creencia china, fluye a través de canales en el cuerpo, mismos en los que se insertan las agujas para reequilibrarlo. En la medicina occidental, la acupuntura es vista como una forma de estimular nervios, músculos y tejidos conectivos para, a su vez, estimular los analgésicos naturales del cuerpo.

¿Qué se puede curar con la acupuntura? Se utiliza frecuentemente para curar molestias asociadas a distintas enfermedades como: náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia, dolor en los dientes, dolor de cabeza, dolores de parto, dolores de espalda, dolor de cuello, osteoartritis, dolores menstruales y algunos trastornos respiratorios. 

(Foto: Pixabay)

 ¿Realmente funciona la acupuntura?

A pesar de las creencias orientales y occidentales de la práctica de la acupuntura, la ciencia detrás de esa forma de medicina tradicional continúa sin ser estudiada a profundidad. Por esa razón, un equipo de investigadores de la Harvard Medical School, dirigido por neurocientíficos decidieron estudiar la neuroanatomía de la punción de agujas que activa señalizaciones específicas en el organismo.

En el estudio realizado en ratones y que fue publicado en octubre pasado en la revista Nature, el equipo de Harvard identificó un conjunto de neuronas que deben estar presentes para que la acupuntura desencadene una respuesta antiinflamatoria a través de esta vía de señalización.

Otro hallazgo importante fue que dichas neuronas sólo se producen en una zona específica de la región de la extremidades inferiores, lo cual significa que la acupuntura no funciona en el abdomen, pero sí en las piernas. Otra pregunta de investigación del estudio fue averiguar cuál era la base neuroanatómica para seleccionar determinados puntos de punción.

Te puede interesar: 

 

(Foto: Pixabay)

¿Acupuntura para covid-19?

El estudio también se centró en la llamada "tormenta de citoquinas", que se refiere a la rápida liberación de grandes cantidades de citoquinas que provoca una inflamación sistémica grave derivada de enfermedades como el covid-19, el cáncer o la sepsis.

La liberación de citoquinas es una respuesta inmunitaria del cuerpo ante enfermedades específicas, pero es un problema médico porque provoca un riesgo de muerte en un 15 a 30% ya que faltan medicinas para tratar la "tormenta de citoquinas".

Aquí es donde entra la importancia de la acupuntura, ya que, como se explicó con anterioridad, sirve como un tratamiento antiinflamatorio. En un estudio del 2014, investigadores informaron que la electroacupuntura, una versión modernizada de la práctica antigua que utiliza la estimulación eléctrica , había sido capaz de reducir la "tormenta de citoquinas" en ratones mediante la activación de la glándula suprarrenal para la liberación de dopamina.

(Foto: Pixabay)

Y un estudio de 2020 descubrió que tal efecto de la electroacupuntura solo funcionaba en la región inferior del cuerpo, o sea que era eficaz cuando la punción se administraba en los glúteos, muslos, rodillas y las piernas pero no se producía ningún efecto cuando era aplicada en la región abdominal. 

El futuro de la electroacupuntura

Después de estudiar la distribución y respuesta de las neuronas en la zona inferior del cuerpo, los investigadores del estudio concluyen que se podrá predecir casi con exactitud en qué parte del cuerpo será efectiva la estimulación de la electroacupuntura y en dónde no y que dichos resultados constituyen la primera explicación concreta y neuroanatómica de la selectividad y especificidad de la acupuntura

El próximo paso será hacer un ensayo clínico de la electroacupuntura en humanos con inflamación causada por enfermedades como el covid-19, la artritis, el síndrome inflamatorio intestinal o la inflamación causada por las terapias contra el cáncer. 

SIGUE LEYENDO: 

Con información de: Harvard Medical School