En Yucatán está circulando una variante que, por su facilidad para escapar la protección otorgada por las vacunas, fue nombrada “Xibalbá”, en referencia al inframundo maya. Dicha variante tiene el nombre científico de BW.1 y existe una gran posibilidad de que pueda incrementar la cantidad de casos en el mundo.

La Secretaría de Salud informó que al 7 de noviembre se tenían 98 secuencias registradas. El 44% eran subvariante de ómicron BA.5, el 27% otras variantes ómicron, el 18% pertenecían a BW.1 (Xibalbá), el 6% a BQ.1 y el 5% a BA.4.6.

Cabe resaltar que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) informó un incremento de BW.1 desde la primera semana de octubre.

¿Qué se sabe de la variante Xibalbá?

Una investigación publicada en Research Square se menciona que “Xibalbá” (o BW.1) parece haber aparecido en la península de Yucatán en algún momento alrededor de julio de 2022 cuando se estaba dando la quinta ola de covid-19.

Los autores de este estudio indican que el surgimiento de Xibalbá se dio de manera explosiva y esto puede explicarse por mutaciones de escape importantes que también se han podido ver en la variante BQ.1, que es uno de los linajes de más rápido crecimiento hasta la fecha.

“Hasta el 75% de los genomas secuenciados por semana en la región han sido identificados como BW.1”, escriben los especialistas, quienes realizaron un alineamiento de todos los genomas de BW.1 y su variante parental BA.5.6.2 para descubrir sus mutaciones.

Dentro de sus hallazgos, los expertos identificaron que el genoma de BW.1 deriva de las secuencias mexicanas BA.5.6.2 y un par de sustituciones sinónimas rastreables respaldan su origen mexicano, mientras que otras dos son específicas de BW.1:

  • S:N460K
  • ORF1a:V627I

“Se ha reportado que las mutaciones encontradas en el dominio de unión al receptor, S:K444T, S:L452R, S:N460K y S:F486V, en BW.1 o Xibalbá son de gran importancia para el escape inmunitario y se trata de mutaciones clave en el linaje BQ.1", concluyen.