Mucho se habla de las historias de las personas que padecen enfermedades, pero cuando eres médico y no puedes salvar a alguien, te marca y se te queda la “espina”. Así sucede con la Leucemia Linfocítica Crónica, un cáncer para el que hace 10 años no se tenían las “armas” que se tienen hoy.

El especialista en hematología por la Universidad autónoma de Nuevo León, Adrián Ceballos, lleva toda una carrera estudiando y tratando este tipo de cáncer, pero a pesar de su experiencia y los avances, hubo un punto en el que, por más que quiso y lo intentó, no pudo salvar a uno de sus pacientes.

“Me marcó porque yo sabía que estaban en desarrollo estas nuevas moléculas que se usan hoy contra la Leucemia Linfocítica Crónica, pero no podía dárselas porque no tenía acceso a ellas”, lamenta el especialista.

Me hubiera gustado que el paciente viviera hoy, porque siento que le tocó la época equivocada y en estos momentos, con los avances que se tienen, lo podíamos haber salvado


Leucemia Linfocítica Crónica: “los pacientes no dan mucha importancia a los síntomas”

El doctor Ceballos apunta que la Leucemia Linfocítica Crónica es un padecimiento que al principio puede pasar como asintomático, pues solo se ven elevaciones en los linfocitos, pero cuando empieza a dar síntomas, se comienzan a ver señales como:

  • Pérdida de peso
  • Sudoraciones en la noche
  • Crecimiento del hígado
  • Crecimiento de bazo
  • Infecciones recurrentes en el pulmón
  • Fatiga
  • Anemia
  • Plaquetas bajas

En el mundo, la Leucemia Linfocítica Crónica es la más común de las leucemias “grandes” (aguda, crónica, mieloide y linfoide).

“En Europa y Estados Unidos, la Leucemia Linfocítica Crónica es la más común que hay. En México, al contrario, es la menos frecuente de los cuatro grandes. Hay publicaciones en donde parece que la raza latina tiene menos probabilidad de desarrollar esta enfermedad”, apunta.

Por lo mismo de que no es tan frecuente, los datos de personas que tienen Leucemia Linfocítica Crónica en el país son un poco limitados.

Para aprender más de...Cuidado, éstas son las 8 enfermedades más difíciles de diagnosticar

1- Enfermedad celíaca
Según Web MD, es una enfermedad autoinmune que hace que el cuerpo ataque al tracto digestivo cuando se come gluten. Debido a que tiene síntomas muy diversos, su diagnóstico se dificulta por confundirlo con otras afecciones. La mayoría de las veces provoca diarrea, fatiga y pérdida de peso, pero también puedes tener dolores en las articulaciones, sarpullidos, dolores de cabeza, depresión y convulsiones.
2- Hipertiroidismo e hipotiroidismo
Son enfermedades en las que se produce un exceso o una reducción de la hormona tiroxina. Los síntomas incluyen nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, pérdida de peso, taquicardia, exceso de sudoración, cansancio o flojera, sensibilidad al frío o calor, adelgazamiento del cabello y cambios intestinales, explica Web MD.
3- Apnea del sueño
Web MD dice que es un trastorno del sueño en el que la respiración se detiene y comienza varias veces durante el descanso. Puede ocasionar irritabilidad, confusión, boca seca, dolor de garganta y dolor de cabeza, aunque eso también puede ser síntoma de una gripe u otras afecciones. El diagnóstico de la enfermedad consiste en un estudio del sueño.
4- Enfermedad de Lyme
Ocurre cuando una garrapata te infecta con una determinada bacteria a través de una picadura. La erupción en forma de ojo de buey es un signo de que has sido infectado, pero no siempre aparece. Y aunque tengas dolor de cabeza, dolor en las articulaciones y mareos, éstos pueden estar causados por muchas cosas. Los signos de la enfermedad pueden no aparecer en un análisis de sangre hasta tiempo después, según Web MD.
5- Fibromialgia
Es una enfermedad que causa dolor crónico y sensibilidad. No hay prueba de diagnóstico para la fibromialgia, así que se tienen que hacer estudios que descarten otras enfermedades. También causa problemas de sueño y confusión, síntomas que también se dan en la depresión y la ansiedad, de acuerdo con Web MD.
6- Lupus
En esta enfermedad el sistema inmune ataca los tejidos y las articulaciones. Al igual que otras enfermedades, causa cansancio y dolor en todo el cuerpo. Tiene un sarpullido característico que puede indicar la enfermedad pero no siempre se presenta en todas las personas. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer, según Web MD.
7- Esclerosis múltiple
Web MD explica que esta enfermedad hace que el sistema inmunológico ataque las cubiertas de ciertas terminaciones nerviosas. Esto dificulta que el cerebro le diga a su cuerpo lo que tiene que hacer. Puede causar cansancio, problemas de visión, debilidad, mareos, depresión y otros síntomas que podrían sugerir una serie de condiciones. No hay ninguna prueba que, por sí sola, pueda confirmar que se tiene EM.
8- Síndrome de ovario poliquístico
Los doctores pocas veces coinciden en los síntomas. Pero en los que sí destacan quistes en uno o ambos ovarios, ausencia de períodos menstruales, signos de niveles elevados de andrógenos, como crecimiento extra del vello o acné. Se tienen que hacer otros estudios para descartar otras enfermedades, dice Web MD.

“Dependiendo de la etiología de la enfermedad, es el tiempo que vivirá un paciente con Leucemia Linfocítica Crónica sin tratamiento. Alrededor del 50% de las personas que tiene una mutación de buen pronóstico, pueden durar 2 o 3 años con los síntomas sin complicaciones muy graves”, indica.

Hace casi 9 años, el doctor Ceballos atendió a un paciente con esta anomalía crónica y cuando él lo atendió la persona ya había recibido quimioterapia. Sin embargo, la enfermedad regresó de manera muy agresiva.

“En estos tipos de pacientes, la quimioterapia es como agitar el avispero. Trajo medicamentos importados de Gran Bretaña y estuvo de 3 a 6 meses bien, pero luego volvió a arrancar la enfermedad. Yo sabía que estaban en desarrollo estas nuevas moléculas y eso me marcó mucho porque no podía dárselas”, lamenta el experto.

¿Cómo se detecta y trata la Leucemia Linfocítica Crónica?

Para la Leucemia Linfocítica Crónica no es tan difícil hacer una sospecha diagnóstica, menciona el experto para SuMédico.com, pues ya que tienen la biometría hemática se puede ver la elevación de los linfocitos. Para tipificarla, se llevan estudios llamados inmunofenotipos, donde se ve que sea este padecimiento u otra enfermedad que simule los síntomas.

“El tratamiento varía de un tipo a otro de linfoma. Para un médico en general, ver el incremento de los linfocitos probablemente hará que derive al paciente a hematología y de ahí pedimos los estudios correspondientes. Actualmente también podemos pedir la parte genómica”, detalla el doctor Ceballos.

Desafortunadamente, aunque se tiene un curso de acción, las personas y en algunos casos los médicos, no llegan a pensar mucho en la Leucemia Linfocítica Crónica y se puede retrasar el diagnóstico.

“En el sistema de salud, en temas de referencia y contra referencia, el procedimiento puede llegar a ser tardado. Es atrasar el tiempo para el diagnóstico del paciente. En general, aunque hay un porcentaje que sí se comporta de manera agresiva, se puede tratar de buena manera”, detalla.

Tenemos que apuntar los tratamientos al paciente y en esta era de nuevos medicamentos tenemos armas terapéuticas para poder ajustarlo y dar un buen tratamiento