Un parásito llamado Toxoplasma gondii está asustando a los especialistas y no porque provoque una enfermedad o cause la muerte inmediatamente de los afectados, sino porque es conocido por su capacidad de manipular a sus presas.

¿Qué harías si no pudieras controlar tu cuerpo a voluntad? ¿Tendrías miedo si fueras la marioneta de un microorganismo?

Toxoplasma gondii: el parásito que convierte en marioneta a quien infecta

De acuerdo con una publicación en el journal Frontiers, el Toxoplasma gondii puede modificar el comportamiento de ratones infectados y hacer que pierdan el miedo a ser devorados por los gatos.

“Cuando los cerebros de los roedores están infectados con Toxoplasma gondii, pierden el miedo a los gatos y pueden mirarlos fácilmente a la cara. Esto se da porque, una vez que el parásito se encuentra dentro del cerebro, puede interrumpir la comunicación de las células cerebrales en la amígdala”, escriben los autores de este artículo.

La amígdala es responsable del procesamiento de la memoria, las respuestas emocionales y la toma de decisiones.

¿Puede afectarnos Toxoplasma gondii?

Seguramente mientras lees este artículo ya lo hayas respirado y pasado el Toxoplasma gondii a otros sin que te des cuenta. Terrorífico, ¿no?

Mayo Clinic informa que cuando una persona está infectada con Toxoplasma gondii, que es uno de los parásitos más comunes del planeta, puede presentar toxoplasmosis, que es un padecimiento derivado de la infección.

Dicha infección suele ser contraída al ingerir carne contaminada que se encuentra mal cocida, con una exposición a heces de gato infectadas o por medio de la transmisión madre-hijo durante el embarazo.

La toxoplasmosis puede causar síntomas parecidos a los de la influenza en algunas personas, pero la mayoría de individuos no presentan síntomas ni signos. Eso sí, si eres mamá embarazada o una persona con sistema inmune debilitado, el Toxoplasma gondii puede causarte problemas severos de salud.

¿Cuáles son los síntomas del Toxoplasma gondii?

Mayo Clinic apunta que los síntomas del Toxoplasma gondii incluyen:

  • Dolores corporales
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Cansancio

Si la persona tiene VIH o un sistema inmune debilitado, la infección por Toxoplasma gondii también puede provocar:

  • Desorientación
  • Mala coordinación
  • Convulsiones
  • Problemas en los pulmones
  • Visión borrosa

La Clínica Mayo advierte que cualquier persona puede contagiarse de toxoplasmosis, pues el parásito está presente en todo el planeta.