Lian Eduardo solía estar menos activo que sus amigos. A diferencia de los demás menores, cuando hacía actividades propias de su edad, padecía un dolor de huesos tan intenso que no le permitía abandonar su habitación. Su vida de infante normal no podía ser y, a sus 5 años, el lugar más frecuentado no era el parque o la canchita… era su cama.

Victoria, su abuelita, recuerda que antes del trasplante de médula ósea el pequeño se la pasaba en el hospital casi todos los días y su futuro estaba en riesgo. Le hicieron la operación y le dieron un presente que muchas veces no se valora: el regalo de la vida.

¿Confiarías en otra persona si tu vida dependiera de ello?

El trasplante de médula ósea puede salvar vidas, pero, como no es tan publicitado, tiene muchos mitos alrededor. En este procedimiento se reemplazan células madre que están enfermas por otras que son sanas, proporcionadas por un donante.

El doctor y director de Be The Match México, Juan Antonio Flores, explica que uno de los mitos es que la operación es muy tardada y otro es el miedo, pues la gente escucha la palabra “trasplante” y se imagina una situación donde el afectado será anestesiado y operado como en los procedimientos quirúrgicos mayores

La médula ósea es definida por Sanitas como un tejido que se encuentra en el interior de los huesos y que desempeña un papel muy importante en la producción de los componentes de la sangre y de células fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema inmune.

Para realizar el trasplante de médula ósea, la confianza es fundamental: los expertos tienen una base de datos con muestras de médulas óseas y toman un poco de la persona afectada. Después, analizan la compatibilidad de todos los donantes y una vez que encuentran al indicado, se ponen en contacto con todas las partes.

En muchas ocasiones el donante no es un familiar y la confianza en alguien desconocido se vuelve la diferencia entre una vida más normal y durar lo que se pueda con el padecimiento.

“Los médicos buscan un donante de médula ósea que coincida con el tipo de tejido de su paciente, específicamente con el tipo de tejido del antígeno leucocitario humano (HLA). Cuanto más cercana sea la coincidencia entre los marcadores HLA del paciente y los del donante, mejor para el paciente”, indica BeTheMatch.

Solo en 2021 se realizaron 128 trasplantes de médula ósea en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), detalla el doctor y coordinador de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, Pedro Paz Solís.

Para ver si era un procedimiento muy invasivo como se piensa, Victoria decidió informarse sobre el trasplante de médula ósea y vio que no era así.

Victoria no especificó la enfermedad padecida por Lian, pero la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos explica que el trasplante de médula ósea es usado para el tratamiento de ciertas enfermedades como:

  • Leucemia
  • Enfermedades graves de la sangre como las talasemias, anemia aplásica y anemia falciforme
  • Mieloma múltiple
  • Ciertas enfermedades inmunitarias

¿Que mi pequeño reciba algo de una persona? No lo sé…

El trasplante de médula ósea le iba a salvar la vida a Lian y su familia tenía esperanza de verlo mejor, pero no esperaban que el precio fuera tan alto.

“Fue una sorpresa, sobre todo cuando nos comunicaron la cantidad que debíamos juntar. Es una situación difícil, pero empecé a investigar todo lo que pude sobre la operación y me di cuenta de que no era un procedimiento quirúrgico como tal, sino como cuando le ponen suero a los niños”, relata Victoria.

Ella admite que al principio les daba miedo porque en la familia no conocían lo que implicaba el trasplante de médula ósea, aunque admite que ver el buen trato de los médicos hacia Lian les reconfortó bastante.

“Estaban pendientes de él día y noche, también nos dieron un número de emergencia para que marcáramos si llegaba a pasar algo”, indica Victoria.

“Cuando se me acercaron creí que era broma”

Aarón no participó en el caso de Lian , pero fue donador de médula ósea y recuerda que no le dio tanta importancia a BeTheMatch cuando se le acercaron, pues por su cabeza pasó que se trataba de una broma.

Cuando le plantearon todo el proyecto y lo que implicaba ser donador de médula ósea, creyó que era “muy bonito para ser verdad”.

“Para aquel entonces fue en un salón de clases donde nos hicieron la petición y todos se sumaron… yo también. Tenía la creencia de que el trasplante de médula ósea no era cierta, pero cuando me llamaron y me explicaron todo, vi que era más real de lo que creía”, relata para SuMédico.

En sus palabras, tardaron dos años después de la prueba de saliva para buscarlo, pero le llegaban correos con actualizaciones sobre la información que había proporcionado.

“Al segundo año me llegó un correo donde decía que había sido seleccionado y no le hice caso porque pensé que era uno más de actualización. Me llamaron y pensé ‘¡rayos!’. Esa llamada me hizo comprender que es real y más común de lo que se piensa. Es algo muy padre, la verdad”, detalla.

Primero le llamaron para comunicarle el proceso del trasplante de médula ósea y los tiempos contemplados; después, le dijeron que si se sentía cómodo con todo lo que le habían dicho, que procedían.

Aarón dijo que sí y le pidieron una evaluación médica, solicitaron que fuera a un chequeo general y pasaron a los análisis de sangre.

“Cuando empezaron a sacarme sangre y vi que me pedían aproximadamente 20 tubitos me saqué de onda. La verdad titubeé, pero dije ‘ya estoy aquí’ y continué con el proceso del trasplante de médula ósea porque ya no me iba a salir”, recuerda.

Foto de Aarón: BeTheMatch

Lian se nos puso mal porque la sangre tenía bacterias, pero hoy está vivo y bien”

Victoria indica que Lian se puso mal porque la sangre no estaba tan limpia y tenia un virus y una bacteria. Su salud empeoraba y para estabilizarlo necesitó infusiones sanguíneas y medicamentos de alto costo monetario.

Primero le dio diarrea y después pasó sangre en las heces debido al citomegalovirus que tuvo.

“Le afectó muchísimo: dejó de comer y tenía un dolor de panza que hizo que se pusiera mal. Pasando el proceso del trasplante de médula ósea y de 40 días en el hospital, Lian se fue recuperando poco a poco”, cuenta Victoria.

Hoy, Lian tiene 272 días del trasplante de médula ósea y empezó a ir a la escuela. Tiene vacunas como la del covid-19 y el permiso de asistir al colegio. Su familia, que antes se preocupaba por verlo incapaz de moverse, está tranquila y él vive una vida normal gracias al trasplante de médula ósea.

“No tengan miedo del procedimiento. La idea de salvar a un niño mediante el trasplante de médula ósea debe ser suficiente para actuar. Para ustedes es un pequeño desconocido, pero es el hijo de alguien. Estaría muy bien que lo hicieran porque le darían muchas oportunidades a los pequeños de vivir una vida. Lian  ahorita está bien gracias a las personas donadoras y es algo que agradezco muchísimo”, concluye Victoria.