El asma no solo puede causar pérdida en calidad de vida, sino que también puede llegar a terminar con ella. El control de la enfermedad es posible, pero generalmente los médicos suelen minimizar las molestias de sus pacientes.

Durante el evento “Nuevos enfoques para el control del asma moderada”, el profesor de farmacología clínica y medicina respiratoria en la Universidad de Manchester, Dave Singh, habló sobre el tamaño del problema del asma y la iniciativa GINA, que le da opciones a las personas para que reciban su tratamiento.

1,150 decesos se registran a diario por asma

Asma: padecimiento que se encuentra en el top 30 de enfermedades discapacitantes

De acuerdo con The Global Asthma Report 2018, a nivel mundial, el asma se encuentra en el top 30 de afecciones discapacitantes:

  • #16 entre las principales causas de años vividos con discapacidad
  • #23 entre las principales causas de muerte prematura
  • #28 entre las principales causas de años de vida ajustados por discapacidad

60% de pacientes con asma considera tener bien controlada la enfermedad: solo 8% cumple efectivamente con los criterios de control


El doctor Singh resalta que uno de los problemas es que se trata de una afección subdiagnosticada, con síntomas que se confunden con enfermedades respiratorias. Por ello, se desarrolló la iniciativa GINA, que son guías de tratamiento para los afectados.

Una de las ventajas de esta nueva aproximación para el asma moderada es que las guías aceptan que la gente no suele tomar sus medicamentos de manera adecuada y que suelen tener distintos niveles de adherencia al tratamiento.

60% de pacientes con asma considera tener bien controlado el asma: solo 8% cumple efectivamente con los criterios de asma controlada

Covid-19 favoreció la toma de medicamentos:

La pandemia afectó a las personas con el coronavirus, ya que provocó menor acceso a los doctores y un menor diagnóstico de asma. Sin embargo, también tuvo un lado positivo.

“La gente tenía miedo y tomaba sus medicamentos, se quedaba en sus casas. Para las personas afectadas con asma y coronavirus, los resultados fueron distintos, ya que son dos virus diferentes”, explicó el también presidente del grupo de farmacología de vías respiratorias de la Sociedad Europea Respiratoria.

Pero también generó una dependencia:

Aunque las tasas de mortalidad se han reducido, todavía se dan fallecimientos por asma, en cuyo manejo se puede ver una dependencia excesiva de medicamentos de alivio, en lugar del uso de medicamentos preventivos para el manejo apropiado del padecimiento, explicó el doctor Singh. Por eso se desarrolló la iniciativa GINA.

GINA dice que las personas pueden escoger si tener una dosis flexible o la terapia de mantenimiento fija, enseñándole a los pacientes a que se adapten al tratamiento.

“Lo que se sabe es que mientras más grande sea el tamaño de la muestra, más confiable es la información. Los beneficios tienen que ser claros y las complicaciones las menos posibles”, apunta el Miembro del Comité Científico de la Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD).

  • Investigaciones clínicas han revelado que los regímenes de dosificación fija de mantenimiento, frente a la dosificación intermitente por razón necesaria, demuestran mejores efectos broncoprotectores (protectores de bronquios) para la gente que vive con asma moderada:
  • Los esteroides inhalados de acción prolongada, como propionato de fluticasona y furoato de fluticasona, tienen una eficacia más constante y un mejor índice terapéutico en comparación con los esteroides inhalados de acción corta, como budesonida, en todos los escenarios de dosificación de los pacientes. 
  • El furoato de fluticasona da una mayor duración de la broncoprotección frente a budesonida (95% de las veces vs. 60.6%) mientras que el propionato de fluticasona fue más elevado o parecido a la budesonida (78.3% de las veces vs. 60.6%), aun en los casos en que hay un menor apego al tratamiento.
  • La dosificación fija de mantenimiento con regímenes de corticosteroides inhalados (como salmeterol y propionato de fluticasona) ofrece eficacia óptima en el control del asma y menos eventos adversos, en comparación con los tratamientos de dosificación flexible con terapia de mantenimiento y rescate, que se encuentran basados en formoterol y budesónida.
  • Con una adherencia al régimen de tratamiento de entre 85% y 100%, los corticosteroides inhalados y/o agonistas beta de acción prolongada otorgan una mejor broncoprotección de las vías respiratorias en gente con asma moderada y de moderada a severa.

“Es importante tener una alta adherencia a los tratamientos de dosificación fija de mantenimiento, que ofrecen en la actualidad una buena calidad de vida con poca interrupción de sus actividades diarias a los pacientes que tienen asma moderada”, mencionaron los especialistas.

“La gente tiene miedo a los esteroides usados para tratar asma

El tener la palabra “esteroides” en el tratamiento es contraproducente, pero las personas deben tratarse y deben ser tratadas, señala el especialista en neumología y Alta especialidad en endoscopía torácica, Marco Polo Macías.

Al ser cuestionado por SuMédico.com sobre este temor, el experto detalló que la gente se espanta cuando escucha que su asma será tratada con esteroides.

“Lo escuchan y piensan que se les administrarán anabólicos. Se trata de uno de los mitos que deben ser cambiados y que tenemos que erradicar”, menciona.

El National Health Service del Reino Unido (NHS) informa que actualmente el asma no tiene cura, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas para llevar una vida normal y activa.

Uno de estos tratamientos son las tabletas de esteroides, que según el NHS suelen ser usadas si otros medicamentos no sirven o ayudan a controlar los síntomas. Este tratamiento puede ser usado de dos maneras:

  • Como tratamiento inmediato cuando se tiene un ataque de asma
  • Diario como tratamiento a largo plazo para prevenir los síntomas; generalmente, esto solo se necesita si la persona padece asma muy grave y los inhaladores no controlan sus signos

Nueve estados de México tienen más casos de asma que el resto de la república

En México, los estados con mayor incidencia de asma (igual o mayor a 140.09 casos por cada 100 mil habitantes) son:

  • Baja California
  • Baja California Sur
  • Chihuahua
  • Nayarit
  • Sinaloa
  • Sonora
  • Tabasco
  • Tamaulipas
  • Yucatán