Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Por qué tenemos una cicatriz de vacuna en el brazo?

La mayoría tenemos una pequeña marca en el brazo pero pocos saben qué lo causó y por qué

SUSANA CARRASCOMay 23, 2019 
Tiempo de lectura: 4 mins.

Lo + leído


Una de las primeras vacunas que nos colocan al nacer es la vacuna de tuberculosis, conocida como BCG, la cual es completamente segura pero que se caracteriza por que deja una peculiar cicatriz de vacuna en el brazo donde se aplicó.





De acuerdo a la Secretaría de Salud, la vacuna BCG se compone de una preparación de bacterias vivas derivadas de un cultivo de bacilos. BCG significa Bacilo de Calmete y Guérin.





¿Por qué tenemos cicatriz de vacuna?



La molestia más común que causa la vacuna contra la
tuberculosis en el lugar donde se aplicó es la aparición de un nódulo. Aparece
a las dos a cuatro semanas de la vacunación y poco a poco se transforma en una
úlcera.





Es completamente normal, no requiere ningún tipo de
tratamiento y solo basta con mantenerla limpia.





>>TAMBIÉN LEE: Movimiento antivacunas pone en riesgo a millones





Otra de las reacciones más comunes además de la cicatriz de vacuna BCG, es que pueden inflamarse los ganglios de la axila del mismo lado donde se aplicó la vacuna. Se sentirán con facilidad unas bolitas, pero es normal y la recuperación es espontánea.





Los ganglios inflamados no requieren de una cirugía o tratamiento, se quitarán solos con el paso de los días.





Es importante destacar que aplicarse esta vacuna es fundamental para prevenir la tuberculosis, una enfermedad infecciosa potencialmente grave que daña los pulmones y puede contagiarse con facilidad a través de gotas de saliva.





Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que contra la tuberculosis pulmonar en adultos es poco confiable.





Aunque, si puede proteger contra los daños ya que es
probable que hospedes la bacteria pero que no expreses la enfermedad porque tus
defensas lo impiden.





Casos en los que no debe aplicarse la vacuna





Los niños que presenten alergias a algún componente de la
vacuna por ningún motivo deben tenerla.





También debe evitarse en niños enfermos o con fiebre mayor a
38°.





Si hay una lesión en la piel debe evaluarse la aplicación de
la vacuna o posponerla hasta que la piel se recupere.





Enfermemos de leucemia, SIDA y cáncer o en tratamiento
inmunosopresor tampoco deben aplicársela.





Los bebés con peso menor de dos kilogramos al nacer tampoco son candidatos, aunque una vez que rebasen ese peso se pueden vacunar.





>>SIGUE LEYENDO: Infección por tuberculosis, la más letal del mundo


Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda