La meningitis aséptica es una complicación que, aunque no muy común, suele ocurrir luego de procedimientos de anestesia que son realizados de manera inadecuada, sin embargo, es posible evitarla, según informaron especialistas en un consenso realizado por la Academia Nacional de Medicina de México, encabezada por el doctor Germán Fajardo, también director de la Facultad de Medicina de la UNAM.

(foto: pexels)

Los casos de meningitis ya son una emergencia sanitaria

Por el momento, se han reportado un total de 61 casos confirmados de meningitis aséptica en Durango, de los cuales la gran mayoría corresponden a mujeres que habían dado a luz, informaron los doctores Patricio Santillán y Alejandro E. Macías.

Eso no es todo:  hasta ahora se ha registrado el fallecimiento de 21 personas, y también se sospecha de que otras 30 personas podrían tener esta complicación, lo que según los expertos vuelve a este problema una emergencia sanitaria.

En estos casos, agregó el Dr. Santillán, es necesario que los médicos y el personal de salud tengan un enfoque de salud pública, para así evitar un agravamiento del problema y se pueda tratar adecuadamente a los posibles afectados.

(foto: unsplash)

La meningitis aséptica se asocia a la anestesia en la médula

El Dr. Jorge Arturo Nava, explicó que la meningitis puede ser uno de los efectos secundarios que ocurren tras realizar anestesias o punciones en la zona de la médula espinal, conocidos como bloqueos locales, pues en varias ocasiones la práctica se realiza de forma inadecuada.

Estos bloqueos, también llamados anestesia neuroxial, consisten en el ingreso de una aguja y de medicamento en diferentes niveles del sistema nervioso en el área de la columna vertebral, y se usa para anestesiar, diagnosticar, o para suministrar analgésicos.

Se trata de un procedimiento muy invasivo, por lo que es necesario tomar medidas adecuadas para evitar complicaciones de infecciones como la meningitis, que deben ser:

  • Utilizar equipo de protección adecuado (bata, guantes, cubrebocas,...).
  • Lavarse siempre las manos, incluso si se utilizarán guantes estériles.
  • El instrumental debe estar siempre estéril. 
  • No se deben usar objetos o instrumentos desechables más de una vez. 
  • Los fármacos a usar deben ser siempre los aprobados y seguros.
  • El paciente debe ser vigilado antes, durante y después del procedimiento. 

(foto: freepik)

Una de las partes más importantes es un adecuado manejo del material

Para evitar conflictos como este, es sumamente necesario mantener medidas de higiene y sanidad adecuadas, así como usar de manera correcta los materiales e instrumentos que serán utilizados durante los procedimientos, explicó la enfermera Martha Huerta Jiménez. 

La experta señaló que muchas veces, los problemas de infecciones dentro de los hospitales o que se adquieren durante la atención médica (lo que se conoce como IAAS), ocurren debido a manejos inadecuados de los materiales, malas prácticas e incluso por desconocimiento.

El uso de antisépticos y desinfectantes puede ser el principal problema debido a que los disponibles no son realmente confiables; e incluso, en ocasiones, no se siguen las instrucciones o los pasos indicados para que sean utilizados adecuadamente.

(foto: unsplash)

¿Y qué se sabe de los brotes de meningitis?

Por su parte, el doctor Alejandro E. Macías, de la Universidad de Guanajuato, indicó que no existen muchos casos reportados en la literatura médica de meningitis asociadas a procedimientos quirúrgicos. 

Sin embargo, los que sí se han reportado y estudiado, permiten dar una idea y demostrar que, lo más importante, es realizar detecciones tempranas que puedan ofrecer la oportunidad no solo de entender lo que pasa, sino de poder salvar la mayor cantidad de vidas:

  • En 2005, se registró un brote con 5 casos, que fueron provocados por un mal manejo de fármacos, una falta de protocolos de sanidad.
  • Entre 2012 y 2013, ocurrieron 749 casos y 61 muertes a causa de una meningitis producto de una infección por el uso de un medicamento infectado con un hongo; la detección y tratamiento rápido permitió reducir la cantidad de muertes de pacientes y que otros se infectaran.