Joel fue uno de los miles de afectados por covid-19 y señala que durante su enfermedad, no podía respirar. Sentía como si lo hubiera atropellado un camión le dolía la garganta y estaba tan fatigado que llegó a quedarse dormido mientras le mandaba un mensaje de texto a su hermana. Tenía covid largo.

Tenía covid largo y su vida hasta hoy no es la misma

Los últimos síntomas que presentó Joel fueron dificultad para respirar y opresión en el pecho, los cuales se le quitaron y él pensó que ya se había curado.

¿Por qué no sirve la actividad física en los afectados por covid largo?

A mediados de abril, Joel sentía que su cuerpo estaba de vuelta en la normalidad, así que decidió retomar la actividad física, pero salió a correr y todo fue diferente.

“No podía caminar 3 cuadras sin sentirme fatigado y sin aliento”

Algunas personas siguen presentando síntomas de coronavirus meses después de haberse contagiado, en un fenómeno conocido como covid largo o persistente.

EFE informa que la el covid largo afecta principalmente al sistema nervioso, pulmonar y/o cardiovascular y también puede provocar trastornos psicológicos. Puede progresar en aquellas personas que no han presentado síntomas, los que han tenido covid leve e incluso suceder en personas vacunadas.

Para la responsable de investigación de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Pilar Rodríguez Ledo, existen todavía muchas hipótesis sobre el covid largo, pero hay dos que se han manejado más en el gremio de médicos y expertos:

  • El virus se queda escondido en alguna parte del cuerpo.
  • La persona tiene problemas en su sistema inmune, bien por exceso o por déficit, o incluso porque se generan anticuerpos.

“No sabemos cuánto durará el covid largo, pero sí que hay algunas personas que mejoran, que se pueden adaptar más o menos a su sintomatología, pero siguen sin recuperar su vida previa; entre ellos destacan los adultos jóvenes (aquellos con una media de 45 años) y especialmente las mujeres”, dice Ledo a EFE.

De acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, por lo menos el 7.5% de los adultos norteamericanos -cerca de 20 millones de personas- presentan síntomas de covid largo y los afectados sufren para volver a tomar ritmo.

“La capacidad de ejercicio se reduce después de la infección por coronavirus, especialmente entre los hospitalizados por una infección aguda y las personas con covid largo. Los mecanismos para la intolerancia al esfuerzo además la falta de condición pueden tener muchos factores (ser multifactoriales) o estar relacionados con una disfunción autonómica subyacente”, indican especialistas.

Joel no es el único que ya no puede correr como antes. Quizá en un futuro lo pueda volver a hacer, pero, por lo mientras, se encuentra sufriendo las consecuencias del covid largo, una enfermedad que se sigue estudiando más de dos años después de que inició la pandemia.