Aunque China ya había prohibido la entrada de espectadores extranjeros a los juegos olímpicos de invierno en Beijing, hoy se anunció que la medida se aplicará también para los ciudadanos chinos, por lo que nuevamente las olimpiadas se celebrarán sin audiencia.

La decisión fue tomada en consecuencia de la evolución que ha tenido ómicron en el mundo y por la aparición del primer caso de la nueva variante en Beijing, lo cual supuso un confinamiento obligatorio y la aplicación masiva de pruebas de detección.

Para controlar la seguridad sanitaria de los juegos olímpicos de invierno, la ciudad de Beijing había permanecido aislada de visitantes externos y hasta ahora el alcance de ómicron se limita a ese único caso. 

(Foto: Unsplash)

Aunque las butacas no estarán completamente vacías, pues el comité organizador anunció que se permitirá el acceso a algunas personas cuyo estado de salud este previamente y rigurosamente monitoreado. Entre ellos estarán trabajadores del gobierno o patrocinadores de los que se espera respeto absoluto por en la medidas sanitarias para la contención del virus.

El evento que iniciará el 4 de febrero plantea un protocolo sanitario en el que se aislará a los atletas, espectadores, periodistas y trabajadores olímpicos dentro de los tres grupos de sedes donde se celebrarán los eventos: la villa olímpica de Beijing y los dos conjuntos montañosos al norte de la capital, Zhangjiakou y Yanqing.

Así como China, otros países están comenzando a implementar restricciones mayores por la nueva ola de coronavirus por ómicron.

El parlamento de Francia anuncia medidas mayores de restricción

(Foto: Unsplash)

El domingo, el parlamento francés aprobó una nueva ley que hace la vacuna obligatoria para acceder a restaurantes, eventos deportivos y otros lugares públicos. La población que quiera asistir a uno de esos lugares necesitará mostrar evidencia de su esquema de vacunación. Anteriormente la entrada a dichos lugares podía ser mediante la muestra de una prueba negativa de covid-19 

Una semana antes de la decisión parlamentaria, el presidente Emmanuel Macron hizo un anuncio público sobre su postura contra los no vacunados y advirtió que una nueva ley haría imposible que los no vacunados asistieran a cualquier lugar público. Su gobierno apuesta por la vacunación y los refuerzos más que por el confinamiento y el cierre de actividades para neutralizar los efectos de la nueva variante.

Actualmente, el 90% de los ciudadanos franceses mayores de 12 años tienen al menos dos dosis de la vacuna contra el covid. Sin embargo, según información de la base de datos del New York Times, se reportan 247 mil casos de coronavirus al día, lo que suma más de 14 millones de contagios en el país y 126 mil decesos, aunque ninguno se ha reportado en bebés recién nacidos, como el es caso de Qatar.

Fallece bebé de tres semanas por covid-19 en Qatar

(Foto: Unsplash)

Las preocupaciones por los efectos de la nueva ola de coronavirus se incrementan en Qatar tras el reporte de una bebé de tres semanas que falleció por una infección de coronavirus, según reportó el ministerio de salud pública el domingo. 

El recién nacido no presentaba ninguna comorbilidad, es decir, ninguna condición médica adquirida o heredada. Su fallecimiento supone la segunda muerte de un infante en el país de Medio Oriente. Las autoridades sanitarias recordaron a la población que cualquier persona está en riesgo de enfermarse gravemente, no porque ómicron sea más letal para los niños sino porque es más contagiosa. 

De las 3.5 millones de muertes por coronavirus, solo el 0.4% ocurrieron en personas menores de 20 años y 0.2% fueron en menores de 9 años, de acuerdo con datos de la Unicef.  Aunque desde el surgimiento de ómicron se ha visto un incremento de hospitalizaciones en infantes, lo que para los expertos es una señal de que la nueva variante puede no ser tan leve en los niños.

Sigue leyendo: 

Con información de: NYT