En un hospital de Reino Unido, a una mujer le amputaron los dedos de ambas manos después de haber acudido al médico por un dolor de espalda

La mujer de 34 años fue ingresada al hospital después de acudir por un dolor de espalda provocado por una mala postura mientras jugaba con su hijo de dos años.

La paciente relata que en su momento creyó que el dolor de espalda fue provocado por permanecer agachada mucho tiempo, por lo que decidió darse un baño de agua caliente para aliviar las molestias. 

Sin embargo, el dolor persistió hasta el punto en que la mujer tirada en el piso se retorcía de dolor. “Sentía como si alguien me estuviera apretando el riñón”, compartió en una entrevista al medio inglés The Mirror.

(Foto: Pexels)

Piedras en el riñón causan la amputación de dedos en una mujer

De inmediato fue trasladada de emergencia al médico, quien le recetó analgésicos y la envió a casa de nuevo pendiente de nuevos síntomas. Días después la mujer sufrió un choque séptico, que es una infección generalizada en el cuerpo y que causa insuficiencia orgánica y presión arterial peligrosamente baja.

El choque séptico es causado por cualquier tipo de bacteria, hongos y virus también pueden inducirlo, aunque en menor medida. Debe ser atendido de inmediato ya que puede causar la muerte. Después de sufrirlo, la mujer fue inducida a un estado de coma durante casi dos semanas.

Según Medline Plus, la enciclopedia médica de la Biblioteca Nacional de Estados Unidos, existen factores que aumentan el riesgo de sufrir un choque séptico, entre los que se destacan la diabetes, enfermedades del aparato genitourinario, el aparato biliar o el aparato digestivo, el sida, la leucemia, las sondas permanentes, el uso prolongado de antibióticos, linfoma, una infección reciente, una cirugía reciente y el uso de esteroides. 

(Foto: Pexels)

En el hospital, los médicos localizaron la fuente del dolor y el choque séptico, un cálculo renal que no fue atendido a tiempo y que provocó la infección generalizada que terminó con la amputación de los dedos de ambas manos; ahora los doctores intentan salvarle los pies y partes de las piernas. 

Los cálculos renales o piedras en el riñón son piezas sólidas de material que se forma en el riñón debido a sustancias presentes en la orina. Pueden ser tan pequeñas como un grano de arena o tan grandes como una perla. La mayoría de las piedras renales se eliminan del cuerpo sin ayuda médica. Pero algunas veces una piedra no es fácil de eliminar, puede atorarse en las vías urinarias, bloquear el flujo de orina y causar un gran dolor.

Hoy la mujer lucha por su vida y la de sus hijos, pues se ha quedado sin trabajo y sin dinero. 

Sigue leyendo: 

Con información de: The mirror