Una de las consecuencias de la pandemia podría ser el desarrollo de problemas de salud mental, encontró un nuevo estudio publicado en The BMJ, en donde se analizaron los registros de casi 154 mil pacientes con infección por coronavirus en el sistema de la Administración de Salud de Veteranos.

Con la finalidad de delimitar la población analizada, los doctores solo incluyeron a personas que no habían tenido un diagnóstico o tratamiento de salud mental durante un periodo aproximado de dos años antes de la infección, lo que permitió a los investigadores centrarse en los diagnósticos y tratamientos psiquiátricos que se presentaron tras la infección por coronavirus. Esto fue lo que encontraron.

Desarrollo de problemas de salud mental: ¿qué tal te has sentido en la pandemia?

Los especialistas encontraron que las condiciones provocadas por la pandemia, como el estrés por lo económico, la pérdida de seres queridos, el aislamiento y otras complicaciones han contribuido al desarrollo de problemas de salud mental.

“Algunas personas dicen: 'Oh, bueno, tal vez la gente está deprimida porque necesitaba ir al hospital y ha estado en cuidados intensivos durante toda una semana. En aquellos que no fueron hospitalizados con el coronavirus, el riesgo fue menor pero significativo. Y la mayoría no necesitaban atención hospitalaria, por lo que ese es realmente el grupo que representa a la mayoría de las personas con la infección”, dijo el doctor y jefe de investigación y desarrollo del Sistema de atención médica de VA St. Louis, Ziyad Al-Aly.

Para aprender más de...¿Qué es un ataque de ansiedad y cómo tratarlo?

La ansiedad puede ocurrir cuando una persona teme que algo malo va a suceder. No es un término médico que hace referencia a un sentimiento de temor o preocupación que a menudo se relaciona con un problema o inquietud particular.
La ansiedad se ha relacionado con el estrés. Además de los sentimientos de miedo y preocupación, a menudo también hay síntomas físicos, como la tensión muscular.
Síntomas de un ataqué de ansiedad:
-Se da ante una situación específica, como un examen, problemas en el lugar de trabajo, un problema de salud o un problema sentimental
-No es una afección diagnosticable
-Es menos severo que un ataque de pánico
-Se suele desarrollar gradualmente cuando una persona se siente ansiosa
-Implica síntomas físicos, como latidos cardíacos acelerados o un “nudo en el estómago”.
Si estás con una persona que está teniendo un ataque de pánico, puedes ayudar haciendo lo siguiente:
-Permanece con la persona hasta que mantenga la calma
-Traslada a la persona a un lugar tranquilo
-No hagas suposiciones de lo que la persona necesita. Pregúntale.
-Háblale a la persona con frases cortas y simples
-Ayuda a la persona a desacelerar su respiración respirando con ella o contando lentamente hasta 10.
Cuando una persona tiene un ataque de pánico puedes ayudarle con las siguientes frases:
-"Puedes superarlo".
-"Estoy orgulloso de ti. Buen trabajo".
-"Dime qué necesitas ahora".
-"Concéntrate en tu respiración. Mantente en el presente".
-"Lo que sientes es atemorizante, pero no es peligroso".
(Con información de: Medical News Today, Mayo Clinic y Medlineplus)

Al analizar a los participantes, se halló que las personas con una infección por coronavirus presentaban un 39 % más de probabilidades de que les diagnosticaran depresión y un 35 % más de probabilidades de que les diagnosticaran ansiedad en los meses siguientes a la infección que las personas sin infección durante el mismo período

El New York Times señala que, además, las personas infectadas tenían un 38 % más de probabilidades de presentar estrés y trastornos de afrontamiento y un porcentaje mayor al 41 % en las probabilidades de ser diagnosticados con trastornos del sueño que las personas sin la infección.

(Con información del New York Times)