¿Todo el consumo de alcohol es nocivo? La Asociación Estadounidense del Corazón ha dicho previamente que la moderación es la clave y desde entonces se ha popularizado la creencia de que una copa de vino al día no hace daño y que hasta es benéfica para la salud cardiovascular. Pero, ¿qué tan cierto es esto? Un cardiólogo de la Clínica de Cleveland ha desmentido estas afirmaciones al confirmar que todo el consumo de alcohol es nocivo para la salud. 

¿Es bueno consumir alcohol en moderación? ¿Cuáles son los efectos del alcohol en el cuerpo? Es de conocimiento general que el alcohol es una sustancia psicoactiva que genera cambios en el comportamiento cuando es ingerido, también se sabe que su consumo excesivo es dañino para la salud pues a la larga puede afectar distintos órganos y sistemas. 

De la misma forma el consumo excesivo puede generar dependencia y provocar alcoholismo, una enfermedad en la que la ingesta de dicha sustancia provoca cambios físicos y psíquicos que inhabilitan a la persona para realizar sus actividades diarias y desenvolverse en su entorno. 

Para aprender más de...¿Qué es el alcoholismo?

¿Qué es?
También conocido como trastorno por alcohol es una enfermedad en la que un individuo sin importar la edad o el género, desarrolla una adicción al alcohol, la cual se identifica como una necesidad desesperada de beber, una pérdida de control sobre el consumo y un estado de irritabilidad cuando no se está tomando.
Causas:
Existe un factor hereditario en el que las personas con antecedentes familiares de alcoholismo son más propensas a desarrollar la misma enfermedad que la población en general. También influyen los factores ambientales como el desarrollo económico de la persona, la cultura en que se desarrolla y la disponibilidad de alcohol que hay.
Clasificación de riesgo:
Se considera un consumo excesivo de alcohol y con riesgo desarrollar adicción cuando los hombres toman más de 14 copas (350 ml) por semana y las mujeres más de 7. O cuando se consumen más de 5 copas por ocasión y la ingesta puede durar uno o varios días.
Diagnóstico:
Una persona es diagnosticada con alcoholismo si presenta más de dos signos: Tomar alcohol en cantidades grandes, intentar sin éxito disminuir el consumo del alcohol, necesidad de consumir alcohol, incapacidad de cumplir con las obligaciones cotidianas, continuación del consumo a pesar de tener problemas a causa de esta adicción, renunciar a actividades sociales, entre otras.
El alcoholismo puede causar daños a distintos órganos y sistemas del cuerpo como: cáncer de esófago, de estómago y de hígado; daño neurológico; demencia; dificultad para caminar y control de los movimientos oculares; esofagitis; gastritis; cirrosis; hígado graso; hepatitis; pancreatitis; diabetes; arritmia; insuficiencia cardíaca; hipertensión arterial; disminución del deseo sexual y más.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, 3D Medical Animation Acute Pancreatitis, CC BY-SA 4.0)
Cifras:
A nivel mundial, cada año hay 3 millones de muertes por causa del consumo nocivo de alcohol. En América, el consumo de alcohol es 40% superior a la media mundial. En México, se estima que se consumen 4.4 litros de alcohol por persona; además se reportó que en los menores de edad hubo un aumento del consumo del 4.8% y para los adultos un 5.8% durante el confinamiento.

¿Una copa de vino al día realmente es buena para el corazón?

Un nuevo reporte global de la Federación Mundial del Corazón contradice lo antedicho e indica que ningún tipo de consumo de alcohol es bueno para el corazón y criticó la afirmación de que su consumo moderado ayuda a proteger la salud cardiovascular

Al respecto, Monika Arora, autora del reporte comentó que las recomendaciones dadas están mal informadas y que son un intento de la industria del alcohol de engañar al público sobre la peligrosidad del producto.

En contraposición, los hábitos que si tienen evidencia científica que respalde su función de promover la salud son una alimentación saludable que controle el consumo de colesterol y grasas para moderar el peso, así como realizar actividad física por lo menos 300 minutos a la semana. 

Para el cardiólogo de la Clínica de Cleveland, Steven Nissen, el problema de las recomendaciones hechas por la Asociación Estadounidense del Corazón es que cuando las personas escuchan que para proteger la salud del corazón y evitar enfermedades cardíacas, una copa de vino es suficiente, están tomando acciones basadas en la desinformación.

(Foto: Unsplash)

¿Cuáles son los riesgos del consumo de alcohol?

Entre las enfermedades que destacan son:

Además los datos hablan por sí solos pues según la Federación Mundial del Corazón en 2019:

  • 2 millones 400 mil personas en el mundo fallecieron por causas relacionas al alcohol

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en la región de las Américas:

  • El consumo de alcohol es un 40% mayor que el promedio mundial
  • En el 2002, el alcohol causó la muerte de una persona cada dos minutos 
  • El abuso de alcohol es la principal causa de muerte en personas de 15 a 49 años

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel mundial:

De todas las muertes atribuibles al alcohol:

  • El 28% se debieron a lesiones causadas por accidentes de tráfico, autolesiones y violencia intrapersonal
  • El 21% a trastornos digestivos
  • El 19% a enfermedades cardiovasculares
  • El 58% a enfermedades infecciosas, cánceres, trastornos mentales y otras afecciones

Además se estima que en el mundo 283 millones de personas sufren dependencia al alcohol:

  • 237 millones de hombres 
  • 46 millones de mujeres

Para aprender más de...Enfermedades del corazón: estas son las más comunes

¿Qué son las ECV?
Las enfermedades cardiovasculares (ECV) ocurren en el sistema circulatorio, afectan las estructuras del corazón y le provocan daños. Son la principal causa de muerte en el mundo: 17 millones de personas al año. Son causadas por sedentarismo, abuso de sustancias nocivas, la diabetes y la obesidad.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, CC BY-SA 4.0)
Infarto al corazón (miocardio)
Se produce cuando ocurre un bloqueo de la sangre que va al corazón, órganos y tejidos debido a la acumulación excesiva de grasa y colesterol que tapan las arterias. Un infarto crea presión y dolor en el pecho y los brazos, náuseas o indigestión, fatiga y mareos.
(Foto: https://www.scientificanimations.com/, Types of Stroke, CC BY-SA 4.0)
Derrames cerebrales
Ocurre cuando el suministro de sangre que llega al cerebro se detiene, se detiene el oxígeno y las células mueren. Sus síntomas son: dificultad para hablar, parálisis y problemas de movilidad; se deben atender rápido para evitar daños cerebrales y discapacidades permanentes.
Hipertensión
Cuanta más sangre bombea el corazón y mientras más estrechas son las arterias, mayor será la presión arterial. No hay síntomas específicos, pero un chequeo de rutina la puede detectar. Puede causar: infartos, derrames cerebrales, insuficiencias cardíacas y demencia.
Angina de pecho
Es un dolor y presión fuerte en el pecho que ocurre cuando se reduce el flujo sanguíneo al corazón por el exceso de grasa en las arterias. Esto es normal cuando se presenta al realizar un esfuerzo físico pero se vuelve preocupante cuando ocurre en reposo y dura varios minutos; de ser el caso, puede indicar el inicio de un ataque cardiaco.
Arritmia
Es un problema del ritmo cardíaco en el que el corazón puede latir muy rápido (taquicardia) o bradicardia (muy lento). Sus síntomas son: falta de aire, mareos, desmayos y dolor en el pecho. De no ser atendida con rapidez puede provocar un paro respiratorio o cardíaco y la muerte.
Insuficiencia cardíaca
El corazón es incapaz de bombear la cantidad necesaria de sangre para el correcto funcionamiento del cuerpo. Sus síntomas son: cansancio repentino, sensación de ahogo durante el reposo, tos seca y persistente y desmayos. La IC es la primera causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

Según la OMS, el consumo de alcohol se define como el consumo diario medio de 33 g de alcohol puro al día, aproximadamente equivalente a 2 vasos de vino (150 ml cada uno), una botella grande de cerveza (750 ml) o dos vasos de bebidas alcohólicas (40 ml cada uno).

Por ello, el Doctor Steven Nissen considera que no hay ninguna evidencia o información que sustente el cualquier consumo de alcohol como una forma de protección contra las enfermedades cardíacas

Sigue leyendo: 

Con información de: CNN, OMS y OPS