¿La menopausia puede afectar los niveles de azúcar en la sangre? Este proceso hormonal que ocurre en las mujeres en edades de entre 45 y 55 años, sí afecta los niveles de glucosa sanguínea.

Las personas con diabetes sufren un trastorno metabólico que eleva sus niveles de azúcar en la sangre. Con el tiempo y sin ningún control, esta situación puede causar serios problemas de salud e incluso la muerte.

En el caso de la menopausia, las mujeres se pueden ver afectadas en sus niveles de azúcar en la sangre, sobre todo en aquellas que padecen diabetes. Te explicamos por qué sucede esto y qué puedes hacer al respecto.

¿Por qué la menopausia aumenta el riesgo de diabetes?

La glucosa, también conocida como el azúcar, proviene de los alimentos que consumimos y su función es dar energía al cuerpo para funcionar correctamente. La insulina es la hormona que ayuda a que la glucosa entre al cuerpo y se libere hacia las células.

Para aprender más de...8 conceptos de la diabetes que tienes que conocer

1. Glucosa sanguínea
La glucosa es un tipo de azúcar que las células utilizan como fuente de energía. El cuerpo la produce y la envía a la sangre. Así, la glucosa sanguínea se refiere al nivel de azúcar de la sangre y suele medirse en miligramos por decilitro (mg/dL).
2. Glucómetro
Es un dispositivo que mide el nivel de azúcar en la sangre mediante una punción en la yema del dedo para medir los niveles de glucosa sanguínea.
3. Hiperglucemia e hipoglucemia:
Es un término médico empleado para contabilizar los niveles de glucosa sanguínea en la sangre. Por lo general, la hiperglucemia es más de 160 mg/dL, lo que es un nivel elevado. La hipoglucemia suele ser inferior a 70 mg/dL.
4. Efecto Somogyi
También llamado "efecto rebote", se produce cuando la glucosa en sangre sube mucho después de haber estado muy baja, normalmente mientras se está dormido. Esto se puede evitar tomando un tentempié por la noche o ajustando la insulina.
5. Insulina
Es La hormona que ayuda a las células a utilizar la glucosa. Si el páncreas no la produce o no puede producirla en cantidad suficiente, puede administrarse insulina artificial.
6. Bomba de insulina
Es un dispositivo con un tubo fino que lo conecta a una aguja que va justo debajo de la piel. La bomba administra un goteo de insulina durante todo el día para ayudar a mantener la glucemia estable.
7. Resistencia a la insulina
Es cuando células no utilizan de manera correcta la insulina. La resistencia a la insulina suele ser imperceptible, pero conduce a la prediabetes y la diabetes porque la glucosa no puede pasar de la sangre a las células.
8. Prediabetes
Se refiere a la glucosa en sangre más alta de lo normal pero no lo suficientemente alta como para ser diabetes. Si la padeces, tienes más probabilidades de padecer diabetes de tipo 2.

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina, mientras que en la diabetes tipo 2, que es la más común, no se produce insulina o no es suficiente, por lo que la glucosa permanece en la sangre y su acumulación es dañina.

El azúcar en la sangre o glucosa sanguínea se refiere a la concentración o niveles de azúcar en la sangre. Esto se puede ver afectado por los cambios hormonales de la menopausia, ya que la concentración puede aumentar durante y después de la misma.

Esto sucede así porque durante la menopausia, los niveles de estrógenos y progesterona disminuyen y ambos cumplen un rol en el funcionamiento de la insulina. Es por lo que las mujeres premenopáusicas tienen una mayor sensibilidad a la insulina, es decir, ésta funciona de manera correcta.

(Foto: Freepik)

El estilo de vida puede ayudar a prevenir o controlar la diabetes tipo 2

En comparación con los hombres de la misma edad, las mujeres menores de 40 años tienen una menor incidencia de diabetes tipo 2. Esto cambia después de los 45 años, ya que la reducción de los estrógenos puede provocar resistencia de insulina, que sucede cuando dicha hormona no funciona bien.

Asimismo, en la menopausia se observa un aumento de la grasa visceral, que es la se acumula en el abdomen y que es factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Sin embargo, un cambio en el estilo de vida puede ayudar a mejorar esta situación.

La dieta es una parte fundamental del manejo de la glucosa sanguínea; se recomienda reducir el consumo de azúcar y grasas y aumentar el consumo de frutas y verduras. El ejercicio es otro eje fundamental y no necesitas inscribirte al gimnasio, basta con salir a caminar.  Estos dos cambios en tu vida te ayudarán a controlar tu peso y prevenir o controlar la diabetes.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Noticias del Mundo)