Médicos de la Universidad de Pensilvania encontraron una posible cura para la leucemia en la forma de terapia con células CAR T, pues lograron ver una remisión en dos pacientes 10 años después de que fueran tratados con esta terapia de células vivas.

¿En qué consiste este tratamiento?, ¿Cómo lograron curar este tipo de cáncer sanguíneo los especialistas? Aquí te lo contamos.

https://www.sumedico.com/trivias/cuales-son-los-tipos-de-cancer-mas-comunes/340672

Terapia de células vivas: ¿una cura para la leucemia?

De acuerdo con la Leukemia and Lymphoma Society, aproximadamente cada 9 minutos fallece una persona en Estados Unidos debido al cáncer sanguíneo, lo que representa cerca de 158 personas cada 24 horas o más de seis personas cada 60 minutos, según la sociedad.

En palabras de la organización, se esperaba que solamente leucemia, mieloma y linfoma causaran un estimado de 57 mil 750 decesos en EUA durante el 2021.

Los médicos que encontraron la posible cura para la leucemia en forma de terapia con células CAR T mencionan que los dos pacientes tenían leucemia linfocítica crónica (LLC) en etapa terminal y que después de haber recibido muchos tratamientos sin éxito, decidieron postularse como voluntarios en el estudio clínico realizado por el Centro de Cáncer Abramson y la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, que involucraba una terapia experimental. Fueron los primeros que se ofrecieron para la investigación y tuvieron éxito, pues la Universidad de Pensilvania informa que el tratamiento eliminó este tipo de cáncer y marcó el inicio de una era de medicina personalizada.

Dichos acontecimientos sucedieron en 2010 y la institución educativa apunta que su caso representa la persistencia más larga de dicha terapia con células vivas que se tiene registrada hasta ahora contra la leucemia linfocítica crónica. El reporte de estos dos pacientes fue publicado el 2 de febrero en el journal Nature.

Para aprender más de...¿Qué tipo de cáncer es más frecuente en niños?

Cáncer infantil:
El cáncer es la principal causa de muerte entre los 5 y 14 años de edad. Anualmente mueren aproximadamente 2,000 niños dado que en México la supervivencia estimada a 5 años es del 56%, mientras que en otros países alcanza más del 80%. En el país existen solamente 64 Unidades Médicas Acreditadas (UMA) para la atención integral de niños y adolescentes con cáncer.
Leucemia:
Es el tipo de cáncer pediátrico más frecuente, representa el 52% del total de casos en México. Es una enfermedad de la sangre y la médula ósea en la que son afectados los glóbulos blancos (linfocitos).Sus síntomas son:anemia, fiebre constante, moretones y sangrado excesivos y sin razón aparente, dolor de huesos y articulaciones, ganglios en las axilas, el estómago y la ingle, debilidad y palidez y pérdida de apetito.
Neuroblastoma:
Es un cáncer que se desarrolla en el sistema nervioso; el sistema nervioso se encarga de los pensamientos, los cinco sentidos, el movimiento y la vista, está compuesto del cerebro, la médula espinal y los nervios. Los niños menores de 5 años son quienes presentan más casos. Los síntomas son: dolor abdominal, en el pecho o los huesos, silbido al respirar, pupilas desiguales y círculos oscuros alrededor de los ojos o bultos debajo de la piel.
Linfomas:
Son tipos de cáncer que se desarrollan en el sistema linfático, el cual se encarga de transportar los glóbulos blancos al cuerpo mediante un líquido llamado linfa. Existen dos tipos de linfoma: el linfoma no Hodgkin y el Hodgkin, el primero es el más común en niños. Los principales síntomas de la enfermedad son la hinchazón de los ganglios linfáticos, fiebre y fatiga.
Osteosarcoma:
Es un tipo de tumor que se desarrolla en los huesos, principalmente en los grandes localizados en la espinilla, el muslo o el brazo. Esta enfermedad se presenta mayoritariamente en adolescentes de 15 años.Los síntomas principales son: dolor de huesos, dolor de articulaciones, fracturas por movimientos rutinarios, limitación de movimiento y cojera.
Rabdomiosarcoma:
Es un tipo de cáncer en el que se forman células cancerígenas en los tejidos musculares. Los niños que más casos presentan son en edades de 2 a 5 años. Los síntomas que se presentan son: bultos que crecen y causan dolor, ojos saltones,dolor de cabeza, problemas para orinar y evacuar, sangre en la orina y sangrado de la nariz, la vagina o el recto.
Tumor de Wilms:
Es un tipo de cáncer de riñón que afecta a uno o ambos riñones. Los niños de 3 a 4 años son quienes presentan más casos. Los síntomas más comunes son: bultos, hinchazón y dolor en el abdomen, color anormal de la orina, estreñimiento, fiebre, hipertensión arterial, sensación de molestia, inapetencia, náuseas y vómitos.

¿En qué consiste esta posible cura para la leucemia?

La Universidad de Pensilvania explica que la posible cura para la leucemia que ellos implementaron se llama “células T receptoras de antígenos quiméricos” y que en inglés llevan las siglas “CAR”. Dichas células están modificadas genéticamente, son un fármaco vivo hecho para cada paciente a partir de sus propias células y su objetivo son los tumores cancerosos.

“Las células CAR-T siguieron siendo detectables más de diez años después de la administración, con remisión sostenida en ambos voluntarios. El perfil de una sola célula reveló que estos linfocitos T CD4+ CAR de larga duración mostraban características citotóxicas junto con una activación y proliferación funcional continua”, se puede leer en el artículo original.

¿Es lo mismo remisión que cura?

No, remisión y cura no son lo mismo. De acuerdo con el National Cancer Institute, esta es la diferencia:

  • Cura: no hay rastros del cáncer luego del tratamiento recibido. Cuando hay una cura significa que el cáncer nunca volverá.
  • Remisión: sucede cuando se reducen los signos y síntomas del cáncer. Esta remisión puede ser parcial o total. Cuando se da una remisión completa, todos los signos y síntomas desaparecen. A diferencia de la cura, en la remisión pueden seguir algunas células dentro del organismo durante muchos años.

“Se trata de algo notable. El hecho de ver a los pacientes vivir sin cáncer es un testimonio de la tremenda potencia que tiene este 'fármaco viviente' que sirve de manera efectiva contra las células del cáncer. Poder darles más tiempo para vivir y pasarlo con sus seres queridos y ser testigos de cómo nuestros pacientes responden de manera adecuada a esta innovadora terapia celular hace que todos nuestros esfuerzos valgan la pena”, concluyó el doctor y profesor de investigación de Patología y Medicina de Laboratorio en la Universidad de Pensilvania, Joseph Melenhorst, quien fungió como primer autor de la investigación de esta posible cura para la leucemia.