El cáncer es una enfermedad que se cree solo afecta a personas con edad avanzada pero en realidad puede ocurrir a cualquier edad. Ese fue el caso de María Fernanda, una joven que a sus 29 años fue diagnosticada con un cáncer de mama muy agresivo.

“Tener cáncer a una edad tan joven es muy duro y por ello me interesa que la gente se dé cuenta de que existe la posibilidad de esta enfermedad antes de los 30 años”, señala.

Cada 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer con el afán de hacer precisamente lo que plantea María Fernanda, conciencia sobre esta enfermedad.

(Foto: María Fernanda, paciente de cáncer

Para ella todo comenzó en mayo de 2021 cuando después de haber subido mucho de peso se puso a hacer ejercicio y a seguir un plan de nutrición para ponerse en forma. María Fernanda cuenta que un día, al estar haciendo ejercicio en el gimnasio, sintió un ardor en el pezón derecho.

“Me pareció algo extraño, que no era normal y consulté a un médico, pero me dijo que era algo normal, que seguramente era una alergia y me recetó solo una crema. Pero me quedé inquieta”, relata.

“Nos dicen que a las personas de menos de 30 no nos hace falta la autoexploración y ni se nos ocurre, porque nadie nos advierte que se puede tener cáncer a esa edad”, agrega.

De cada 100 mujeres con cáncer de mama, 12 a 15 son jóvenes

En entrevista con SuMédico, el doctor Abelardo Meneses García, patólogo y director general del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), señala que en México y otros países como la India y Arabia Saudita, se ha visto cáncer en la glándula mamaria en un porcentaje de 15% en menores de 40 años.

Esto significa que, de cada 100 mujeres con cáncer de mama, alrededor de 12 a 15 pacientes son jóvenes.

(Foto: Dr. Abelardo Meneses, director del INCan

De acuerdo con el experto, el cáncer de mama en mujeres jóvenes puede tener dos causas: de tipo hereditario, o bien, puede aparecer de forma esporádica, pero la mayoría de los casos se presenta sin un carácter hereditario, solo 1 de cada 10 se debe a este motivo.

“Uno siempre piensa que el cáncer de mama solo afecta a mujeres en etapas mayores y no es verdad. Hay que estar pendientes de cualquier nódulo o masa en la glándula mamaria, a la edad que sea. Es motivo de estudio para descartar la enfermedad”, aconseja el médico.

Sin embargo, destaca que, tristemente, no es infrecuente que lleguen a las clínicas adolescentes o mujeres jóvenes con esta molestia y que el médico diga “no, estás muy joven, debe ser una bolita de grasa”, haciendo menos el problema, sin intentar descartar que se trata de un tumor maligno y además, el de mayor prevalencia, que es el de mama.

“Ese tumor que pudo ser tratado más adelante se disemina a otros órganos y hay menor posibilidad de éxito”, detalla Meneses.

Pero ¿qué es el cáncer?

El cáncer es el crecimiento anormal y sin control de las células de cualquier parte de nuestro cuerpo. Estas células proliferan y tienen la capacidad de invadir a órganos vecinos e implantarse en sitios distantes, lo que se conoce como metástasis. 

El doctor Meneses destaca que en México se estima que tenemos alrededor de 195 mil casos nuevos de todos los tipos de cáncer cada año. Entre los más frecuentes se encuentran:

1. Cáncer de mama 

2. Cáncer de próstata

3. Cáncer de tiroides 

4. Cáncer de colon

5. Cáncer cervicouterino

6. Cáncer de pulmón 

(Foto: Pixabay) 

A nivel nacional, los tipos de cáncer que causan más muertes son el de pulmón y estómago.

“La principal razón es que se diagnostican tarde. Por ejemplo, en México, de cada 10 pacientes con cáncer de pulmón, 9 llegan en etapa clínica avanzada. La enfermedad ya no está solo en el pulmón, sino en otros órganos. Eso complica el tratamiento y reduce la supervivencia”, puntualiza Meneses. 


Una entrevista por televisión le ayudó a darse cuenta del cáncer

Actualmente María Fernanda está libre de cáncer y cuenta que pronto recibirá su cuarta quimioterapia de manera preventiva para evitar que quede alguna célula cancerígena en su cuerpo. Sin embargo, el camino no ha sido nada fácil.  

Ella relata que su tío es periodista y el año pasado hizo una entrevista en televisión con una doctora sobre cáncer de mama; ella explicó cómo se debían explorar los pechos para encontrar señales de la enfermedad.

“Aproveché y seguí las indicaciones que decían, me pasé la mano y me sentí una pelotita grande, como de 1 centímetro más o menos. Inmediatamente le comenté a mi tío que seguí la entrevista y me sentí algo, así que me ayudó a conseguir una cita con la especialista”, recuerda.

(Foto: Pixabay) 

Cuando la doctora le hizo una revisión le dijo que parecía que no tenía ningún signo de que fuera algo maligno, pues lo más normal a su edad es que fuera un quiste o un fibroadenoma (un bulto sólido no canceroso común en mujeres menores de 35 años).

Para tranquilizarla, le recomendó hacerse un ultrasonido porque así sabría exactamente qué era pero María Fernanda cuenta que ya se sentía mucho mejor porque la doctora le dijo que no era nada malo.

“Sin embargo, cuando me hice el estudio, el radiólogo me preguntó si en mi familia había antecedentes de cáncer de mama o de algún otro tipo, porque le parecía que no era normal lo que veía en las imágenes de la lesión. Le dije que no”, detalla.

“Me llevaron con un oncólogo, que recomendó hacer biopsia y ahí salió que efectivamente era un carcinoma, bastante agresivo de hecho, pero estaba en etapa 1”, agrega.

Cumplir 30 en medio de un proceso de quimioterapia

María Fernanda destaca que con el cáncer el cambio de vida es gigante, especialmente para ella, que hace seis meses planeaba su cumpleaños 30.

“Iba a irme de viaje, nunca me imaginé cumplir 30 años en medio de un proceso de quimioterapia. No hay forma de imaginarse lo que se siente. Emocionalmente es durísimo, sientes que tu vida actual se muere, que ya no vas a poder tener lo mismo que tenías antes”, dice.

(Foto: María Fernanda, paciente de cáncer

A nivel de salud, cuenta que hay mucha vulnerabilidad, porque te puedes enfermar fácilmente de cualquier cosa. No puedes comer en la calle porque te puede dar una infección y ahora con el covid es mucho más peligroso.

“La gente te ve y dice ´pobrecita, tan joven y tiene cáncer´”

“No pude celebrar mis 30 años como cualquier otra persona, rodeada de mis amigos, tuve que cuidarme muchísimo”, detalla. 

“La gente te ve con lástima, piensan ‘pobrecita, tan joven y tiene cáncer’, es duro luchar contra eso y mantenerte positivo para pensar que no te vas a morir, que tienes que luchar y que es una oportunidad de valorar más las cosas”.

María Fernanda sigue trabajando, aunque no gana lo mismo, lo que no le parece nada coherente, porque se reducen los ingresos mientras está enfrentando una enfermedad como el cáncer, la cual requiere comprar medicamentos para el dolor o comer mejor.

“Al pensar en cáncer o cuando te dicen que tienes cáncer, lo primero que piensas es que te vas a morir, pero no necesariamente es así, aquí estoy yo”, dice orgullosa. 

¿Cómo detectar un cáncer a edades tempranas?

El doctor Meneses sugiere que lo ideal es que, llegando a los 20 años, cada mes la mujer explore sus glándulas mamarias, para que conozca su anatomía, su consistencia y forma, de manera que pueda reconocer cuando hay una bolita, un hundimiento, un cambio de coloración o secreción en el pezón.

El mejor momento para esta exploración es 10 a 15 días después de la menstruación.

(Foto: Pexels) 

Después de los 25 años se recomienda ir con el médico cada año para que explore la glándula mamaria, y llegando a los 40 la mastografía se debe realizar cada dos años. De esta manera podremos diagnosticar de forma temprana los tumores.

“El principal reto que enfrentamos con el cáncer es que, al no tener síntomas, no acudimos al médico”, lamenta el experto.

También hay que explorar los testículos

Otros cánceres de los que debemos estar pendientes, incluso siendo jóvenes es el cáncer de testículo en el caso de los hombres. 

“Uno de los tumores más frecuentes y que se presenta incluso en adolescentes es el cáncer de testículo, por eso hay que explorarse los testículos, no tener pena. Si identifico un nódulo o una masa, tengo que ir con el urólogo”, destaca.

“Cuando llegan los muchachos con un cáncer de testículo los interrogamos y la mayoría de ellos se notó una bolita cuando tenía el tamaño de un frijol, y cuando llegan acá el tumor no cabe en la mano, no cabe en su calzoncillo. Al preguntarles por qué, dicen que no acudieron al médico por temor, por pudor, por vergüenza, cuando son tumores que potencialmente se pueden curar en etapas tempranas”, señala el director del INCan.

(Foto: Pixabay) 

En los niños, lo que es más frecuente son las leucemias y de acuerdo con el experto, entre el 5 y el 7% de todos los tumores malignos, son en la población infantil.

“Los niños presentan palidez, cansancio, fiebre, moretones, sangrados en las encías o en la nariz y los padres deben estar atentos a estos cambios”, refiere el médico.

Debido a ello, hace un llamado a toda la población en México para darle importancia a la salud, a nuestro cuerpo, porque el cáncer es la tercera causa de muerte en México, por lo que es una enfermedad frecuente. 

Detectar el tumor a tiempo fue clave para el éxito del tratamiento   

María Fernanda cuenta que, tras su diagnóstico, tuvo que operarse en noviembre del año pasado, por un hospital privado, donde fue más rápido y no le hicieron una mastectomía radical donde se quita la mama y el pezón, sino que le hicieron una reconstrucción inmediata.

También le quitaron tres ganglios de la axila para hacer biopsia y confirmar que no hubiera cáncer ahí. Afortunadamente no fue así. El tumor estaba encapsulado, así que solo abrieron el pecho derecho, sacaron la lesión y le pusieron implantes.

Después de eso, esperó dos meses y apenas hace unas semanas, en enero de 2022, tuvo su primera quimioterapia blanca, la cual se llama así porque es la que menos efectos secundarios provoca.

“Tengo que recibir quimioterapia por tres meses, una cada semana y tomar otros medicamentos. No he perdido el cabello todavía, los médicos me dicen que tal vez no ocurra, solo sufro muchas náuseas y dolor en el cuerpo”, detalla.

Como lo detectaron tan a tiempo no necesitó radioterapia ni quimioterapia roja, que es más fuerte.

“Perder un pecho o el cabello, de las partes más duras del cáncer”

Lo que si fue un poco más fácil para María Fernanda es que no sufrió la mutilación física que sufren otras mujeres.

“No me puedo imaginar cómo puede ser para una muchacha de 29, 30 años, pasar por una mutilación del seno que deja una cicatriz en su cuerpo, donde se pierde el pezón y es muy difícil rehacer tu vida, estar con una pareja”, destaca.

Para ella y otras pacientes de cáncer de mama, el físico es muy importante, aunque se crea que es pura vanidad, pues asegura que perder un pecho o el cabello es una de las partes más duras del cáncer.

“Te puedo decir que yo todos los días me levanto y lo primero que hago es tocarme el pelo para ver si todavía lo tengo”, cuenta.

“Trato de ser positiva, pero hay días que si me asusto mucho”

A pesar de todo, María Fernanda trata de ser muy positiva, porque asegura que su panorama no es el peor, puede manejar, no ha perdido peso, le reconstruyeron el seno inmediatamente y va bien con las quimioterapias.

(Foto: María Fernanda, paciente de cáncer

“Sin embargo, hay días en que sí me asusto mucho, porque cuando llego a la sala de espera para las quimioterapias, veo a gente realmente enferma donde ya no hay nada que hacer y pienso que me puede pasar lo mismo o que puedo vencerlo esta vez pero que va a regresar en unos años. Es muy fuerte”, relata.

Los médicos aseguran que la posibilidad de que su cáncer de mama regrese es de menos de un 10% pero debe seguir con controles cada cierto tiempo.

“También tengo que inyectarme un medicamento cada 21 días, durante un año, esto para controlar las hormonas que causan el cáncer, porque en mi caso se trató de algo hormonal”, detalla.

Según lo que sus médicos le explicaron, el cáncer que desarrolló María Fernanda responde a hormonas y aunque no está completamente comprobado, tienen la teoría de que pudo influir que tomó pastillas anticonceptivas durante 15 años.

Conocer y prevenir todos los factores de riesgo del cáncer es clave

Hay factores de riesgo asociados al desarrollo de los principales tumores malignos que nos afectan, según lo explica el doctor Meneses:

  • Tabaquismo: El cigarro contiene cerca de 4 mil 500 sustancias tóxicas y de éstas, cerca de 70 tienen la capacidad de transformar las células y dar lugar a diferentes tumores, principalmente en la boca, laringe y pulmones. Una tercera parte de todos los tumores se debe al tabaco.
  • Dietas hipercalóricas: La alimentación rica en carbohidratos y grasas favorece el sobrepeso y la obesidad, que a su vez aumenta las células adiposas que producen ciertas hormonas. Una proliferación de estas células conduce a alteraciones genéticas que causan cáncer como el de mama o colon.  “Recordemos que en México, cerca del 75% de la población está en sobrepeso y obesidad, principalmente por el abuso de carbohidratos y refrescos, así como la falta de ejercicio. Al año tenemos 15 mil casos nuevos de cáncer de colon, muchos relacionados con estos factores”, refiere el doctor Meneses.
  • Sedentarismo: El sedentarismo contribuye al aumento de peso y, por ende, al desarrollo de cáncer, pero también de otras enfermedades como las cardiovasculares y la diabetes. 
  • Exposición a agentes virales: Por ejemplo, el Virus del Papiloma Humano (VPH) que ocasiona cáncer cérvicouterino, uno de los más frecuentes en mujeres. “La exposición a estos agentes virales, sobre todo los tipos 16 y 18, se asocian con cáncer de matriz y cervicouterino”, puntualiza el director del INCan. Por su parte, el virus de la hepatitis B y C pueden condicionar cáncer del hígado. Para protegerse, se recomienda la vacunación contra estos virus. 
  • Exposición a sustancias carcinógenas: Pueden estar en el ambiente o ser de tipo ocupacional, por ejemplo, la exposición al asbesto, que es frecuente en las construcciones y donde los trabajadores inhalan las partículas que condicionan cáncer de pulmón.
  • Luz ultravioleta: Exponerse frecuentemente a la luz ultravioleta o los rayos del sol hace que se dañen los tejidos de la piel, donde se acumula el daño y se desarrolla cáncer de piel en una edad mayor.

Las mujeres jóvenes pueden tener cáncer y es cada vez más común 

Ante un diagnóstico de cáncer, María Fernanda sabe que el miedo, la incertidumbre y la angustia siempre van a estar, pero debe prevalecer el creer que se puede salir de esto, que se puede volver a estar bien y que seguir con una vida normal.

“Lo más importante es entender que las mujeres jóvenes podemos tener cáncer y que es cada vez más común. Por eso debemos revisarnos, porque entre más a tiempo se detecte esta enfermedad, más favorable es el panorama”, subraya.

“A otras mujeres jóvenes con cáncer les diría que podemos tener miedo, pero hay que levantarse y seguir. Entre más alegres y felices enfrentemos la enfermedad, mejor vamos a salir”, concluye.

Para aprender más de...5 señales que pueden indicar cáncer de mama

Uno de los más comunes:

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 el cáncer de mama fue el más común entre todos los tipos de cáncer con 2.26 millones de casos en todo el mundo. El segundo fue el de pulmón (2.21 millones de casos).
La importancia de una detección temprana:

De acuerdo con los especialistas, detectar el cáncer de mama en etapas tempranas puede mejorar el pronóstico, incrementar la efectividad del tratamiento y prevenir complicaciones futuras. Por ello es importante la autoexploración.
¿Qué tanto conoces tu cuerpo?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que las señales de advertencia del cáncer de mama pueden ser diferentes en cada persona. Algunas mujeres (u hombres) no presentan ningún tipo de síntomas. Notar algo nuevo en tu cuerpo puede hacer la diferencia. No des nada por sentado.
1.- ¿Notas algo raro en tu pezón o en tu seno?

De acuerdo con los CDC, una señal del cáncer de mama puede ser un bulto nuevo en la mama o debajo del brazo (en la axila)
2.- ¿Notas hinchazón en una parte de la mama?

Otra de las señales del cáncer de mama puede ser un aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
3.- ¿Te sientes incómoda?

Otra de las señales de que puedes padecer cáncer de mama es un dolor en cualquier parte del seno o en el pezón.
4.- Conocerse a sí misma es la clave:

Otras señales del cáncer de mama, indican los CDC, son: Irritación o hundimientos en la piel del seno, enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
5.- Hay secreciones no naturales:

Si ves que hay secreción del pezón que no sea leche o incluso sea sangre, esa también es una señal de cáncer de mama.