En años recientes, la manicura y la aplicación de gelish y acrílico tomó vuelo y se volvió una práctica que la mayoría de las mujeres y algunos hombres hacen. 

Se trata de una práctica de belleza que le brinda una apariencia bastante estética a las manos, además de que permite mantener las uñas pintadas durante aproximadamente un mes, a comparación de los pintauñas comunes y corrientes. 

Las ventajas prácticas y estéticas del gelish y la manicura son muchas; sin embargo, durante la aplicación es necesario que se utilice una lámpara que irradia luz ultravioleta para permitir el secado de los esmaltes de gel, lo cual ahora se sabe, representa un riesgo para la salud. 

Así lo encontró un nuevo estudio que concluyó que la luz ultravioleta de esos aparatos pueden matar células y causar una mutación en su ADN, lo que a largo plazo puede provocar mutaciones que causan un desarrollo de cáncer. 

¿Las lámparas UVA para el gelish provocan cáncer? Esto es lo que debes saber 

Los investigadores encontraron que una sesión usando una lámpara UVA para secar el esmalte de gel durante un periodo de 20 minutos mató al 30% de las células humanas y causó un daño al ADN de las células consistente con las mutaciones presentes en el cáncer de piel

(Foto: canva)

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de San Diego y la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos, en el que expusieron líneas celulares humanas y de ratones a la luz UVA de los secadores de uñas

Los resultados mostraron que tras una única exposición de 20 minutos, morían entre el 20 y el 30% de las células, y tras tres exposiciones consecutivas de 20 minutos morían entre el 65 y el 70% de las células.

Ludmil Alexandrov, autor principal del estudio, señaló que hace falta realizar estudios epidemiológicos a gran escala para cuantificar los cambios en el riesgo de cáncer en la población expuesta a estos aparatos y entonces concluir que los secadores aumentan el riesgo de cáncer. 

Sin embargo, se observa contundente que los secadores de uñas si afectan negativamente a las células y dañan el ADN. Además de este estudio, se sabe que algunas lámparas UVA emiten radiación más fuerte que el sol, cuyos rayos pueden causar cáncer de piel.

(Foto: canva)

Asimismo se conoce que los aparatos que emiten rayos UVA, como las camas de bronceado, son carcinógenos para los humanos. Sin embargo, es importante notar que en el estudio los investigadores examinaron células humanas y no seres humanos, quienes tienen múltiples capas de piel que proporcionan protección adicional contra los rayos UVA

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Washington Post)