Un grupo de investigadores españoles han descubierto que existe una proteína que podría ayudar al hígado a protegerse para evitar el desarrollo o agravamiento del cáncer hepático, que suele ser mortal debido a lo agresivo que puede ser.

Este descubrimiento daría la oportunidad, además de ofrecer nuevas opciones de prevención y diagnóstico, a que se abran nuevas oportunidades de tratamiento para las personas que padecen esta enfermedad.

(foto: freepik)

El cáncer de hígado

La Sociedad Americana de Oncología Clínica, explica que el cáncer de hígado es la tercera causa de muerte por cáncer a nivel mundial. 

Si bien existen muchos tipos de cáncer de hígado, principalmente dependiendo del sitio y de las células donde se origina, más de la mitad de los casos (casi un 75%), son de un cáncer conocido como carcinoma hepatocelular (CHC).

Muchas veces este tipo de cáncer, refiere Medline Plus, es resultado de un daño prolongado y constante cicatrización de las células del hígado, como en el caso de la cirrosis, que a su vez puede ser causada por:

  • Consumo de alcohol excesivo.
  • Enfermedades autoinmunes del hígado.
  • Infecciones (como virus de hepatitis).

Sin embargo, también se explica que las personas que han sido infectadas por hepatitis (B o C), incluso si no desarrollan cirrosis, tienen un gran riesgo de tener cáncer de hígado.

Los expertos aseguran que si no se trata a tiempo, el cáncer de hígado usualmente es mortal. Y en caso de que se reciba un tratamiento, la esperanza de vida puede variar dependiendo de:

  • El avance del cáncer
  • Efectividad del tratamiento.

(foto: freepik)

La proteína que puede proteger contra el cáncer de hígado

Un estudio publicado en la revista médica Hepatology, ha encontrado que una proteína podría actuar como factor protector para cáncer de hígado, así como indicador de evolución de la enfermedad.

Según informan los responsables del proyecto, el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge de España, parece ser que la proteína conocida como NOX4, podría tener una función de protección contra el cáncer, inhibiendo la función de las células cancerígenas.

Esto se deduce puesto que en el experimento, donde se utilizaron ratones modificados genéticamente, muestras de tumores y cultivos celulares, se observó que si había una baja en la producción y actividad de la proteína NOX4, las células del cáncer se activaban y aumentaban en cantidad. 

Esta proteína, entonces, al inhibir la función y multiplicación de las células del cáncer, es capaz de prevenir y reducir su capacidad de invadir otras zonas, por lo que contribuiría también a evitar una peor evolución del cáncer, principalmente del carcinoma hepatocelular. 

Así mismo, los autores del estudio sugieren que los niveles de actividad de la proteína NOX4, también resultarían útiles para realizar una predicción de la evolución que la enfermedad podría seguir, y la gravedad de la enfermedad. 

(foto: freepik)

¿Qué se hace actualmente para el cáncer de hígado?

Los investigadores españoles proponen que contrarrestar la falta de actividad de la proteína NOX4 o potenciarla, podría ser útil para poder tratar el cáncer de hígado, sin embargo, para que pueda ser considerado como una estrategia de tratamiento, deben realizarse más ensayos.

En la actualidad, existe una gran variedad de tratamientos disponibles para las personas que padecen cáncer de hígado, aunque el adecuado será seleccionado dependiendo de qué tan avanzado y grave sea el cáncer, así como del sitio en que se encuentre.

La quimioterapia y la radioterapia están recomendadas en personas que tienen un cáncer más grave y avanzado, mientras que la cirugía (como el trasplante de hígado), solo pueden realizarse en personas que tengan una enfermedad menos avanzada, explica Mayo Clinic

(Con información de: MayoClinic, American Society of Clinical Oncology, American Cancer Society, Medline Plus, Journal Hepatology.)