Se conocen las consecuencias de la pandemia en cuanto a la salud de las personas, pero un punto del que casi no se habla es sobre la carga de desechos médicos que se está generando durante la emergencia sanitaria.

Podrá parecer un tema no tan grave debido a que aparentemente no se trata de algo que afecte directamente a las personas, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que sí existe un riesgo para los trabajadores sanitarios. ¿Por qué lo dicen? Aquí te lo contamos.

Carga de desechos médicos, otra de las consecuencias de la pandemia

La OMS indicó este 1 de febrero de 2022 que la carga de desechos médicos representa un peligro ambiental y para la salud de las personas, además de que expone la necesidad de mejorar la gestión de desechos.

Se sabe que los trabajadores de la salud necesitan usar equipos de protección personal, jeringas, productos químicos, pruebas covid, agujas y otros objetos con la finalidad de protegernos y cuidar a los demás. Sin embargo, después de que se usa, la mayoría de las cosas terminan como desperdicio.

“El 30% de los establecimientos de salud en el mundo y el 60% en los países menos desarrollados no se encuentran equipados para manejar las cargas de desechos médicos existentes, y mucho menos la carga adicional del coronavirus. Esto expone potencialmente a los trabajadores sanitarios a lesiones por pinchazos de agujas, quemaduras e infecciones, y afecta a las comunidades cercanas a los vertederos mal gestionados”, indica la OMS.

No se trata de una pequeña cantidad de residuos. La OMS indica que basa sus estimaciones en las aproximadamente 87 mil toneladas de equipos de protección personal (EPI) adquiridas entre marzo de 2020 y noviembre de 2021 y enviadas a los países de apoyo.

“Se han mandado más de 140 millones de kits de prueba, con un potencial para generar 2 mil 600 toneladas de residuos no infecciosos (plástico, principalmente) y 731 mil litros de residuos químicos (lo que equivale a un tercio de una piscina olímpica), mientras que se han administrado más de 8 mil millones de dosis de vacunas en todo el planeta. Esto ha producido 144 mil toneladas de desechos adicionales en forma de jeringas, agujas y cajas de seguridad”, menciona la OMS.

La recomendación de la organización es que los sistemas e instalaciones de salud Hospital sigan la jerarquía de gestión de desechos: prevención, reutilización, reciclaje, recuperación y eliminación.