El cáncer cervical, también conocido como cáncer de cuello uterino o cervicouterino, es uno de los más comunes en las mujeres mayores de 30 años. Este tipo de cáncer ocurre por el crecimiento anormal de células en el cuello uterino.

Al inicio las lesiones cancerosas son tan pequeñas que no se pueden ver a simple vista y pueden pasar años hasta que se detecten en la consulta ginecológica. En esa última etapa los síntomas que se presentan son sangrado vaginal anormal después de las relaciones sexuales, entre los períodos menstruales o la menopausia, dolor de cadera, aumento del flujo de sangrado acompañado de un mal olor y pérdida de peso.

La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) es el principal factor que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer cervical. El VPH, a su vez, es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes y pocas veces presenta síntomas, hecho que añade dificultad a su detección y en consecuencia, a la del cáncer cervicouterino.

Otros factores de riesgo incluyen fumar, tener otras enfermedades de transmisión sexual y la dieta. Así lo demuestran las investigaciones que se han hecho sobre la relación entre la dieta y el riesgo de desarrollar numerosas enfermedades, entre ellas varios tipos de cáncer, como el cervical.

Por ello, se revisará si el consumo de determinados alimentos aumenta o disminuye el riesgo de cáncer de cuello uterino

¿La dieta influye en el desarrollo de cáncer cervical?

Según un estudio publicado en Nutrition and Metabolism, la dieta juega un rol importante en el desarrollo de cáncer cervical. Pero sobre todo, una nutrición adecuada ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmune, el que a su vez, tiene la capacidad de eliminar el VPH y ayudar al cuerpo a combatir a los tumores cancerosos

Los estudios que se centran en esta relación concluyen dos cosas: la primera es que hay ciertos patrones alimenticios que ayudan a mitigar el impacto del VPH, como los alimentos ricos en antioxidantes, betacarotenos, luteína, carotenoides, folatos,  vitaminas A, C, D y E.

En este sentido, la dieta mediterránea, rica en frutas, verduras, legumbres, grasas saludables y pescados es ideal para disminuir el riesgo de VPH y cáncer cervical.

La segunda es que las dietas que producen alto riesgo de inflamación, como la occidental en la que predominan el sodio, las grasas saturadas, las grasas trans y los azúcares añadidos, se asocian con el desarrollo de cáncer cervical, en especial en mujeres que padecen VPH porque dificultan su control.

Te puede interesar: 

(Foto: www.scientificanimations.com, HPV causing cervical cancerCC BY-SA 4.0 )

¿Qué alimentos disminuyen el riesgo de cáncer cervical?

Un estudio publicado en el International Journal of Cancer que observó a casi 300 mil mujeres, sugiere que un consumo elevado de frutas y verduras ricas en nutrientes antioxidantes se asocia con un riesgo reducido de padecer cáncer cervical. Un incremento diario de 100 gramos o una taza de frutos rojos, como los arándanos, se asoció con un menor riesgo de cáncer de cuello uterino, al igual que un incremento de 100 gramos de verdura rica en antioxidantes.

Lo anterior sugiere que la clave está en adoptar  patrones alimenticios que asemejen a la dieta mediterránea, que es conocida por reducir la inflamación y el riesgo de cáncer. De esta forma, se recomienda aumentar el consumo de:

  • Frutas y vegetales, priorizando la variedad de colores
  • Carbohidratos complejos como granos enteros de arroz, pasta, couscous y pan
  • Nueces, semillas y aceite de oliva como reemplazo de las grasas saturadas y trans
  • Hierbas y especias como la cebolla y el ajo, limitando el consumo de sodio
  • Lácteos bajos en grasa como la leche, el yogur y el queso
  • Legumbres como los chícharos, lentejas, frijoles y garbanzos

Aunado a lo anterior, también se aconseja el uso de suplementos multivitamínicos en mujeres con VPH ya que ayuda a combatir la enfermedad y evitar que progrese de forma severa hasta un cáncer de cuello uterino.

(Foto: Pexels)

¿Qué alimentos aumentan el riesgo de cáncer cervical?

Como se mencionó con anterioridad, los alimentos que producen inflamación en el organismo se asocian con un alto riesgo de muchas enfermedades, entre ellas varios tipos de cáncer como el cervicouterino. Estos alimentos predominan en la dieta occidental y la comida rápida y se caracterizan por aportar pocos nutrientes y contener altos niveles de sodio, grasas saturadas y trans y azúcares añadidos. 

Se deben evitar:

  • Alimentos con alto contenido en azúcares añadidos
  • Carnes procesadas como los embutidos
  • Carne roja
  • Alimentos con alto contenido en grasas trans y saturadas
  • Limitar el consumo de alimentos procesados como los postres, bebidas azucaradas y alimentos de origen animal 

Por último, se recomienda visitar a un especialista, realizarse chequeos anuales de Papanicolau para prevenir enfermedades y aplicarse la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano.

Para aprender más de...Virus del Papiloma Humano (VPH): Guía para entender la enfermedad

(Foto: www.scientificanimations.com, HPV causing cervical cancer, CC BY-SA 4.0)
¿Qué es el VPH?
También llamados Papilomavirus, son un grupo de aproximadamente 200 virus que provocan una infección viral causante de verrugas o diferentes tipos de cáncer. Entre dichos virus, hay 35 que pueden causar lesiones tanto benignas como malignas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Sexually transmitted infection, CC BY-SA 4.0)
¿Cómo empieza el VPH?
Este virus es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que se contrae durante el contacto sexual con otros genitales infectados mediante el sexo oral, vaginal o anal. Una persona se infecta a través de una pequeña herida abierta en la piel. Es la ETS más común en las personas sexualmente activas.
¿Cómo se detecta el VPH?
No presenta síntomas, aunque a algunas personas le salen verrugas genitales. Su diagnóstico se hace a partir de un examen de papanicolau + colposcopía y de ser necesario, con una biopsia del cérvix. También se pueden hacer estudios de sangre para determinar si se posee alguno de los 35 tipos del virus que puede causar cáncer.
Prevención:
La vacuna contra el VPH previene la enfermedad y el cáncer relacionado al virus. Las vacunas en hombres y mujeres es a partir de los 9 años en adelante. El uso correcto del condón femenino y masculino también ayuda a evitar la infección.
¿Cuál es la cura del VPH?
Esta enfermedad no tiene cura, aunque las verrugas pueden desaparecer por sí solas o con tratamiento y las lesiones precancerígenas o cancerígenas se pueden tratar con cirugía. Llevar una vida saludable, hacer ejercicio y no fumar puede ayudar a potenciar el sistema inmune y manejar la enfermedad para prevenir el cáncer.
Los riesgos de la enfermedad:
Aunque la enfermedad es completamente tratable, existen complicaciones para la salud en los casos más graves: las mujeres embarazadas con VPH pueden contagiar a sus bebés y hay personas que pueden desarrollar cáncer de cuello uterino, de vulva, de vagina, de ano, de pene y orofaríngeo.

Sigue leyendo: 

Con información de: Medical News Today