El periodo que le sigue al verano puede no ser tan relajante como las vacaciones debido al empeoramiento del hígado graso, una condición que se genera, en parte, debido a los malos hábitos.

¿Por qué es peligroso el periodo después del verano? ¿Qué condiciones causan el hígado graso?

Hígado graso: cuidado con las vacaciones

De acuerdo con la hepatóloga y experta en aparato digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (Madrid), Marta Abadía, lo que hacemos durante el periodo vacacional influye en la aparición y empeoramiento del hígado graso.

La doctora Abadía resalta que en verano, una gran cantidad de personas tiende a consumir alimentos más calóricos, con más azúcares, y alcohol en cantidades que se consideran perjudiciales.

“Si a eso le agregamos que se incrementa el sedentarismo en dicho periodo, es frecuente que se incrementen los depósitos de grasa en el hígado”, destaca la especialista.

¿Qué causa el hígado graso?

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases de Estados Unidos informa que las causas del hígado graso incluyen las siguientes:

  • Genes
  • dieta y el aparato digestivo
  • Lesión en el hígado y a su función debido al exceso de alcohol

Aunque todavía no se conoce la causa exacta del hígado graso.

Este padecimiento tiene pocos o ningún síntoma, por lo que es difícil de diagnosticar. El médico puede preguntar sobre el consumo de alcohol o de medicinas.

Para aprender más de...Hígado graso, lo que debes saber de una enfermedad silenciosa

Conferencia Día Mundial de la Esteatosis Hepática 2022
El día 8 de junio, la Fundación Sanfer realizó una conferencia de prensa para conmemorar el Día Mundial de la Esteatosis Hepática (hígado graso), con la presencia de los expertos: La Dra. Graciela Castro Navarro (vicepresidenta de ALEH), Dra. Fátima Higuera de la Tijera (gastroenteróloga), Dr. Juan Carlos López Alvarenga (endocrinológico), el Dr. Ricardo Macías Rodríguez (fundación FundHepa), y la Mtra Viviana Linares, directora de Fundación Sanfer.
Hígado graso en México y el mundo.
La Dra. Graciela Castro Narro comparte que en el mundo, una cuarta parte de la población mundial tiene hígado graso, mientras que en México, más o menos la mitad de las personas adultas (55%) podrían padecer la enfermedad y no saberlo.
El alcohol y el hígado graso.
Si una persona tiene ya un problema metabólico (como diabetes o hipertensión) y además de eso consume alcohol de forma recurrente, tiene de 5 a 19 veces más de probabilidad de tener daño hepático y cirrosis. A esto, comenta el Dr. José Antonio Velarde Ruiz Velasco, se le conoce como daño dual.
También en los niños y jóvenes.
Los expertos calculan que un 25% de jóvenes podrían sufrir de hígado graso, y el 10% de los niños en edad primaria podrían padecer esta problemática. Además, entre más kilos de sobrepeso, un historial familiar de desórdenes metabólicos (diabetes, hígado graso) y la presencia de acantosis nigricans, puede significar presencia o riesgo de daño al hígado.
Las enfermedades cardíacas son la mayor complicación.
La Dra. Fátima Higuera de la Tijera asegura que la principal complicación y causa de muerte por un hígado graso no controlado, son las enfermedades cardiovasculares, como infartos o eventos cerebrovasculares. Un hígado graso también puede evolucionar a una inflamación hepática, una cirrosis no alcohólica o un cáncer de hígado.
Una enfermedad compleja.
El Dr. Juan Carlos López indica que los genes tienen un 40% de responsabilidad para desarrollar la enfermedad, pero no es lo único, pues los factores en el ambiente (como la alimentación y el estilo de vida), también deben estar presentes para que se genere un hígado graso o sus futuras complicaciones.
Otras enfermedades que son riesgo.
Los expertos también aseguraron que además de las enfermedades metabólicas más conocidas (como diabetes mellitus 2, hipertensión, dislipidemia, obesidad), se ha encontrado que padecimientos como síndrome de ovario poliquístico (SOP) y artritis (reumatoide o psoriásica), también son enfermedades de riesgo para hígado graso.

¿Por qué es peligroso el hígado graso?

La Cleveland Clinic señala que para el 7% - 30% de la gente con hígado graso, el padecimiento empeora con el tiempo y progresa a través de 3 etapas:

  • El hígado se hincha (inflama), lo que daña su tejido. Esta etapa es denominada esteatohepatitis.
  • Se forma tejido cicatricial donde el hígado está dañado. Dicho proceso se llama fibrosis.
  • El tejido cicatricial extenso reemplaza el tejido sano. En este punto, la persona tiene cirrosis del hígado

Si bien en etapas tempranas el hígado graso no da señales, más adelante puede causar afecciones como:

  • Dolor abdominal o sensación de plenitud en el vientre
  • Náuseas
  • Pérdida de apetito o pérdida de peso
  • ictericia (Piel amarillenta y blanco de los ojos)
  • edema (Abdomen y piernas hinchados)
  • Confusión mental o cansancio extremo
  • Debilidad

El peligro del hígado graso es cuando pasa a cirrosis hepática, pues la cirrosis del hígado puede pasar a insuficiencia hepática o cáncer de hígado.