Una nueva variante de coronavirus acaba de llegar a Europa y su nombre es propio de un cuento de terror. La gente le llama “perro del infierno” (o cerberus) y su nivel de contagio es alto, advirtieron los Centros Europeos para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC).

¿Es letal esta nueva variante de covid-19? ¿Qué se puede esperar de ella?

Conoce al perro del infierno, la subvariante de covid-19 que llegó a Europa

Se trata de un sublinaje del coronavirus denominado científicamente como BQ.1 que ya se ha podido ver en otras naciones como Italia y ahora llegó a España.

Los ECDC mencionan en su comunicado que por lo menos cinco países de la Unión Europea ya detectaron la circulación de BQ.1 durante la semana 40 de 2022 y las previsiones de modelos de los centros indican que BQ1 y BQ1.1 se van a convertir en el SARS dominante desde mediados de noviembre hasta inicios de diciembre de 2022.

¿El perro del infierno visitará a las personas en navidad? Al parecer sí. De acuerdo con los ECDC, los estudios preliminares de laboratorio que se tienen en el continente asiático señalan que BQ.1 posee la capacidad de esquivar de manera considerable la respuesta del sistema inmune, por lo que los científicos no podrán “ponerle la correa”.

La buena noticia, indican los centros europeos, es que según la evidencia que se tiene, no existen pruebas de que el perro del infierno se relacione con una mayor gravedad de la infección en comparación con las variantes de ómicron BA.4/BA.5 que se encuentran circulando.

“Las naciones de la Unión Europea que tienen las proporciones más altas notificadas para las muestras recogidas en la semana 40 son: Francia (19 %), Bélgica (9 %), Irlanda (7 %), los Países Bajos (6 %) e Italia (5 %)”, precisan los ECDC en su reporte.

¿Cuáles son los síntomas que se han reportado con el “perro del infierno”?

Hasta el momento se sabe que las personas infectadas con la variante del perro del infierno no han presentado síntomas diferentes a los vistos con otras cepas de coronavirus:

  • Fiebre
  • dolor de cabeza
  • dolor en la garganta
  • cansancio
  • debilidad
  • dolor muscular

Sin embargo, los ECDC piden a las naciones que sigan atentas a las señales de aparición del perro del infierno, la propagación de BQ.1, y mantengan las pruebas sensibles y representativas, sobre todo en la población de 65 años o más.