Las personas con discapacidad suelen ser las más vulnerables ante situaciones de riesgo, como sismos, incendios, inundaciones o disturbios sociales, pues la población general no sabe cómo puede ayudarlos y los entornos no están pensados para procurar su bienestar.

En ese contexto, la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil publicó una Guía Práctica de Prevención de Riesgos para Personas con Discapacidad.

A continuación, te presentamos los puntos más importantes que debes tener en cuenta en situaciones de emergencia

Guía para proteger a personas con discapacidad en emergencias 

La mencionada guía define a las personas con discapacidad como aquellas que tienen limitaciones físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo, que se enfrentan a distintos tipos de barreras, ya sea en los entornos o en los servicios.

(Foto: freepik) 

Destacan que la sociedad debe propiciar la participación de las personas con discapacidad para lograr su autoprotección y su atención en situaciones de emergencia.

Agregan que en situaciones de alto riesgo, se deben considerar una serie de elementos que permitan el libre desplazamiento de las personas con discapacidad en todo el inmueble o espacio. 

Para lograrlo, estos son los puntos a los que se debe poner atención

  • Identificar de manera anticipada a la situación de riesgo las barreras físicas a las que podrían enfrentarse las personas con discapacidad al hacer una evacuación o simulacro. 
  • Asegurarse de la accesibilidad para todos los tipos de discapacidad, tanto en edificaciones, espacio público, comunicaciones e información.
  • Contar con alertamientos especiales visuales y auditivos.
  • Que los inmuebles tengan pasillos que permitan el libre desplazamiento y maniobras con sillas de ruedas, incluyendo señalización que sea accesible y clara.
  • Verificar que se tenga iluminación de emergencia en pasillos con soporte de energía independiente, especialmente en rutas de evacuación.
  • Los inmuebles deben contar con rampas, pasamanos y declives adecuados.
  • Se debe contar con señales en distintos formatos accesibles para todos los tipos de discapacidad.
  • El mobiliario debe ser adecuado para que no obstruya la amplitud de los pasillos primarios por donde se evacúa.
  • Se debe contar con equipo de emergencia especial y de traslado.
  • En caso de que la persona con discapacidad requiera de un animal de asistencia, no se deben separar, bajo ninguna circunstancia. Se debe hacer un plan específico para ese caso.
  • Los espacios tienen que estar adaptados para garantizar protección y resguardo ante la permanencia o traslado durante situaciones de alto riesgo.

(Foto: freepik) 

Con estas medidas, se garantiza la protección de las personas con discapacidad, ya sea en entornos de trabajo o recreativos ante situaciones de emergencia

(Con información de Protección Civil de la Ciudad de México)