La dermatitis atópica en niños es común y puede aparecer tan pronto como la edad de 2 a 6 meses, indica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. Su control en los menores puede ser complicado, pero la Food & Drug Administration (FDA) acaba de aprobar un medicamento llamado Dupixent para el tratamiento de la enfermedad en la población pediátrica.

¿Cómo funciona este medicamento para la dermatitis atópica en niños? Aquí te lo contamos.

¿Se acerca una cura para la dermatitis atópica?

Fue el 7 de junio cuando la FDA aprobó este medicamento para la dermatitis atópica en niños de 6 meses a 5 años que tienen un padecimiento grave y cuyo padecimiento no se controla adecuadamente con terapias tópicas recetadas o cuando dichas terapias no son recomendables.

De acuerdo con la página del medicamento, Dupixent es un tipo de medicamento que se procesa de forma diferente a las pastillas o los esteroides y no se trata de un esteroide o inmunosupresor.

El portal destaca que Dupixent ayuda a bloquear 2 fuentes de inflamación al atacar la causa raíz de la condición y se administra de manera subcutánea (una inyección).

Este tratamiento para la dermatitis atópica en niños se enfoca en la fuente clave de la inflamación profunda debajo de la piel para ayudar a prevenir brotes en la superficie.

La FDA explica que Dupixent es un antagonista del receptor alfa de la interleucina-4 indicado para el tratamiento de personas con dermatitis atópica de moderada a grave cuya enfermedad no se controla adecuadamente con terapias de prescripción tópica o cuando dichas terapias no son aconsejables. Puede ser usado con o sin corticoides tópicos.

En palabras de la FDA, los efectos secundarios más frecuentes de este medicamento para la dermatitis atópica en niños, fueron:

  • reacciones en el lugar de la inyección
  • conjuntivitis
  • blefaritis
  • herpes oral
  • queratitis
  • prurito ocular
  • otros herpes
  • infección por virus simple
  • ojo seco

“La dosis recomendada es una dosis inicial de 600 mg (dos inyecciones de 300 mg en diferentes sitios), seguido de 300 mg administrados cada otra semana”, apunta la FDA.